El Partido Popular o la orquesta del Titanic

1

El pasado fin de semana, bromeando con un amigo, llegué a la conclusión de que el Congreso del PP en Sevilla era algo así como un concierto de la orquesta del Titanic: a la vez que a la presidenta de la Comunidad de Madrid se le seguían abriendo, en vivo y en directo, nuevas vías de agua, ellos le dedicaban un aplauso de más de un minuto. Y mientras nuestra vida pública sigue descomponiéndose poco a poco a su alrededor, sus grandes figuras (menos Soraya que pone tierra de por medio entre partido y gobierno) se afanaban por transmitirnos lo de siempre.

El domingo, justo antes del comienzo de los telediarios, fue el momento del violinista, que habló un buen rato para una audiencia más pendiente de las contorsiones dialécticas, e incluso físicas, que Cristina Cifuentes tenía que realizar para seguir coleando algunas semanas más. Desde una tarima muy moderna, que presumiblemente habrá costado un veintiún por ciento más que las que estilaba el partido hace unos años, Rajoy llamó a la oposición lenguaraz, cómodamente refugiado en su mejor registro. Desde la seguridad del discurso escrito, almibarado, nos recordó a todos que su gobierno sigue ejerciendo el monopolio de la buena gestión, la última trinchera de su Ejecutivo toda vez que la buena marcha de la economía, la lucha contra la corrupción e incluso la tan cacareada decapitación del proceso independentista (que, curiosamente, ahora que ya no supone un desafío, amenaza con herirle), no solo han sido tomadas por el enemigo, sino, lo que es peor, por algunos amigos.

Y es que en el ADN del Partido Popular solo vienen unas instrucciones: seguir tocando aunque alrededor estalle el caos; aunque haya que echar a los leones a una universidad entera, hipotecando una red clientelar que costó muchos años tejer; aunque para obtener votos en Las Pedroñeras haya que convertir al partido en el hazmerreír de Cataluña; aunque la Corona tenga que dar su discurso con más de dos meses de antelación; y aunque haya que enajenar, en definitiva, la sanidad, la educación, las pensiones o la santísima separación de poderes. Porque los «mejores gestores» se han especializado en responder siempre con la misma música y, por eso, aunque el agua vaya sumergiendo indefectiblemente todos y cada uno de los pilares del Estado, el gobierno no puede más que mirar alrededor con consternación, incapaz de comprender por qué muchos han optado por lanzarse por la borda en lugar de quedarse y seguir escuchando su familiar y tranquilizadora melodía. Esa que nadie interpreta como ellos y cuya letra dice: «tranquilos, mientras sea nuestra música la que suena más fuerte, todo irá bien».

Me di cuenta que mi amigo asentía educadamente mientras concluía mi relato, pero algo rondaba su mente. Cuando me di por satisfecho, decidió que había llegado el momento de pulir mi metáfora recordándome que, en el ADN del Partido Popular, vienen también otras instrucciones: hace tiempo que sus miembros más taimados, viendo lo que se les venía encima, cortaron las cuerdas de los botes salvavidas. Al fin y al cabo, ya han demostrado más veces que, ante el riesgo de motín, están dispuestos a hundir el barco.

Víctor Muiña Fano

Víctor Muiña Fano

Twitter: @victormfano
Víctor Muiña Fano

Latest posts by Víctor Muiña Fano (see all)

About Author

Twitter: @victormfano

1 comentario

  1. debió aclarar lo que pasó, todos sabemos que esa mujer no tiene necesidad de hurtar cremas por lo que seguramente se debe a algún hecho patológico al partido popular le encanta desprestigiar a sus adversarios el partido Popular es una Mafia Política que para sacar de en medio a todas las personas que le molestan, recuerdo el caso Pesmir Trading donde involucraron a Fernando Martínez Gómez Tejedor por lo que no se logró crear el Partido Tecnócrata y cuando este joven decidió no continuar en la creación de su partido, misteriosamente dejaron de molestarlo

Leave A Reply