Estadio Viejo Zorrilla, Valladolid

0

Aunque existen indicios de asentamientos previos muy antiguos, Valladolid no tuvo una población estable hasta la repoblación de la cuenca del Duero, a partir del año 1000. Durante la Edad Media, la urbe fue sede de la corte de Castilla y, durante el reinado de Carlos I, capital del Imperio Español. Actualmente, tras la industrialización que acabó con una lenta decadencia, la ciudad tiene más de trescientos mil habitantes, y un equipo de fútbol que durante años militó en Primera División.

En 1924, se fundaron en Valladolid dos clubes que rivalizaron por la supremacía en la ciudad: el Real Unión Deportiva, vinculado a la Congregación de Luises y Kotskas (y por tanto asociado al proyecto político conservador) y el Club Deportivo Español (de tendencia progresista). Ambos ganaron Copas de Castilla y León y tuvieron destacadas participaciones en la Copa del Rey. El Real Valladolid Deportivo nació el 20 de junio de 1928 como resultado de la fusión de esos dos clubes, con Pedro Zuloaga Mañueco como primer presidente.

El equipo debutó en el Grupo B de la Segunda División (el equivalente a la tercera categoría del fútbol español de aquel periodo). En la temporada 33-34, el Real Valladolid consiguió el ascenso a Segunda División.

El 3 de noviembre de 1940, en plena posguerra, se inauguró el nuevo Estadio Municipal, que acabaría llámandose Estadio Zorrilla, en un partido de liga contra el Arenas de Guecho, con victoria local por 4-1. El equipo disputó la promoción de ascenso a Primera en la campaña 42-43, pero en la temporada siguiente descendió a Tercera División. El equipo pasó tres años en dicha categoría antes de retornar a Segunda, en 1947; sin embargo, tras lograr regresar a la categoría de plata, dirigido por Antonio Barrios, el equipo se proclamó campeón y consiguió su primer ascenso a Primera División. Para el debut en Primera se contrató a Helenio Herrera.

El Antiguo Estadio José Zorrilla (también conocido como Viejo Zorrilla) albergó los partidos del equipo hasta 1982. Fue concebido como el primer gran estadio de fútbol de Valladolid, tras el protagonismo del campo de fútbol de la Sociedad Taurina, situado junto a la Plaza de Toros. Se construyó en el tramo del Paseo de Zorrilla que transcurre entre la calle Puente Colgante y La Rubia, junto con la Hípica y el Campo de la Federación.

Para su construcción se empleó, como en otras ciudades españolas, a presos políticos del franquismo. El complejo costó ochocientas mil pesetas de la época y tenía capacidad para 10.000 espectadores.

En un principio, se le bautizó como Estadio Municipal, aunque posteriormente se añadiría el nombre de José Zorrilla en 1951, ya que prensa y aficionados hablaban del estadio del Paseo de Zorrilla con tanta frecuencia que el Ayuntamiento dio carácter de oficialidad a la costumbre el 10 de octubre de 1951.

El Viejo Zorrilla fue el primer estadio de Valladolid que vio fútbol de Primera División. El día 11 de abril de 1948, el Real Valladolid se impone por 2-1 al Deportivo de la Coruña en Zorrilla, proclamándose campeón de Segunda División y refrendando el salto, por vez primera en la historia de la ciudad, a la División de Honor. Defendían la camisola blanquivioleta: Tapia, Busquet, Soler, Pablito, Torquemada, Ortega, Juanco, Gerardo Coque, Vaquero, Lasala y Pedrín.

El primer gol de del Valladolid como local en la nueva categoría, lo marcó Peralta en la segunda jornada de liga, ante el Celta de Vigo. Durante los siguientes años, el equipo consiguió la continuidad en Primera, pero en la temporada 57-58 se consumaba el descenso a Segunda División. A pesar de ello, el equipo jugó en la categoría de plata una sola temporada y, para la 58-59, el equipo recuperaba la categoría derrotando al Terrasa, F.C. por 5-0 y logrando el ascenso.

Algo parecido sucedió entre 1960 y 1963. Poco después y con Antonio Ramallets en el banquillo, el Real Valladolid conseguía la que es hasta el momento su mejor clasificación en la Liga: un cuarto puesto por detrás de Real Madrid, Atlético de Madrid y Real Oviedo. Sin embargo, tras el éxito regresó la decepción: en la temporada siguiente, el conjunto blanquivioleta regresaba a Segunda, de donde no saldría (llegando incluso a jugar en Tercera División durante la temporada 70-71), hasta finales de los años 70.

A lo largo de este periodo, el Viejo Zorrilla podía albergar a unos 10.000 espectadores, aunque fue ampliado en varias ocasiones hasta llegar a los casi 22.000 que, gracias a unas gradas supletorias, llegó a tener en la temporada 81-82.

El último partido disputado por el primer equipo del Real Valladolid en su viejo feudo tuvo lugar el 7 de febrero de 1982. El conjunto local se impuso al Osasuna por 2-0, siendo el último gol marcado en el estadio obra de Luis Miguel Gail. Dos semanas más tarde, tendría lugar la inauguración del Nuevo Estadio José Zorrilla, el actual estadio del Real Valladolid.

Fueron cuarenta y dos años de historia, interrumpidos por el desarrollo urbanístico de la zona y la construcción de un nuevo estadio con motivo del Mundial del 82. El viejo estadio continuó albergando partidos del Real Valladolid Promesas (el filial del Pucela) y del equipo de juveniles, hasta su demolición en 1984. Actualmente, su lugar lo ocupan una gran superficie y los jardines del Parque Juan de Austria. Pero los viejos aficionados del Valladolid no olvidan que la mejor época de su equipo se vivió en aquel terreno:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

Latest posts by Pentayus (see all)

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply