Cinefórum

Cinefórum CCXCV: «Psycho Goreman»

La semana pasada nos íbamos al cine español de género con La llamada. Seguir por ese camino iba a ser complicado, así que saltamos el Atlántico y nos vamos a Canadá para ver una película que también es de género, pero que se basa en una reinterpretación festiva y cachonda del mismo, recuperando el espíritu de unos años ochenta que nunca existieron más allá de un puñado de cintas y creando una obra que solo podría existir en un momento tan nostálgico como el actual. Estamos hablando de Psycho Goreman.

Esta es la historia de una niña un poco psicópata y su hermano más bien apocado, que se encuentran con un señor de la guerra alienígena que fue exiliado a nuestro planeta. La premisa puede sonar un poco extraña, pero no lo es tanto si tenemos en cuenta de dónde viene: el director de esta comedia de ciencia ficción con unos efectos tradicionales maravillosos es Steven Kostanski, que ya era, junto con Jeremy Gillespie, el encargado de otra película en la misma línea, pero más seria, como la muy recuperable The Void.

Psycho Goreman
Psycho Goreman: Dystopia Films

Aquí la mirada no se va a Carpenter, como pasaba entonces, sino que estamos ante una especie de hija bastarda de los Gremlins (con ese humor negro, pero infantil), El ejército de las tinieblas (ese villano podría ser perfectamente un secundario de las aventuras de Ash) y hasta E.T. el extraterrestre (esos niños ante el misterio). Pero todo ello bien mezclado y aderezado con una falta de vergüenza y un humor bastante bestia que hace que el conjunto pase de un posible batiburrillo incomprensible e indefendible a un divertimento de primera clase.

Psycho Goreman no es una obra maestra, ni lo pretende ser, pero se erige en una película que solamente busca divertir, despertar la sonrisa (cuando no la carcajada) y hacer que el visionado se convierta en una especie de fiesta comunitaria. Y ahí triunfa totalmente, porque ver Psycho Goreman es compartir una experiencia a la que regresar en los días siguientes, recoger nuevos chistes y anécdotas. Es, en definitiva, una cinta para disfrutar y no para meditar.

Ismael Rodríguez Gómez
Últimas entradas de Ismael Rodríguez Gómez (ver todo)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba