Cinefórum

Cinefórum CCXCII: «The Innocents»

Para el Mediterráneo, la Europa boreal se sitúa en un plano de ajena cercanía. Lo nórdico no es tan exótico como lo que escogemos mirar en Oriente, no es tan inasequible como el África negra, ni está tan lejos como América. Sin embargo, la frialdad que emana de Escandinavia y que sus propios habitantes parecen abrazar en muchas ocasiones, resulta desasosegante. Y es que, incluso en el verano septentrional, repleto de luz, los bosques solo albergan la vida que ha sido capaz de sobrevivir al crudo invierno. Vida de espinas en un terreno más fértil para el cine de terror que para el trigo. El miedo agarra en la Islandia rural de Nietzchka Keene y entre los bloques de hormigón de The Innocents, la última película de Eskil Vogt.

Galardonada con una mención especial en el Festival de Sitges de 2021, The innocents cuenta las vacaciones de verano de un grupo de niños que, entre juegos en el parque y excursiones por el campo, desarrolla extraordinarios poderes. Especialmente un antagonista que, rápidamente, aprovecha para asesinar un gato dejando claro de qué va el asunto. También será singularmente poderosa la hermana autista de la protagonista, que solo puede comunicarse con el mundo a través de la cuarta en discordia, una niña que poseerá prodigiosas capacidades empáticas. Poca cosa frente a la telequinesis y el control mental del malo de la película, niño turbio y caprichoso en torno al que pivotará una historia prototípica del eterno enfrentamiento del bien contra el mal.

The InnocentsPero prototípica no quiere decir obvia. Eskil Vogt alcanza en los primeros compases de su película la tierra prometida del terror, esa clase particular de atmósfera fílmica que suspende la incredulidad del espectador y, a la vez, le predispone a disfrutar de la fermentación de una crisis. Y lo consigue, en buena medida, gracias a un grupo de niños actores que cumple con su papel: logran ser niños, buenos y malos, esas pequeñas personas que todos fuimos, todos recordamos y ahora vemos, a veces con horror, a nuestro alrededor. Porque sabemos que pueden asumirlo todo. Los niños aceptan cualquier cosa normal por terrible que sea.

Quintaesencia del cine nórdico (es una coproducción noruega, sueca, danesa y finesa), The Innocents alimenta la corriente de opresivo aire fresco que recorre desde hace tiempo el género del cine de terror. Una parte importante de la misma la impulsa la brisa del horror escandinavo: ese terreno rocoso y silencioso en el que la calma encierra una promesa de muerte.

Víctor Muiña Fano
Últimas entradas de Víctor Muiña Fano (ver todo)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba