Un virus con clase – 8 de abril

0
El virus que nos mata y nos encierra nació en un sucio mercado chino y de chinos que comen animales salvajes. Murciélagos, pangolines. No está demostrado, pero la fake news es cierta en Occidente. Tranquiliza. Es calmante la imagen del oriental asilvestrado devorando seres que Dios no creó para la alimentación. Saturno en vírico. Pero Dios sí congregó a unos fieles en Corea del Sur que fueron el principal foco de la pandemia en ese país. Seúl, con todas sus apps y sus contenciones modélicas, todavía hoy tiene que pedir a los líderes de las sectas religiosas que dejen de reunir a la grey. Lo que Dios junta sí lo tiene que separar el hombre, si quiere vida en esta tierra.
El poeta Federico se fijó en el cielo de Nueva York porque en su aurora veía cuatro columnas de cieno y un huracán de negras palomas. Chapoteaban las aguas podridas. Nueva York lleva más de un siglo rascando el cielo como si así pudiese despojarse del lodo. Estos días valora crecer hacia el suelo para enterrar ahí a sus muertos: diez ataúdes en línea de zanja. Una solución temporal, digna y ordenada, explica el alcalde. No sería en Manhattan sino en la isla de Hart, emplazamiento habitual para los hijos de la pobreza. Los americanos son muy de respetar las clases: no como en la España roja y rota del poeta Federico, donde las fosas comunes se abrían por ideología o fe.
La lucha de clases que no existe y que ganan los millonarios de Wall Street, como dice Warren Buffett, se comprueba estos días en Central Park. Los Samaritanos han levantado un campamento para enfermos de tos letal porque los hospitales para pobres no dan abasto. Se han colocado en la pradera más cercana al Monte Sinaí, una mole de cristal y acero privada y lujosa, con más aspecto de banco que de hospital. De hecho da dinero (doscientos millones al año) y le mira las cuentas Ernst & Young: sus gestores presumen de lo poco que se queda la gente en el hospital. Noticia: el capitalismo mide el grado de civilización por el volumen de la cartera.
Cuando pase el virus se contarán sus verdades. Por el momento se sabe que la peste se ha hecho rica en manifestaciones, misas, residencias de ancianos, gimnasios y call centers. La era de las multitudes debía encontrar su némesis. Lo cual no significa que nada vaya a cambiar radicalmente. Nunca se sabe con el caballo desbocado de la Historia. En los años veinte de hace un siglo, sobre los restos de la Gran Guerra y la Gripe española, germinó la idea de saneamiento social y racial. Los nazis crecieron a lomos de aquel jinete pálido. Y tenían medicinas, como la aspirina de Bayer, la misma empresa que luego fabricaría el gas Zyklon B con el que Hitler quiso exterminar a gays, gitanos, comunistas, y a todo el pueblo de Sión, favorito de ese Dios despistado.

Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este Tumblr.
Víctor García Guerrero
Últimas entradas de Víctor García Guerrero (ver todo)

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

Leave A Reply