Curva Fiesole, Ultras Fiorentina

0

Club: A.C.F. FIORENTINA

Ciudad: FIRENZE (Florencia) (378.236 habitantes).

Provincia: FIRENZE (Florencia) (933.860 habitantes).

Región: TOSCANA (Toscana) (3.734.355 habitantes).

La ciudad de Florencia es conocida en el mundo por ser el lugar en el que se originó, en la segunda mitad del siglo XIV, el movimiento artístico denominado Renacimiento. Es considerada una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura; su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982 y en él destacan obras medievales y renacentistas como la cúpula de Santa María del Fiore, el Ponte Vecchio, la Basílica de la Santa Cruz, el Palazzo Vecchio y museos como los Uffizi, el Bargello o la Galería de la Academia, en la que reposa el David de Miguel Ángel.

Por todo lo anterior y por encontrarse en el centro de Italia, siendo un necesario lugar de paso para desplazarse por la península de la bota, Florencia siempre ha recibido a millones de visitantes, pero también a miles de ultras que viajan con las hinchadas de los equipos que visitan al A.C.F Fiorentina.

Quizá por eso, los ultras viola siempre han sentido la necesidad de defender (y proteger) su ciudad de las aficiones rivales. Esta es una de las principales motivaciones de los ultras fiorentinos, ubicados históricamente en la Curva Fiesole, en la que se encuentran la mayoría de los colectivos ultras y de colectivos de hinchas del club. No obstante, algunos ultras han ocupado, especialmente durante los años de la presidencia de Cecchi Gori, la Curva Ferrovia, el otro fondo del Stadio Artemio Franchi.

Las dos curvas, desde 1965, mantienen una tradición propia de la Florencia medieval. Por ello, en el Artemio Franchi, hay muchas banderas que hacen referencia a la llamada Firenze Guelfa. Los güelfos fueron una facción política de la Florencia del siglo XIII, que construyó varios edificios singulares que aún se conservan en el centro de la ciudad, siendo los más famosos y visitados de la capital toscana.

Los ultras de la Fiorentina siempre han rechazado la presencia de la política en las gradas: «ni de izquierda, ni de derecha» ha sido siempre el lema de las dos curvas de color viola. El Viola Club della Curva Fiesole, de hecho, desde los años 70 tuvo una conducta claramente apolítica y completamente apartidista. Esta forma de entender la animación y el apoyo al equipo fue fuertemente respaldada por Stefano Biagini (uno de los ultras históricos florentinos) y desde entonces ha sido compartida por la mayoría de los tifosi viola.

Son muestra de este proceder las amistades con otras hinchadas, como demuestra el hermanamiento con los tifosi del Hellas Verona, F.C. (tradicionalmente vinculados a la derecha italiana) y, por otro lado, el hermanamiento con los tifosi del Torino, F.C. (tradicionalmente vinculados a la izquierda).

Los tifosi de la Fiorentina comenzaron a agruparse y organizarse en la primera mitad de la década de los 60, con la creación de clubes como el Vieusseux y el 7Bello, ambos todavía en activo, los primeros en la Curva Ferrovia y los segundos en la Curva Fiesole. En 1965, se estableció el Centro di Coordinamento dei Viola Club.

En cualquier caso, el grupo más conocido de la Curva Fiesole han sido los Ultras Viola, fundados en 1973 por Stefano Biagini, llamado il Pompa (la Bomba), carismático líder de la ultras florentinos durante muchos años. Fueron obligados a disolverse en 1983, debido a unos famosos incidentes con los ultras de la Roma. En 1986, les sucedió en la dirección del tifo viola otro de los grupos históricos de la Curva Fiesole, el Collettivo Autonomo Viola, fundado en 1978 por una escisión procedente de los Ultras Viola, y también disueltos en 2011.

El mundo del tifo fiorentino ha sido famoso en Italia por las diferentes pancartas mostradas por sus ultras, siempre relacionadas con la identidad cultural florentina. Fenómeno este muy marcado en los grupos ultras italianos, pero más acentuado en el caso de los ultras de Firenze. La unión que los tifosi viola establecen entre la Fiorentina y Florencia tiene sin duda claras connotaciones histórico-culturales.

El calcio (fútbol) es concebido por los ultras de la Fiorentina como un acontecimiento que trasciende lo meramente deportivo y hunde sus raíces en la identidad de la ciudad (debido a la tradición florentina del denominado calcio stórico). Esto significa que el evento deportivo se convierte en algo muy sentido: si gana el equipo, gana Florencia; en la derrota, pierde Florencia. Emerge claramente la figura del ciudadano-ultra que siente y expresa su fuerte orgullo de vivir en Florencia y el privilegio de animar a la Fiorentina en una única identidad de equipo-ciudad.

Hay que señalar que el fútbol florentino o calcio stórico es un deporte antiguo originario del siglo XVI, que actualmente se sigue practicando. La Piazza Santa Croce de Florencia es la cuna y epicentro de este deporte. Los torneos actuales los disputan cuatro equipos que representan a cuatro zonas de Florencia, y cada equipo tiene un color distintivo: la escuadra de Santa Croce es conocida como los azzurri (azules); la de Santa Maria Novella como los rossi (rojos); el equipo de Santo Spirito como los bianchi (blancos); y el de San Giovanni como los verdi (verdes). El campeonato cuenta con cánticos provenientes de las tribunas, las cuales también portan banderas con los colores de su equipo, con actitudes similares a las que se ven en el fútbol actual.

Para los ultras de la Fiorentina, el jugador de fútbol actual es el equivalente al jugador-guerrero del calcio stórico, y los partidos de la Fiorentina se convierte en un espacio de resistencia heroica debido a la historia y las tradiciones de la ciudad: los habitantes de la capital de la Toscana se unen nombre de la primacía de la Fiorentina y Florencia sobre el resto de equipos y ciudades italianas.

Para los ultras de la Fiorentina, el futbolista de su equipo siempre tiene que dar el máximo, no sólo como deportista, sino como ciudadano. Son los herederos de los calciatori de 1530 que jugaban y luchaban por la honra de la ciudad de Florencia. A todos los efectos, los ultras fiorentinos se inmiscuyen en un continuum tifoso-ciudadano en el que su equipo y su ciudad se perciben como una unidad de la que sentirse orgulloso, basada en el orgullo, la fiereza, la historia y la tradición de la que fue la capital de los güelfos

En las dos Curvas, Fiesole y Ferrovia, encontramos cada quince días pancartas alabando el güelfismo como signo de pertenencia al esplendor de la Florencia medieval, una de las ciudades-Estado más importantes del periodo en la Península Itálica. Es una parte de su historia que los aficionados de la Fiorentina siempre han tenido, y tendrán, muy presente:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

Latest posts by Pentayus (see all)

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply