Gradinata Sud di Marassi, Ultras Sampdoria

0

Club: U.C. SAMPDORIA

Ciudad: GENOVA (Génova) (604.848 habitantes).

Provincia: GENOVA (Génova) (890.863 habitantes).

Región: LIGURIA (Liguria) (1.615.951 habitantes).

En Génova, la vida de la ciudad, desde sus orígenes, ha estado unida a su puerto y a las actividades marineras, que han formado parte de la historia política y cultural de la región desde la época de la República de Génova (1005-1797). Unido de forma indisoluble a la tradición marinera de la ciudad ligur, se encuentra también uno de sus equipos de fútbol, la U.C. Sampdoria.

La mayoría de sus tifosi provienen de los barrios portuarios de Génova y, más concretamente, de los barrios del oeste de la ciudad. Entre los hinchas blucerchiati destacan sus grupos ultras, que pueblan la Gradinata Sud del Stadio Luigi Ferraris, la curva sud di Marassi.

El corazón de los tifosi de la Sampdoria está en la Gradinata Sud, donde hay varios grupos de ultras organizados. Los más importantes y numerosos son los Ultras Tito Cucchiaroni y Fedelissimi, que ocupan, respectivamente, la parte superior e inferior de la Gradinata.

La zona alta está también ocupada por Sanfruttuoso 1987, mientras que en la parte inferior, junto a Fedelissimi, se ubican los Fieri Fossato y los Irish Clan. Desde hace algunos años (2009) existe en la Gradinata Sud una asociación informal que se ocupa de la ayuda mutua entre los tifosi de la Sampdoria llamados Marinai nei guai (literalmente, los marineros en problemas). No obstante, el órgano de representación de la Gradinata más importante es el Federclubs, nacido en 1966, que reúne a todos los clubes (peñas, en España) de la Sampdoria. Fue la primera asociación de este tipo en Italia.

El grupo más importante de los ultras de la Samp son los Ultras Tito Cucchiaroni. Este grupo ha acumulado una larga historia, desde su fundación en la temporada 1968-69, coincidiendo con el regreso de la Sampdoria a la Serie A. Desde entonces, han compartido su pasión común, la Sampdoria, en una ciudad en la que están en minoría. Venían del barrio de Sestri Ponente (distrito portuario del occidente genovés), una zona con alta densidad de sampdoriani e inicialmente tomaron como primer nombre Ultras St. Alberto.

Dicha elección tiene un importante valor histórico: la razón es la inclusión de la palabra ultras, empleada quizá por primera vez para referirse a un grupo de tifosi (aunque este honor se lo disputan con los Ultras Granata del Torino, F.C.). Según los seguidores de la Samp, ellos fueron los primeros en utilizar este nombre para designar una forma peculiar de relacionarse con el fútbol: ser un tifoso, de hecho, era para ellos algo radicalmente diferente a ser un ultra. Casi de inmediato, los líderes eligen cambiar el nombre para dedicar el grupo a Tito Cucchiaroni, un delantero argentino que llegó procedente del A.C. Milan en 1958 y que prestó su primer servicio a los blucerchiati con un doblete en el derbi contra el Genoa del 16 de noviembre de ese mismo año.

Así, el nombre de Tito simboliza que en Génova, poco más de veinte años después de la fundación de la Sampdoria, se quería desafiar la supremacía de los vecinos rossoblù en el fútbol de la ciudad.

Tampoco es casual el rumor, extendido en la ciudad y un tanto idealizado, de que el nombre del grupo (ultras) escondía un acróstico garibaldiano (relativo a Giuseppe Garibaldi, uno de los principales impulsores de la unificación de Italia): Uniti Legneremo Tutti i Rossoblu A Sangue (Unidos golpearemos a todos los roji-azules a sangre). Una clara referencia a los hinchas del Genoa que empleaba el verbo legnare, un vulgarismo utilizado solo en el norte de Italia.

Años más tarde, en 1993, con la muerte de Paolo Mantovani (expresidente blucerchiato bajo cuyo mandato la Samp consiguió su único scudetto), como signo del más alto honor, los Ultras Tito decidieron añadir a su denominación histórica el nombre del dirigente fallecido. En cualquier caso, esta doble denominación apenas se utiliza hoy día.

La historia de los Ultras Tito se compone de personas, partidos y eventos, pero también de sus grandes trasferte (los desplazamientos para ver a los equipos cuando juegan de visitantes). Uno de los primeros de su historia fue a Turín, con un «tren especial» (trenes ofrecidos específicamente para algunos partidos cuando se esperan grandes desplazamientos) para el partido por la salvación del 20 de mayo de 1973, de gran recuerdo para los blucerchiati.

Son los mismos Ultras Tito quienes deciden disolver las distintas identidades que los conformaban en favor del grupo. La intención del colectivo de crear un relato que asemeje una epopeya colectiva es claramente reconocible desde su fundación y uno de los valores fundamentales de los Ultras Tito. Como otras tantas asociaciones colectivas, los ultras consolidan con el tiempo una serie de ideas y códigos que, temporada tras temporada, crea su patrimonio cultural.

Episodios señalados de este proceso son los enfrentamientos con otros grupos ultras, incluidos los del eterno rival. Los Ultras Tito (todos los ultras italianos, en realidad), siempre han tratado de mostrar cierto respeto y lealtad hacia sus contrarios, incluso cuando la hostilidad hacia ellos es muy enconada.

Llegado el momento de elegir un símbolo, Ultras Tito escogió inicialmente al icónico Alex de La naranja mecánica, película de culto para el mundo ultra dirigida por Stanley Kubrick. Posteriormente, los ultras blucerchiati cambiaron el rostro de Malcolm McDowell por el ya famoso Ragazzo con la sciarpa (chico con bufanda), cuya imagen rinde homenaje al actor Franco Gasparri, popular en la Italia de los años 60.

La historia de los Ultras Tito, en cualquier caso, está marcada por sus grandes viajes por Italia y también al extranjero. Una de las consignas principales del grupo es que nunca dejarán sola a la Sampdoria, juegue donde juegue: ya sea en Trondheim o en Crotone, ya sea en el estadio del Treviso o en Wembley, como dice su lema, «in ogni posto in cui andiamo, la gente vuoi sapere chi noi siamo» («donde quiera que vamos, la gente quiere saber quiénes somos»).

Pero hay otras cosas que hacen que los Ultras Tito estén orgullosos de sí mismos. Una de ellas es considerar que fueron los primeros, dentro de la historia del tifo, en crear grandes banderones e introducirlos en un estadio (primacía esta, disputada con los ultras fiorentinos).

El primer banderón apareció en el primer derbi contra el Genoa (conocido en Italia como Derby della Lanterna) que se jugó tras el regreso de la Sampdoria a la Serie A en el otoño de 1982. Es recordado porque cubría toda la Gradinata Sud. Poco después hicieron otro, esta vez con un marco blanco, los colores de la Samp y la leyenda «sei grande – Ultras», presentado en julio de 1985 con motivo de la primera Copa de Italia conseguida por el Doria. Ambos habían sido cosidos en una pequeña habitación de uno de los líderes del grupo.

Además, el espíritu de los Ultras Tito se ha mantenido en el tiempo. Inalterable: tifare por la Sampdoria, siempre y en todas partes, defender su nombre y sus valores y portar con orgullo la bandera blucerchiata en todos los estadios donde juegue su equipo (espíritu compartido con todos los grupos ultras italianos), son sus razones de ser.

Para los ultras sampdoriani es muy importante honrar los valores que en 1946 llevaron a los fundadores del club a unificar dos equipos históricos de la ciudad de Génova: la Sampierdarenese (fundada en 1899) y el Andrea Doria (fundado en 1900). A día de hoy, los ultras blucerchiati encabezan la lucha de los grupos de tifosi italianos en contra del fútbol moderno. Los Ultras Tito son particularmente activos en este sentido, habiendo mostrado desde el principio su oposición a las normas aplicadas para el control de la violencia en los estadios, al considerarlas contrarias a la libertad personal. Sus acciones incluyen continuas protestas contra la tessera del tifoso (tarjeta personal e intransferible de la cual que debe disponer cualquier hincha italiano que desee entrar a los estadios) y contra la criminalización de los grupos de animación en el país transalpino por parte de algunos medios de comunicación.

Esta es la historia de uno de las curvas históricas del movimiento ultra italiano, la Gradinata Sud di Marassi. El hogar de los ultras blucerchiati:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies