Curva A e Curva B, Ultras Napoli

0

Club: S.S.C. NAPOLI

Ciudad: NAPOLI (Nápoles) (957.838 habitantes).

Provincia: NAPOLI (Nápoles) (3.079.685 habitantes).

Región: CAMPANIA (Campania) (5.825.569 habitantes).

Nápoles (Napule en el dialecto local, y Napoli en italiano) es la ciudad más poblada del sur de Italia, capital de la región de Campania y de la provincia de Nápoles. Tiene algo menos de un millón de habitantes, pero en su área metropolitana viven casi cuatro. Viven junto al Vesubio y sobre los restos de Pompeya, lo que unido a su patrimonio artístico, gastronómico y cultural llevó a la Unesco a declarar la urbe Patrimonio de la Humanidad. Griegos, romanos, normandos y españoles han dejado su huella en una ciudad mundialmente conocida por ser el verdadero corazón de la Camorra, el conjunto de bandas criminales napolitanas, tan presente en la vida cotidiana de los habitantes de la zona.

Allí, entre convulsiones sociales y terremotos, fue fundada la S.S.C. Napoli, el club de fútbol más importante de la ciudad. Un equipo con dos títulos de liga y seis subcampeonatos; con cinco Copas de Italia y dos Supercopas italianas; un equipo que, a nivel internacional, logró ganar también una Copa de la UEFA.

Históricamente, el Napoli es el octavo club de la Serie A. Sus principales rivales son la A.S. Roma, con la que juega el llamado derby del sole, y los grandes clubes del norte de Italia: Juventus de Turín, A.C. Milan e Inter de Milán.

El Napoli es actualmente el cuarto equipo italiano por número de tifosi. Notable es el hecho de que el mayor número de seguidores apoya el club desde el extranjero, algo que tiene mucho que ver con la gran emigración italiana en general y de napolitana en particular. Hay cientos de clubes de tifosi del Nápoles fuera del país, incluso en los lugares más remotos. A nivel internacional, se estima que hay unos siete millones de aficionados del Napoli.

Los ultras del Nápoles son famosos en toda Italia por los disturbios que provocan en otras ciudades, así como por el gran número de ultras desplazados. En Italia, los ultras napoletani no gozan de buena fama, y son considerados por muchos grupos como un colectivo sin ideales; no obstante, en muchas ocasiones, la mala fama de los ultras napolitanos es una extensión del pensamiento que se tiene, en general en toda Italia, de los propios habitantes de la ciudad.

Conviene señalar, en este sentido, que los ultras del Nápoles tienen amistades con otros grupos del país: uno de los hermanamientos más famosos del país transalpino es el que tienen con los ultras del Genoa, que data de mayo de 1982. Asimismo, tienen buenas relaciones con los ultras del Ancona y, curiosamente, con dos grupos sicilianos rivales entre sí: los ultras del Palermo y los del Catania.

Los tifosi napolitanos han sido golpeados en varias ocasiones por las medidas restrictivas de las leyes italianas. En la temporada 2007-2008, tuvieron prohibida la entrada a cualquier estadio visitante hasta en nueve partidos del campeonato; y en la 2008-2009, como resultado de unos incidentes en la Stazione Centrale di Napoli y en el Stadio Olímpico di Roma, la prohibición fue impuesta para el resto de trasferte toda la temporada.

Los ultras del Napoli se ubican en las dos Curvas del Stadio San Paolo de Nápoles: la Curva A y la Curva B. Históricamente, la Curva con más tradición ultra ha sido la B, pero desde hace ya varios años los grupos ultras más famosos y numerosos del Napoli se sitúan en el fondo contrario.

Los orígenes de los tifosi organizados en Nápoles se remontan a los años 60: en 1972, nació el grupo de Ultras della Curva B (más tarde llamados C.U.C.B., según las iniciales de Commando Ultra Curva B), fundado por Gennaro Montuori. Fueron los primeros en realizar impresionantes coreografías en el estadio San Paolo. Más tarde, crearon su propio periódico y produjeron un programa de televisión dedicado al Napoli, que llegó a ser transmitido por televisiones locales napolitanas. Con los años, también dieron lugar a varias iniciativas en contra de la violencia en los estadios, incluyendo el despliegue de una pancarta en la que podía leerse: «La violenza ci divide, il tifo ci affratella» («La violencia nos divide, el animar nos une»).

El Commando Ultra Curva B fue uno de los grupos más numerosos de Italia, sobre todo en los tiempos dorados del Napoli de Maradona de los años 80, una época en la que se hicieron famosos por los masivos desplazamientos por todos los estadios italianos y europeos. Reconocidos fueron también sus tifos, que involucraban a gran cantidad de ultras en su confección y realización.

A partir de los años 90, la fiebre del tifo en la Curva B cambió drásticamente: Gennaro Montuori (apodado Palummella) el líder del grupo y ultra más carismático de la Curva, quizás debido a la muerte de su hermano, abandonó el mundo ultra. Esto provocó la disolución de su grupo (el C.U.C.B.), lo que acarreó también el fin de otros grupos más pequeños coaligados con el grupo hegemónico de la Curva B. El fondo quedaba huérfano de su grupo guía, y el testigo sería recogido por el colectivo Ultras Napoli.

Actualmente los principales grupos de la Curva B son los Fedayn EAM 1979, y el grupo Ultras Napoli. Los Fedayn, que fueron fundados en 1979, comparten la mentalidad de los grupos de la Curva A (partidarios de los incidentes con grupos rivales). Debido a esta comunión de ideales, ha habido intentos por parte de los grupos ultras de la Curva A, que pretenden que los Fedayn se cambien de fondo. Su lema incluye las iniciales E.A.M. (acrónimo de «Estranei alla massa», «ajenos a la masa» en español).

El grupo Ultras Napoli está formado en su mayoría por los ultras que no formaban parte del C.U.C.B., porque no compartían la ideología filosocietaria (la de los partidarios de no tener ninguna relación oficial con el club). Existen otros pequeños grupos en Curva B, como los Tifosi del Nostro Ideale (anteriores Masseria Cardone) y los Area Nord, provenientes de la Curva A, pero no alcanzan la importancia de los anteriores.

La otra Curva del Stadio San Paolo, la Curva A, es ocupada por varios grupos ultras, que en la actualidad son los más activos: son Mastiffs (los Mastines), Vecchi Lions, Teste Matte (formado en su mayoría por ultras procedentes del barrio del Quartieri Spagnoli, una de las zonas de Nápoles más conflictiva), Sud, Bronx, Brigata Carolina, Rione Sanità, Fossato Flegreo, La Masseria y Nuova Guardia.

La Curva A es la más violenta y rebelde de las dos napolitanas, y por este motivo no mantiene buenas relaciones con los ultras de la Curva B, la zona más pacífica y partidaria de centrarse exclusivamente en las coreografías, huyendo de los enfrentamientos con otros grupos ultras italianos (con la excepción ya señalada del grupo Fedayn EAM 1979).

La Curva A, con el paso de los años, se ha vuelto más numerosa, hegemónica y agresiva, asumiendo un papel de liderazgo como el que tuvo en los años 70 y 80 la histórica Curva B. El conocido antagonismo de la A y la B nace de las diferentes concepciones del movimiento ultra. Para los grupos de la A, su fondo es una verdadera Curva: rebelde y turbulenta. Para ellos, el otro fondo es demasiado pacífico y dócil.

A raíz de estas diferencias, hace unos años, se realizó una reunión entre los diversos grupos ultras napoletani: se tocaron temas clave de cara a una colaboración más estrecha entre las dos Curvas, y la conclusión fue clara. Nunca habrá una unión entre los dos fondos, ya que las dos Curvas representan mentalidades ultras opuestas. La A es partidaria del uso de la violencia y la B es pacífica, y eso las separa de forma nítida.

En la parte superior de la más agresiva, se sitúan los Vecchi Lions, un grupo de aproximadamente doscientos cincuenta miembros, y que se caracteriza por estar siempre presente, tanto en casa como a domicilio. En el centro de la Curva aparecen Teste Matte, fundados en 1987 y provenientes de Quartieri Spagnoli, siendo los ultras napolitanos más extremos y buscando siempre el enfrentamiento con otros grupos rivales.

En la parte izquierda de la Curva A se ubican los Mastiffs, fundados en el 91. Es el grupo más numeroso de la Curva, teniendo cerca de ochocientos militantes, con un núcleo duro de unos doscientos ultras. Ellos representan la nueva generación (tienen una edad media de tan solo 25 años), con la excepción de los fundadores. Son el grupo más grande e imaginativo y tampoco rehuyen la confrontación. Otro grupo, aunque más minoritario, de la A, son la Masseria (la Granja, en español), compuesto por cerca de ochenta personas.

Como señalamos, los ultras napoletani son unos de los más odiados de toda Italia (junto con los ultras de la Juventus). De hecho, la mayoría de las hinchadas del norte y el centro de Italia (e incluso algunos rivales de los napolitanos del sur de Italia), suelen recibirles con pancartas menospreciando el carácter y las costumbres napolitanas, con los clásicos cánticos contra su región de los estadios italianos: «Noi non siamo napoletani» y «odio Napoli» son algunas de las más habituales.

Los mayores enemigos de los napolitanos, en cualquier caso, aquellos con los que han tenido los incidentes más graves históricamente, son los ultras romanistas. Con ellos, son muy habituales los enfrentamientos en las inmediaciones de ambos estadios a pesar de que ambas facciones, entre mediados de los años 70 y principios de los 80, estuvieron hermanadas dada su enemistad común con los ultras de la Lazio. Sin embargo, a principios de los 80 dicha amistad se rompió para siempre, convirtiéndose en una rivalidad casi sin parangón en el panorama ultra italiano. Y es que la rivalidad no es solo futbolística: las ciudades de Roma y Nápoles son rivales históricas entre sí en lo económico y lo político, siendo las mayores urbes del centro y el sur de Italia.

Los ultras napolitanos tienen una rivalidad amarga con los otros ultras de la capital italiana, los laziali. Ambas tifoserías mantienen un enfrentamiento basado en viejos rencores, resentimientos y burlas recíprocas. Han protagonizado incidentes graves, especialmente en Roma. Antes de un partido disputado hace unos años, incluso fue herido por arma blanca un ultra del Nápoles. Posteriormente, dentro del estadio se desató un verdadero infierno, con muchos napolitanos lanzando bengalas y petardos hacia los tifosi laziali de la Curva Sud del Olímpico de Roma, que reaccionaron lanzando botellas, sillas, monedas, y se llevaron la pancarta Blue Tiger de los ultras napolitanos.

Por último, también es muy fuerte la rivalidad con los ultras del Verona. Hace unos años, de hecho, se produjeron unos graves incidentes en Verona, donde también son habituales las constantes burlas y el menosprecio entre locales y visitantes. Años atrás, los napolitanos expusieron una pancarta que rezaba: «Veronesi cavie da laboratorio» («veroneses, ratas de laboratorio») y otra mostrada en la Curva B, acompañada de una coreografía con miles de plátanos con el lema: «La storia ha voluto: Giulietta zoccola e Romeo cornuto» («La historia ha hablado: Julieta es una zorra y Romeo un cornudo»).

Finalmente, en la región de la que Nápoles es capital, la Campania, los ultras mantienen malas relaciones con los ultras de la Salernitana y con los ultras del Avellino. En la zona, solo tienen buenas relaciones con los ultras de la Nocerina.

Estos son los ultras de las dos Curvas del Stadio San Paolo de Nápoles, unas de las más conocidas, y quizá la más odiada, de toda Italia:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

Latest posts by Pentayus (see all)

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply