Hong Kong: revolución de colores contra China – 19 de junio

0

Los paraguas vuelven a abrirse en Hong Kong como girasoles en busca de luz, y de objetivos. En Hong Kong se manifiestan para rechazar que la justicia de China pueda reclamar a los criminales que recalen en el puerto de incienso. «No a la extradición» gritan estudiantes y hombres de negocios de la antigua colonia ante las cámaras. El gobierno sopesa retirar la propuesta, pero los manifestantes siguen en la calle: libertad, democracia, esos grandes conceptos, dicen las pantallas. Paraguas contra policías, revolución contra régimen. La revolución televisada es un píxel de realidad.

Hong Kong es una Región Administrativa Especial de la República Popular China: libertades al estilo occidental, pluralismo político, sistema educativo propio. Eso se acaba en 2047, según pactaron Pekín y Londres cuando negociaron la devolución de la excolonia británica. Quedan veintiocho años. Esa media vida es la que defienden los paraguas hongkoneses, probablemente fabricados (sin embargo) en las inmensas factorías de sus hermanos más pobres de la República Popular. Cuarenta y un mil euros per cápita frente a ocho mil. Detrás de un hecho diferencial siempre hay un fajo de billetes: follow the money.

«Volvemos a Harcourt Road», proclama uno de los líderes de las protestas que toman el barrio del Almirantazgo. Está lleno de oficinas y sedes del HSBC, The Hong Kong and Shangai Banking Corporation. Es el tercer banco del mundo. Los británicos lo fundaron para lavar el dinero del tráfico de opio. En el siglo XXI continuó la tradición: es una de las entidades favoritas de los cárteles de la droga mexicanos y colombianos. El escándalo se saldó con una multa millonaria. Pero ningún directivo fue a la cárcel. Ningún paraguas se abrió en Hong Kong para protestar por el dinero con sangre.

Los paraguas se abren en Hong Kong treinta años después de Tiananmén. La historia hace eco. Tiananmén fue un sueño contradictorio de estudiantes y obreros, y de las televisiones de un Occidente que ya se veía entrando en la Ciudad Prohibida. El hombre del tanque no estaba allí, a pesar de lo que nos dicen los sentidos. El genio maligno siempre pudo engañarnos, Descartes. Hoy la revolución de colores planea de nuevo sobre China. Paraguas amarillos, camisas negras. Qué lejos de los rojos de Wong Kar Wai: 2046, esa fábula sobre el amor en vísperas. «Ten cuidado. Puede que un día escapes de tu pasado.»


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este Tumblr.

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

Leave A Reply