Cine y TVCinefórumOff-Topic

Cinefórum XXX: Cara norte

Continuamos una semana más trepando las alturas, rompiendo los límites para conquistar los cielos, ya que no abandonamos ni las montañas, ni el alpinismo. Cara norte (Nordwand, 2008) nos traslada a la Alemania nazi de 1936; aunque en esta ocasión la candente situación geopolítica de la época no logrará quitar el protagonismo al colosal monte Eiger (el Ogro), una de las cumbres más inexpugnables de los Alpes. Sus imponentes 3970 metros de altura dejan al Tercer Reich como un mero trasfondo que espolvorea matices a lo largo de la película, pero que no cala, manteniéndose la atención sobre los dos jóvenes que intentan la gesta que nadie había conseguido hasta el momento.

Así es como el peso de la película recae sobre el trío protagonista, Toni Kurz y Andi Hinterstoisser, amigos que comparten la pasión por la escalada, y Luise, otra amiga de la infancia que es reportera y cubrirá la ascensión. Quizá en este punto se encuentra lo peor de la historia, ya que a pesar de contar con muy pocos personajes no se consigue que el espectador empatice completamente con ellos; salvo en el caso de Andi, que muestra una personalidad abierta, jovial y divertida, la frialdad y falta de carisma del resto de personajes hace que nos cueste identificarnos con ellos.

Por lo demás, la película se vuelve enfermizamente entretenida en la segunda mitad del metraje, cuando la pareja de escaladores alemana se enfrenta a la austriaca en su competición particular por coronar antes el Eiger. Tras numerosos imprevistos, ambas se verán obligadas a intentar ascender juntas para no dejar escapar el sueño de llegar a la cima. El drama y el peligro en la ascensión están muy bien llevados a la pantalla, máxime cuando se nos muestra con tanto detalle los instrumentos que utilizaban en aquel entonces en la tarea, mucho más rudimentarios que los actuales (obviamente) y que en muchas ocasiones dejaban a los alpinistas a merced de la montaña. También consigue transmitir esa dualidad en la motivación de quienes se adentran en este deporte: por un lado, el afán de autosuperación, la lucha contra uno mismo por conseguir cada vez ser un poquito mejor; frente a la búsqueda del reconocimiento, de ser el mejor, el único, de conseguir algo que los demás no han podido realizar. Sin embargo, todas esta motivaciones, claras antes de empezar el ascenso, van cambiando como el viento a cada bofetada de la naturaleza, cuando no diluyéndose entre el hielo y la roca.

Cara norte es un film entretenido, con tensión desbordante y un final tan desconcertante que cogerá a más de uno a pie cambiado; especialmente si, como era mi caso, no sabe nada de la historia original. Y es que la película está basada en hechos reales, con lo que el final ya estaba escrito de antemano. Pero, a pesar de pequeños fallos como el distanciamiento con respecto a los personajes, la historia hará las delicias de los amantes de este deporte extremo y de todos aquellos que disfruten con una buena dosis de aventura. No se qué nos depararán los caminos del próximo cinefórum, pero difícilmente nos llevarán más alto, a través de más peligros, ni con una mayor soledad.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar