ZAD de Nantes: los otros mundos posibles luchan por un lugar en la tierra legal – 25 de abril de 2018

0

El Día del Libro terminó el ultimátum del gobierno francés para los ocupas de la ZAD de Nantes. ZAD, Zona a Defender. 2500 agentes antidisturbios en tanquetas, coches y furgonetas han ido cercando el campo, 1.600 hectáreas donde se iba a construir un aeropuerto que anarquistas, ecologistas, altermundialistas o antisistema en general ocuparon hace cuarenta años y ahora que se cancela el proyecto no quieren abandonar. En cuatro décadas han construido una comunidad con sus propias normas. El gobierno de Francia les acusa de ilegales y antidemocráticos. Han rociado la comuna con botes de humo y pelotas de goma. La librería de la ZAD se tumbó el día de Cervantes.

La ocupación de la ZAD no es utópica porque tiene un lugar. En esos dieciséis campos de fútbol cabe el concejo de Caravia, Asturias, pero sobre todo una organización autogestionada que choca con las leyes. El primer ministro francés, Edouard Philippe, les ofrece una cooperativa, un proyecto agrícola dentro de las normas que los zadistas rechazan. A Philippe lo llaman «primer siniestro» y consideran que les han sometido a una ocupación militar. Tienen, o tenían, torre de vigilancia, una panadería, una cervecería y una radio. Radio Klaxon emite en FM y en streaming, cuando funciona: se define como una radio pirata hecha por piratas que nunca han hecho radio.

El 15M en España también produjo una radio en aquellos días indignados. Sigue emitiendo, ahora que en Sol brilla más la manzana de Apple que los discursos de otro mundo posible. También sigue en las ondas Occupy Wall Street Radio, atrincherada con un presidente showman en la Casa Blanca. Estas ocupaciones de espacios públicos tampoco fueron utópicas, tuvieron lugar, pero ahora viven en las ondas hertzianas. O en internet. Ahí se intentan cultivar las rosas que tal vez un día pueblen el jardín ahora dominado por poderes todavía más reaccionarios que los que combatían. «Fortificar es empezar a Ganar», decía un cartel en el Madrid de 1936. Pero no hay fortificación sin fuerte.

«Me llaman pirata porque solo tengo un barco. Si tuviera una escuadra me llamarían conquistador», cuentan que le dijo un corsario a Alejandro Magno durante sus conquistas. Parece que le perdonó la vida. Los activistas de la ZAD también quieren que les perdonen la vida, que es la tierra. Sin ella, es utopía. Les quedará la radio. O pequeñas comunas. Esas que florecen en el mundo rico plantadas por quienes no ven futuro en las ciudades. Epicuro, cansado de la polis, montó su escuela de filosofía en un jardín. Aceptaba hombres y mujeres y le acusaban de solo querer comer y follar. Mientras vivió tal vez pudo ser feliz alejándose con velas desplegadas de toda forma de cultura.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este tumblr.

Foto Against the Airport and its World By Bstroot56 [CC BY-SA 4.0], from Wikimedia Commons

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies