Fleetwood Mac – Rhiannon

1

Fleetwood Mac nació como una banda de blues al viejo estilo. De la mano de su primera formación nos regaló clásicos como el Black Magic Woman que terminaría popularizando Santana. Pero en 1974, tras una crisis que estuvo a punto de acabar con el grupo, decidieron incluir en plantilla a dos nuevos miembros: el guitarra Lindsey Buckingham y su novia, la cantante Stevie Nicks. La nueva encarnación de la banda terminaría convirtiéndose en uno de los grupos más exitosos del mundo.

Rhiannon es una figura central en el Mabinogi (o Mabinogion), posiblemente el texto más importante de la mitología galesa. Pero Stevie Nicks no sabía nada al respecto cuando se encontró el nombre en la novela Triad, de Mary Leader. Su sorpresa no pudo ser mayor al descubrir que la letra que había escrito en apenas diez minutos podía tratar sin ningún problema de la historia original. A pesar de que escribió la canción tres meses antes de unirse a Fleetwood Mac, se obsesionó con ella y consiguió que fuese incluida en su primer disco con la banda y que fuese su segundo single. Menos suerte hubo con su idea de hacer un proyecto más complejo a partir de la leyenda de Rhiannon.

La sombra de esta canción en la carrera de Stevie Nicks siempre ha sido muy larga. En su momento se le acusó de poco menos que ser una bruja por la letra. La situación llegó al punto de que renunciara durante dos años a llevar sus características ropas negras en el escenario. Pero la cantante terminó superando la presión que le causaban esas habladurías y abrazando la herencia de su creación. El mayor ejemplo lo encontramos en American Horror Story: Coven (la tercera temporada de la serie de la FX). Allí no solamente sonaba Rhiannon como la canción definitiva de las brujas, sino que la propia Stevie Nicks aparecía cantándola en el décimo episodio, jugando con la leyenda que la rodea.

En directo, Stevie Nicks solía decir que la canción era acerca de una vieja bruja galesa. Los asistentes a los conciertos debían creer que había mucho de verdad en esas palabras mientras el grupo se entregaba a unas interpretaciones que consiguen dejar la versión de estudio en un mero esbozo de la verdadera canción. Decía Mick Fleetwood que para Stevie Nicks sus interpretaciones de la canción eran una especie de exorcismo. En esos momentos la música no hablaba de la magia, sino que se convertía en ella.

Ismael Rodríguez Gómez

Ismael Rodríguez Gómez

Lovecraftiano con solera y sherlockiano tardío. Veo demasiadas películas.

Twitter: @Darth_Azirafel
Ismael Rodríguez Gómez
Share.

About Author

Lovecraftiano con solera y sherlockiano tardío. Veo demasiadas películas. Twitter: @Darth_Azirafel

1 comentario

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies