ExtramurosOpinión

Golpe en África, banderas rusas – 19 de octubre

Los manifestantes que salieron a celebrar el golpe de Estado en Burkina Faso portaban banderas de Rusia. Coreaban el nombre del capitán Ibrahim Traoré, el nuevo líder del país, que ha sustituido por la fuerza a Paul-Henri Damiba, coronel que había llegado a la presidencia también por la vía golpista. «Abajo Francia, vete a casa: larga vida a Rusia», gritaban los manifestantes ante la embajada francesa, donde creían que se había refugiado Damiba. El exmandatario (con estudios militares y de criminología en París) salió dos días después a reconocer a las nuevas autoridades.

Estados Unidos ve la mano de Rusia tras los últimos golpes africanos. Pero Washington no señala oficialmente. El Reino Unido, tampoco, aunque la BBC, en un completo artículo, destaca la presencia de los mercenarios del grupo ruso Wagner en distintos países de la región. Serían el brazo armado del Kremlin en un territorio antes dominado por París. Francia se está retirando del Sahel y ese hueco lo estaría ocupando Rusia y sus soldados de fortuna anti-yihadistas, bandoleros de la fe que se extienden desde el sur de Libia al golfo de Guinea: cuando el saqueo colonial termina, florece la carroña.

En Burkina asesinaron a los periodistas españoles David Beriain y Roberto Fraile. A ellos los mataron esos yihadistas que campan con cierta libertad por reservas naturales como la que querían filmar los reporteros. El grupo de militares que supuestamente los protegía salió corriendo al notar la presencia de los terroristas. Eso mismo es lo que reprochan muchos ciudadanos de Burkina a los franceses y a su propio ejército: que los dejan abandonados ante el avance de los yihadistas. Y los mercenarios Wagner prometen quedarse, de ahí las banderas rusas durante el golpe.

Burkina Faso fue antes Alto Volta, porque ocupaba la parte alta del río Volta, que acaba en Ghana formando un inmenso lago. Con la independencia tuvo otro bautizo: Burkina Faso significa «tierra de los hombres honestos». En Burkina tuvieron un líder socialista, Sankara, a quien derribó y asesinó un antiguo colega de armas, Blaise Compoaré, que se mantuvo en el poder hasta 2014. Compoaré también cayó en un golpe y vive exiliado en Costa de Marfil. En su casa guarda las fotos de su belle epoque: con Hollande, Chirac y Mitterrand. Y con Obama. Hombres del poder sobre una tierra condenada a distancia.


Extramuros es una columna informativa de Efecto Doppler, en Radio 3.

Efecto Doppler Extramuros

Víctor García Guerrero
Últimas entradas de Víctor García Guerrero (ver todo)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba