El taparrabos de Conan

Chicos malos que nos enamoraron: Freezer

Voy a escribir una serie de artículos con una lista de villanos de cómic, series, cine, literatura y puede que hasta de videojuegos. Vale que nunca llegarán al nivel de Miguel Bosé, pero ahí están. Para empezar, hoy os traigo a Freezer, el tirano galáctico de Dragon Ball Z que aparece en el manga, anime y varios Ova (Original Video Animation, una película de animación, vaya); también en especiales de televisión y videojuegos. Freezer tiene incluso su propio papel higiénico, probablemente licenciado.

Para tus Kame Hame Ha más poderosos

Los que vimos Dragon Ball Z en nuestra infancia sabemos del gran impacto que tuvo la saga de Namek en la serie. Aquel planeta fue el lugar donde Freezer se convirtió en el villano a batir, en  el protagonista de las charlas del patio del colegio. Aquel villano de aspecto aparentemente débil, pero diabólico, con aquellos cuernos, sus modales amanerados, su frialdad y la insinuación constante de su poder, consiguieron fascinarnos y sembrar tanta confusión en nuestros jóvenes corazones como en los de los pobres Krillin, Gohan y compañía. El hecho de que durante el primer arco argumental de la saga, Freezer no hiciera absolutamente nada excepto presenciar desde una silla flotante las matanzas que sus tropas perpetraban bajo sus órdenes, no hacía más que confirmar en nuestra mente lo increíblemente poderoso que debía ser. Era algo reforzado por las declaraciones de sus esbirros, que escarbaban en la desesperanza y maldad incipiente de su señor los elementos que convirtieron este personaje en el gran malo de la película.

Hoy, muchos todavía sentimos esa mirada cuando vamos a realizar trámites con la administración

Muchos elementos de Dragon Ball están vinculadas a la comida, las películas, los anuncios y las personas de la vida de Akira Toriyama. El aspecto de Freezer, y seguramente parte de su personalidad, tienen que ver con su editor por aquel entonces, Yu Kondo. Teniendo en cuenta que en aquella época Kondo era su jefe, tiene todo el sentido del mundo: ¿quién no querría partir por la mitad a su inmediato superior en un planeta a punto de estallar? No obstante, lo más gracioso (o triste, depende de cómo se mire) es otra de las inspiraciones a la hora de crear las motivaciones y el concepto de Freezer: los especuladores inmobiliarios que en aquel momento pululaban por Japón. Toriyama creía que no podía haber personas más malvadas en el mundo. Y probablemente tenía razón: muchos españoles que intentan alquilar piso en alguna ciudad de la Península estarán de acuerdo con él. A fin de cuentas, Freezer no deja de ser un alienígena anarcocpitalista que busca planetas para exterminar a su población y venderlos a otras especies necesitadas a cambio de sumas astronómicas.

Quizás una de las pocas cosas potables de los nuevos comics de Dragon Ball Super de Toyotaro (si Ibañez tiene sus claroscuros, ¿por qué los personajes de Toriyama no iban a tenerlos?) es una pequeña escena del último arco del manga, en la que Freezer amonesta a uno de sus siervos por comparar su organización con un sindicato del crimen. Según el emperador del mal, él es un honesto empresario que atiende las necesidades de sus clientes a través del libre mercado (aunque para él, reprender a sus trabajadores implica desintegrar todos sus átomos).

A Amancio Ortega le gusta esto

Hasta aquí estas rápidas clases sobre cómo montar una empresa o un imperio diabólico, cosas en realidad relativamente intercambiables. Podemos ahora hacer un breve repaso a la historia personal de Freezer: es el hijo de King Cold, cuya familia (o clan) se dedica desde hace tiempo a conquistar planetas para venderlos al mejor postor. De todas formas, la palabra clan quizá se debe a una traducción americana un tanto libre de lo que en realidad podríamos llamar, simplemente, «el ejército de Freezer». Canónicamente, solo se conocen dos miembros de esta especie, padre e hijo, siendo su hermano mayor, Cooler, un personaje que queda fuera del trasfondo oficial de Bola de Dragón. A pesar de ello, es probable que la próxima película de Dragon Ball Super se base en una versión renovada de este villano proveniente de los Ova, como ya se hizo antes con Broly.

En cualquier caso, la banda de Freezer no se comporta en absoluto como un ejército, sino más bien como una panda de matones y extorsionadores. Así, Freezer es el probable producto de una mutación caprichosa de su raza que ha otorgado al villano unos poderes innatos superiores. Los americanos se empeñaron entonces en buscar un nombre a la especie y, en el anime (que por cierto mutilaron a conciencia), terminaron refiriéndose a ella como arcosianos o, también, Demonios del hielo. Toriyama nunca ha dicho ni mu a este respecto.

En fin. El caso es que Freezer hereda de su padre el planeta Vegeta y alista forzosamente a sus habitantes, los saiyans, en su ejército. Como es muy majo, también les proporciona una tecnología superior: es el caso de los scouters, aquellos dispositivos capaces de detectar niveles de poder de una forma un tanto chapucera, como veremos más adelante. Los saiyans, a los que no les gusta trabajar para el tirano, se someten a regañadientes y no terminan de valorar el seguro dental que les ofrece un empleo fijo.

«It´s over 9000!!! O, bueno, no… ¡Jodidos Huawei!»

La verdad es que, excepto los propios saiyans, los demás miembros de la fuerza de Freezer parecían bastante contentos de trabajar para él, así que un poco especialitos sí que debían ser. La relación laboral entre ambos termina muy mal cuando Freezer deduce que los saiyans son cada vez más fuertes y, por tanto, incontrolables. Encima, entre ellos hablan de un supersaiyan legendario que aparece cada mil años y la va a liar parda. Parece que incluso el dios de la destrucción, Beerus, llega a sugerirle a Freezer que se los carue, así que finalmente los saiyans se ganan un ERTE masivo y Freezer destruye su planeta y, con él, a casi todos su habitantes.

La cosa, ya lo sabemos, no le sale del todo bien porque sobreviven unos cuantos: el príncipe Vegeta, su mayordomo Nappa, Radix, Kakarotto (más conocido como Son Goku) y también Broly. Más tarde descubrimos que también se libraron Paragus, el padre de Broly; Beets, finalmente asesinado por Paragus; el hermano de Vegeta, Tarble; y hasta el padre de Goku, Bardock, que según una peli corta y malísima, viaja al pasado, al momento en el que está a punto de morir, y se enfrenta a Chilled, un antepasado de Freezer, sembrando el origen de la leyenda del supersaiyan. Está claro que Freezer debería haber puesto más atención en la marcha de su empresa en lugar de confiar en subcontratas incapaces de informar de la salida de una diminuta nave, repleta de enemigos, de un planeta sitiado y preparado para la destrucción. Darth Vader sabe bien de lo que hablo.

Su error le cuesta muy caro y años después es mutilado por el supersaiyan, Goku, en Namek y finalmente destruido en la Tierra por el supersaiyan número dos, Trunks, quedando claro que lo del guerrero legendario es una milonga y el título lo regalan en la tómbola.

El equivalente manga de los títulos de máster de los candidatos del PP

Para terminar, habría que mencionar aquello que todos estabais esperando: sí, Freezer también puede transformarse cinco o seis veces, aumentando su poder progresivamente; aunque, según él, el proceso sirve en realidad para contener su poder y evitar que destruya el universo al abrir un bote de garbanzos. Para entrar en calor, puede asumir una segunda forma más grande, similar al demonio de Legend; luego, en una tercera fase, parece un xenomorfo de Alien; y finalmente puede acudir a su forma definitiva, que parece más inofensiva, pero es la más terrible porque libera el cien por cien de su poder. Después todavía apareció una forma golden, un intento perezoso y barato de darle a Freezer una nueva transformación con la que poder enfrentarse a las nuevas transformaciones, cada vez más cutres, de los héroes. Para nada se nota que Toriyama está hasta los cojones de su obra desde la saga de los androides… Con todos ustedes, el George R. R. Martin japonés.

Con todos ustedes, la ultimísima transformación de Freezer: se confirma que los malos siempre llevan traje

Lo cierto es que Dragon Ball se caracteriza por una serie de personajes carismáticos y atractivos. Tiene sentido, por tanto, que sus villanos también gocen de un magnetismo que, en muchos casos, finalmente les hace pasarse al otro bando. Veremos qué le depara el futuro al bueno de Freezer, pero todo apunta a que se convertirá en otro villano-colega del universo: un tipo un tanto molesto, pero con el que te puedes aliar de vez en cuando para hacer frente a un enemigo común.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar