Curva Nord Palermo, Ultras Palermo

0

Club: U.S.C. PALERMO

Ciudad: PALERMO (Palermo) (674.435 habitantes).

Provincia: PALERMO (Palermo) (1.235.923 habitantes).

Región: SICILIA (Sicilia) (5.077.487 habitantes).

Palermo (en siciliano, Palermu) es la ciudad capital de la región autónoma de Sicilia y de una provincia homónima. En ella viven más de seiscientos mil habitantes y, en su área metropolitana, aproximadamente un millón de personas. La isla más grande del Mediterráneo, cuna de la mafia en el pasado, ha sido a lo largo de la historia testigo de todo tipo de conquistas.

Los fenicios fueron quienes colocaron las primeras piedras de la ciudad a la que llamaron Ziz, pero en las tierras de Palermo descansan restos de la cultura griega, bizantina, árabe y normanda. Así, a los pueblos residentes en la isla (sicilianos, griegos, latinos, lombardos y judíos) se sumaron árabes, bereberes, persas y negros. Con el esplendor del dominio musulmán, nacieron las bandas que se dedicaban a proteger los bienes de los nobles ausentes. Unidas por pactos de sangre y juramentos secretos, estas asociaciones se desarrollaron constituyéndose como los orígenes de la Cosa Nostra o mafia siciliana.

Más tarde llegaron los normandos, franceses, españoles e italianos. Fue entonces cuando la isla quedó definitivamente unida a la historia de la península: bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad sufrió la desatención de las instituciones. Dentro de su atmósfera, tan caótica como interesante, Palermo ha continuado los valiosos tesoros de su historia, testigos todos ellos del tiempo de su esplendor.

Si hay una entidad que reina en el caos de la capital siciliana esa es, sin lugar a dudas, la Unione Sportiva Città di Palermo, actualmente en la Serie B (la segunda categoría del fútbol italiano) pero, a pesar de ello, el club siciliano mejor situado en la clasificación histórica italiana. Creado en el año 1900, el club tuvo varios nombres antes de asumir su definitiva denominación en 1987.

A lo largo de su historia, el club ha jugado en todas las categorías profesionales italiana, pero el tifo organizado apareció en la isla a finales de la década de los 70, en la Curva Nord del Stadio La Favorita. El primer grupo ultra numeroso en los inicios fue Commandos Aquile (ideológicamente de izquierdas). Posteriormente, nacerían los dos grupos que a día de hoy todavía representan la columna vertebral de los ultras de la Curva Nord Palermo: las Brigate Rosanero y los Warriors Ultras Palermo.

Las Brigate Rosanero nacen en abril de 1980 por iniciativa de unos jóvenes del barrio Olivella, e inmediatamente dejan su impronta en su fondo: pancartas, bengalas, botes de humo y cánticos acompañarán casi siempre acompañan a este grupo, tanto en casa como fuera.

La organización del colectivo sigue una jerarquía encabezada por Johnny Giordano, presidente de las Brigate Rosanero durante veintidós años. A pesar de los últimos años de turbulencia dentro de la sociedad rosanera, las Brigate han seguido compactas, tratando de estar presente tanto como sea posible en el apoyo incondicional al equipo.

W.U.P. (Warriors Ultras Palermo, identificados como las Brigate con la derecha política) es el otro gran grupo ultra principal palermitano. Fue fundado en noviembre de 1980 y entra inmediatamente en conflicto (especialmente político) con los Comandos Aquile, grupo este que poco tiempo después se disolverá, debido a dichos enfrentamientos. En los más de treinta años de historia de los W.U.P., el grupo ultra ha destacado por sus desplazamientos a campos rivales, por sus cánticos seguidos por el resto de la Curva Nord Palermo, y por las coreografías realizadas, sobre todo, en la años en que el club disputó la Serie A.

El grupo tuvo varias secciones en la provincia de Palermo, pero también existen otras creadas por los llamados palermitani del nord, los inmigrantes palermitanos repartidos por el resto de Italia (W.U.P Roma, W.U.P Bolonia, etc).

La intención inicial de los Warriors era combinarse con Commandos Aquile, tratando, sobre todo, de facilitar la difícil tarea de agrupar y organizar a los muchos ultras que habitaban la ciudad de Palermo. No obstante, esa primera intención se vio respondida por una serie de problemas derivados de cuestiones políticas, muy presentes en las curvas italianas durante aquellos años.

Los Commandos Aquile, de izquierdas, y los Warriors Ultras Palermo, de derechas, acabaron por enfrentarse, lo que llevó a la desaparición de los primeros. Fue entonces cuando el nuevo colectivo tomó el nombre de Warriors (guerreros en inglés), por su obstinado espíritu de lucha y en referencia a los guerreros de la película estadounidense de 1979, de culto entre los ultras italianos, Guerrieri della notte (The Warriors en inglés) de Walter Hill.

Desde entonces, la trayectoria del grupo siempre ha sido cuesta arriba y ha transcurrido en paralelo a los eventos y resultados del Palermo. El club rosanero (rosanegro) fue inhabilitado en 1987 por los fracasos corporativos y esto supuso una tensión dentro del grupo que, pese a todo, no se dio por vencido, lo que ayudó a fortalecer y reforzar la personalidad de los Warriors Ultras Palermo. Aunque aquel año no había equipo en Palermo, el grupo se mantuvo activo, aumentando las reuniones semanales entre sus miembros y visitando ocasionalmente a grupos ultras hermanados con ellos.

Más de treinta años dura ya la amistad que une a los ultras palermitanos con los del Padova. Desde 1982, existe un vínculo muy estrecho que une a los ultras padovani con los ultras palermitanos, siendo dicha amistad representada por el lema «nessuna secessione potrá dividere la nostra unione» (literalmente, ninguna escisión podrá dividir nuestra unión).

A pesar de la distancia entre las respectivas ciudades, los contactos son cada vez más frecuentes y el intercambio de visitas es casi regular. Muy destacable fue la presencia de un importante contingente de ultras padovani en un partido disputado por el equipo rosanero en Vicenza, al final de la temporada 2001-2002.

También tiene una duración de más de tres décadas, la amistad con los ultras romanistas, establecida en un primer momento por los Commandos Aquile, pero que continuó a través del tiempo por los Warriors Ultras Palermo (sobre todo con grupos como Opposta Fazione y Boys Roma).

Las visitas frecuentes por parte de ambas tifoserías, especialmente para los derbis (el romano y el siciliano), han fortalecido la simpatía mutua surgida a raíz de su similar mentalidad. También tienen buenas relaciones con los ultras del Lecce, aunque la militancia durante muchos años de los respectivos equipos en distintas categorías no les ha dado la oportunidad de reunirse con frecuencia. No obstante y a pesar del cambio generacional en ambas curvas, la relación con los leccesi sigue gozando de buena salud después de más de tres décadas (surgió en 1986, cuando el Palermo fue relegado de las ligas profesionales italianas).

Los ultras palermitanos mantienen también buenas relaciones con los ultras del Siracusa (por su común animadversión hacia los ultras del Catania). Más curiosa es la situación con los ultras del Reggina, con los que han surgido algunos malentendidos que han socavado su tradicional amistad.

Existen, asimismo, relaciones de respeto mutuo con los ultras del Cesena, los ultras del Lucchese, los ultras del Foggia y los ultras del Andria (estos dos últimos equipos de la región de la Puglia).

Los enemigos de los ultras del Palermo por excelencia son los ultras del Catania. Los derbis sicilianos que disputan ambos equipos siempre han sido muy sentidos y los enfrentamientos han sido recurrentes. Otra rivalidad, más reciente pero muy sentida, es la que se tiene con los ultras del Crotone, creada por el robo de una pancarta por parte de los palermitanos hace pocos años (los calabreses acusan a los sicilianos de haber recibido la ayuda de la policía en el estadio para ejecutar dicho robo).

También se tienen malas relaciones con los ultras del Verona (con enfrentamientos en las calles de Palermo en un partido de Copa de Italia de la temporada 2013-2014) y con los ultras del Messina. Finalmente, mantienen también una enemistad con los ultras de la Lazio, la cual se remonta a 1983, año en que los ultras biancoazzurri fueron emboscados en Palermo por ultras armados que robaron todo el material que pudieron a los laziales.

Ciertamente, los ultras del Palermo se enorgullecen de haber robado varias pancartas a grupos ultras rivales. Entre los trofeos de los que mejor recuerdo guardan, destacan las pancartas «Gioventù scaligera» de los ultras del Verona, «NOCS» de los ultras del Messina, y «Pessimi elementi», de sus mayores enemigos, los ultras del Catania. Y es que Palermo es, sin duda, un destino difícil para los grupos ultras italianos que se atreven a visitarla:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

Latest posts by Pentayus (see all)

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply