La Grande Inter, el Inter de Milán de los años 60

0

En el Football Club Internazionale Milano, familiarmente como Inter, existen dos personajes que se elevan por encima del resto. Fueron ellos quienes lograron hacer de este equipo un conjunto campeón. Uno fue el genial Giuseppe Meazza (que jugó en el Inter de Milán entre 1927 y 1940, y posteriormente en la temporada 46-47). Meazza fue autor de 283 goles en 408 partidos oficiales con la camiseta del club. Un año después de su muerte, en 1979, el estadio de San Siro pasó a llamarse como él, con el consentimiento del A.C. Milan, pese a la rivalidad que enfrenta a ambos equipos y teniendo en cuenta que también jugó dos temporadas, en los últimos años de su carrera, en el equipo rossonero.

El otro fue Helenio Herrera, que llega al Inter en 1960. Durante ocho años, se sitúa al frente del equipo neroazzurro, con el que conquista 2 Copas de Europa, 2 Copas Intercontinentales y 3 títulos de Liga. Aquel equipo pasaría a la historia con el nombre de La Grande Inter.

Cuando el R. Madrid arrollador de Di Stéfano se venía abajo tras dominar Europa durante años, entró en acción el Inter de Milán. La historia neroazzurra invita a afirmar que este fue el mejor equipo que jamás ha tenido la institución, mezclando varios estilos de juego para crear uno propio que, finalmente, pudo coronarse en Europa. Nunca más viviría el Inter una etapa tan fructífera. Sólo el triplete con Mourinho, en la temporada 2009-2010, se acerca a lo logrado por el equipo de Helenio Herrera; pero ni siquiera esa gesta alcanza el misticismo y la fuerte identidad que adquirió aquel Inter de mediados de los 60, que logró sostener sus éxitos en el tiempo. Aquel equipo fue el principal impulsor del famoso catenaccio que quedó para siempre asociado al fútbol italiano (aunque en realidad había sido ideada en los años 30 en Suiza).

Para entonces, el presidente de la entidad ya era Angelo Moratti, padre de Massimo (principal accionista del club hasta 2013), que había comprado la sociedad por cien millones de liras en 1955. En el espacio de cuatro años, entre 1963 y 1966, el Inter lo ganaría todo practicando un fútbol ultradefensivo y sobriamente táctico. Aquel Inter estaba liderado por Luis Suárez, único español capaz de ganar el Balón de Oro, pero contaba con otros grandes jugadores como el incombustible Sandro Mazzola. A su lado, creando un bloque sobre todo compacto, estaban los Giacinto Facchetti, Mario Corso, Tarciso Burgnich, Angelo Domenghini, Joaquín Peiró, Jair o Armando Picchi.

El ascendiente de los segundos espadas sobre la historia del Inter da una idea de la dimensión de esta escuadra legendaria: Giacinto Facchetti, por ejemplo, es una leyenda del Inter. Identificado con sus colores, a los que defendió durante dieciocho años (una cifra que impresiona por sí sola), disputó más de 600 partidos con la camiseta del club. En un Inter plagado de estrellas, Fachetti creó la leyenda del lateral que jugaba como un extremo escondido, erigiéndose como uno de los primeros laterales ofensivos de la historia y creando una dupla con Mazzola que fue clave en la victoria del Inter frente al Real Madrid en la Copa de Europa de 1964. La táctica del Inter, y no solo el paso del tiempo, acabó con la época dorada del Madrid de La saeta rubia, el mítico Di Stéfano.

La victoria contra los merengues permitió al Inter disputar la Copa Intercontinental contra Independiente de Avellaneda. El equipo italiano perdió por 1-0 en Argentina, pero igualó la eliminatoria (en la que aún no se tenía en cuenta el número de goles de cada partido) con un 2-0 en Milán. El ganador del torneo se decidió en un partido en campo neutral, disputado en Madrid, en el que los italianos ganaron por 1-0 con gol de Corso. Era la primera corona mundial del Internazionale.

En la temporada siguiente, la plantilla repite éxitos internacionales: vuelve a alcanzar la final de la Copa de Europa, disputada en casa contra el Benfica. El Inter revalida su título con un solitario gol de Jair da Costa y, en la final de la Copa Intercontinental a la que acudió como campeón del viejo continente se vuelve a enfrentar a Independiente. Esta vez, el Inter gana por 3-0 en Milán y empata 0-0 en Buenos Aires, consiguiendo su segunda Intercontinental consecutiva.

Toda la historia del Inter trata de conectarse, desde entonces, con este periodo mágico. Giacinto Facchetti, considerado el mejor defensa del mundo durante su carrera, recibió como reconocimiento a su carrera la presidencia del club de manos de Massimo Moratti en 2004, y desempeñó el cargo hasta su fallecimiento en 2006. El número 3 fue entonces retirado por el club, en un gesto que demuestra el profundo recuerdo que dejó en la afición nerazzurra esta Grande Inter. El mejor equipo de su historia.

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

Latest posts by Pentayus (see all)

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies