Cosas que no he leído sobre el chalet de Iglesias y Montero

4

En la semana que ha transcurrido desde la publicación de la exclusiva sobre el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero por parte de Okdiario, se ha escrito casi todo lo que se podía escribir sobre el tema. No obstante, he echado de menos algunas consideraciones que me ha sorprendido no encontrar en los medios, aunque como comprenderán es imposible consumir la montaña de material generada por esta polémica (a la que, claro está, este texto viene a sumarse) y bajo la que han palidecido el fallo sobre la pieza de Bankia en el caso de las preferentes, el capítulo de la semana del proceso independentista, la España ciudadana de Rivera e incluso la detención de Zaplana. Para que se hagan una idea y vean el nivel, solo otra pareja, Harry y Megan, ha podido rivalizar en las redes sociales con el affair chalet, cuyas mayores obviedades, por ser conocidas, trataré de evitar.

Sobre la incoherencia de Iglesias y Montero

He leído muchas columnas explicando por qué la compra de la finca de Galapagar es una contradicción; también algunas, quizá más aventuradas, explicando por qué la adquisición no supone ningún tipo de incoherencia. Pero no he encontrado ninguna que señale que lo es, pero solo es en parte.

Porque lo cierto es que la política electoral tiene varias capas y aquella que nos roza diariamente es la que forman el discurso de los partidos y sus representantes, plagados de consignas destinadas a arrancarnos un convencido asentimiento que nos haga prestar más atención a quienes, día a día, parecen conectar con nosotros. Desde este punto de vista (podemos darle todas las vueltas que queramos), que Pablo Iglesias e Irene Montero se compren ese chalet y firmen esa hipoteca, es una incoherencia devastadora para el partido que lideran.

En algunos artículos, además, he leído que la finca refleja cierta querencia por el neoliberalismo de ladrillo y libertad de elección del centro educativo. Entiendo ese tipo de análisis, pero no lo comparto plenamente. Porque si quitamos la piel de la cebolla morada, lo que encontramos es un corazón socialdemócrata que, en mi opinión, nunca ha terminado de cuestionar ciertas cosas. Para que nos entendamos: cuando Iglesias lanzaba soflamas sobre cómo adquirir un ático de lujo alejaba al político del pueblo, hacía lo mismo que Maíllo cuando, ayer mismo, afirmaba que Zaplana pertenece al pasado del Partido Popular; todos sabemos que, mientras lo decía, estaba llorando por dentro porque sabe que la corrupción ha llegado hasta la médula de su partido y lo está devorando. Lo mismo que Rivera cuando dice que no ve catalanes o extremeños, solo españoles; y en realidad sabemos que él ve un mundo formado por encuestas y pactómetros (como Neo con las letras verdes de Matrix), porque su camino es cualquiera que lleve a la Moncloa, donde hará lo que corresponda. O incluso hacía lo mismo que el PSOE cuando no dice nada en absoluto, porque todos entendemos que tiene una posición y un líder con los que no salir en las noticias es la mejor noticia posible. Es decir, Podemos nunca ha amenazado realmente las segundas viviendas, la escuela concertada o el sector financiero. Mucho menos la idea misma de la propiedad privada. Su modesta bandera ha sido, en realidad, la lucha contra la desigualdad a través del pago de impuestos y el cumplimiento de la ley. Incluso su oposición al recorte de servicios básicos ha estado siempre íntimamente ligada a la dolorosa realidad de la corrupción.

Incluso, Pablo Iglesias se ha presentado durante años como el defensor «de los de abajo» a pesar de que es evidente que no pertenece a las capas más humildes de la población española. Los problemas que esta evidencia pudiera darle quedaron amortizados cuando pasó la moda de llamarle niño de papá y acusarle de venir de la universidad, como si eso fuese algo malo. Los gobiernos locales de su partido estaban también superando este trance vendiendo, por ejemplo, fragatas made in Cádiz al régimen saudí que Podemos denuncia siempre que tiene oportunidad. Y tampoco pasa nada, o no pasa mucho, porque dichas contradicciones se concretan en políticas coherentes con el corazón de su programa. El problema de Iglesias ha sido olvidar (o querer olvidar, mejor dicho) que ciertas formas llegan al fondo y convertir una contradicción en un torpedo contra la línea de flotación de su partido. Su huida hacia adelante convocando una consulta sobre el dichoso chalet entre los inscritos, supone el estallido de su proyectil en el corazón de Unidos Podemos.

Sobre la consulta

Aquí tengo que referirme brevemente a ciertos argumentos que, aunque agotados mediáticamente, son necesarios para este análisis. La votación hará corresponsable de una decisión meramente personal a toda una organización, obligada a decidir entre la vergüenza o el caos. Cierto. Además, banaliza gravemente una de las señas de identidad de la marca, la democracia interna, dando argumentos al resto de partidos para desprestigiar a Podemos y las confluencias. Cierto también. La convocatoria de la consulta parece dar la razón a quienes afirmaban que la unidad familiar que están formando Iglesias y Montero altera el tejido del partido y solo tiene sentido en clave interna, como estrategia impulsada para mantenerse en el poder. Cierto y especialmente grave para un movimiento que, según las tertulias de los últimos días, volvía a asomar la cabeza como posible primera fuerza política de la izquierda (algo que, hasta el estallido del caso chalet, por cierto, no referían). Tras una semana funesta para el partido, a la altura de los prolegómenos de Vistalegre 2, solo los excesos de la extrema derecha han servido de asidero a una formación obligada por su líder a jugar la carta del victimismo. A la defensiva. Contra natura.

En cualquier caso, salvo contadas excepciones, no he visto que los medios extraigan las últimas consecuencias que se derivan de este escenario: Pablo Iglesias, el hombre que junto a la directiva de su organización mantuvo en jaque al bipartidismo durante varios años; el político, digámoslo, que durante un tiempo parecía ir siempre por delante de sus rivales, ha convocado una votación que daña severamente a su organización para mantenerse en el poder. Por supuesto, es impensable suponer que, a estas alturas, Iglesias desconozca el profundo odio que su partido y él mismo despiertan no solo entre el establishment, sino entre amplias capas de la población, que siempre han querido ver en él a un usurpador. Por lo tanto, solo podemos deducir que quiso minimizar los efectos de lo que iba a pasar y comprarse el chalet porque puede, porque quiere y porque tiene todo el derecho a hacerlo. O quizá también porque ha recibido más presión que nadie y ya no la aguanta, porque va a ser padre, porque está cansado o porque está pensando en su abandono de la primera línea política. Da igual. Lo importante es que esto jamás le habría pasado al Pablo Iglesias de 2014, que habría seguido viviendo en Vallecas, se hubiera comprado otro tipo de casa o habría encontrado alguna forma de anticiparse a la avalancha. Que no lo haya hecho revela que el Secretario General de Unidos Podemos y posible candidato del partido a la presidencia del gobierno no está a lo que tiene que estar.

Cuándo y cómo debe Iglesias dar un paso a un lado

La figura de Pablo Iglesias probablemente ya había acumulado demasiado castigo como para volver a ser el candidato de su partido antes de comprarse un chalet en Galapagar. Precisamente por ello tiene tanta ascendencia entre las bases del partido, que le ven como un fajador que ha entregado todo para enfrentarse al sistema. Sin embargo, tratar de construir una campaña electoral sobre un candidato que se definía como el negativo humilde de sus adversarios y ahora vive en un chalet de seiscientos mil euros, sería un suicidio político.

A pesar de ello, el principal motivo por el que Pablo Iglesias debería ir preparando su progresiva retirada es que no ha sabido medir el alcance de sus actos y, sorprendido por una crisis política, ha pensado antes en su bienestar que en el de su partido. Y eso es algo que Podemos, que juega el juego político con todas las desventajas del mundo, no se puede permitir.

Invirtiendo su capacidad estratégica en poner a su organización ante una decisión imposible, probablemente vaya a salvar su primera bola de partido en un proceso cuyo porcentaje de participación habrá que vigilar muy de cerca. Muchos de los inscritos activos que participan en otras votaciones serán reacios a refrendar la continuidad de Iglesias y Montero, pero no podrán votar en contra de su continuidad porque lo que su partido necesita es concentrarse en unas autonómicas en las que Unidos Podemos se lo jugará todo.

Probablemente, el próximo momento de sosiego sería el idóneo para que Iglesias se hiciese a un lado y acompañara sinceramente a otro candidato, dejando de ser un lastre para su partido. Veremos si la actualidad, frenética, le da una oportunidad para irse con un gesto de verdadera nueva política porque, con Quim Torra y Albert Rivera en rumbo de colisión, algunos estarán empezando a pensar en unas elecciones generales anticipadas para cambiar el azul por el naranja. Sería una apuesta muy arriesgada, desde luego; pero una regeneración meramente cosmética, un poco más de mano dura con Cataluña y alejar la sombra del cambio político media generación, bien podría valer la pena en estos tiempos cortoplacistas en los que la compra de un chalet puede sepultar, durante varias semanas, cualquier síntoma de crisis de la democracia.

Víctor Muiña Fano

Víctor Muiña Fano

Twitter: @victormfano
Víctor Muiña Fano

Latest posts by Víctor Muiña Fano (see all)

About Author

Twitter: @victormfano

4 comentarios

  1. M Sacristán on

    El autor dice q ha leído muchas columnas explicando por qué la compra de la finca es una contradicción, también explicando por qué no supone ningúna incoherencia, para a continuación decir que no ha encontrado ninguna que señale que lo es. No tiene ningún sentido, y eso nada más comenzar. Me ha hecho perder diez minutos.

    • Se refiere a que no ha encontrado en ningún sitio una opinión que defienda que solo es una incoherencia en parte, todas las que ha leído explican o bien que es completamente incoherente o bien que no lo es en absoluto.

      Deberías leer un poco más despacio y en todo caso, no juzgar un texto por las primeras lineas. Si todos hiciésemos lo mismo yo hubiese podido pensar que eres un vago por escribir “q” en lugar de “que”, sin entender en por tu última frase que eres una persona tremendamente ocupada que no se puede permitir perder ni un segundo de su tiempo.

Leave A Reply