De la huelga general en Argentina a los leviatanes de la democracia – 5 de abril de 2017

0

En Argentina van a la huelga general. Es la primera que le hacen a Mauricio Macri, presidente. Macri ha llamado mafiosos a los sindicalistas, dice que no ayudan a los trabajadores, que ponen palos en las ruedas. Son los argumentos habituales de los gobiernos de empresarios, que son casi todos. El mismo Macri es un businessman. Como Trump. A una parte de los votantes les seducen estos personajes de fortuna labrada o heredada. Piensan que el dinero se contagia. Luego puede haber sorpresas. Uno de cada tres argentinos vive en la pobreza. Con el shock neoliberal de Macri ser pobre es más caro y sube el paro. Con promesas de contable no se para una huelga.

En un país puede haber un tercio de pobres pero la democracia no se cuestiona. La Organización de Estados Americanos, con sede en Washington, nunca ha llamado la atención a un gobierno por tener a su gente en la miseria. Algunos casos ha habido. Guatemala, Honduras, El Salvador. La misma Argentina y el Brasil que siempre de la tristeza se esconde bailando. Cómo gustan los pueblos sonrientes en la indigencia. Las grandes naciones iberoamericanas llegaron a tener sus dictaduras asesinas pero tampoco fueron amonestadas por las organizaciones internacionales. Al contrario. La FIFA, la ONU verdadera, cantó gol con Videla para no escuchar los gritos desaparecidos.

La pobreza y la tortura no hacen a uno paria automáticamente. Tampoco el asesinato sistemático de los que denuncian. Como los periodistas de México. Cecilio Pineda, Ricardo Monluí y Miroslava Breach son los tres últimos. A Cecilio lo mataron en Guerrero por mostrar la complicidad del crimen organizado con el ejército. A Ricardo lo tirotearon porque sabía de los manejos de la industria de la caña de azúcar. De Miroslava se deshicieron en Chihuahua porque había descrito el trabajo forzado de los campesinos en las plantaciones de heroína de los cárteles que pagan a los partidos políticos. O sea, a la democracia, ese gorrión capaz de sacarte los ojos.

El periodista argentino Rodolfo Walsh se levantó contra la dictadura y lo mataron hace ahora cuarenta años. Los milicos lo emboscaron e hicieron desaparecer su cadáver. Walsh había escrito un día antes una Carta Abierta a la Junta Militar. Detallaba la operación exterminio de la oposición: de trabajadores, estudiantes, sindicalistas y jóvenes airadas. Pero también decía que los mayores castigos eran los que causaba una política económica que condenaba a millones de personas a la miseria planificada. La política del shock capitalista era del gusto del FMI y del resto de leviatanes de la democracia que devoran a los pueblos que no quieren ser mansos.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este tumblr.

Siglo 21 main

Compartir

Sobre el autor

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

Responder a este comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR