Cinefórum XLVIII: The Killer (El asesino)

0

Si hablamos de cine hongkonés, es muy probable que lo primero que nos venga a la cabeza sea el nombre de actores como Bruce Lee o Jackie Chan, referentes en un género, el de artes marciales, que en esta región china sobresalió durante los años 70 y 80. También en la acción más pura, esa de policías y mafiosos, Hong Kong tiene una gran trayectoria, destacando la figura del director John Woo.

Combinando la violencia sanguinaria excesiva de Sam Peckinpah, con las espectaculares coreografías de las artes marciales actualizadas a las nuevas posibilidades que otorgan las armas de fuego, Woo consigue establecer un sello reconocible en sus películas. Sin embargo, sus aportaciones al género no se detienen únicamente en el apartado más estético de la violencia, ya que en todas sus cintas mezcla dicha acción irreal con una trama dramática, introduciendo cierta profundidad a unos personajes que encuentran así motivación para volcar esta violencia en causas más nobles como el honor o la redención. Todas estas características se ven reflejadas en la película The Killer (1989), quizás la más representativa de su periplo hongkonés y una de las que hizo que Hollywood se fijase en él como el realizador que necesitaban para revitalizar el género de acción.

 

Con una gran interpretación de su actor fetiche, Chow Yun-Fat, el film nos presenta una historia de admiración, amistad y redención. La relación fraternal se centra, paradójicamente, entre Chow Yun-Fat, un asesino a sueldo, y el policía que le persigue, Danny Lee. Desde los dos extremos, ambos se sienten desplazados e incomprendidos por sus compañeros y socios: un cuerpo de policía más interesado en las cifras de crímenes resueltos que en la verdad y un crimen organizado que ha perdido el código de honor de antaño. Desilusionados de ambos mundos, perseguidor y perseguido desarrollan cierta admiración mutua al reconocer valores añejos con los que sus propios compañeros no comulgan. Esa fascinación homicida desemboca en una amistad imposible que solo puede tener como desenlace más violencia. Y en medio, el detonante: una mujer ciega por la que Chow Yon-Fat trata de redimirse e iniciar una huida imposible.

Trabajos como The Killer son los que han hecho que directores del nivel de Quentin Tarantino o Robert Rodríguez hayan identificado a John Woo como un referente y una clara influencia para sus películas. Esa mezcla entre violencia y drama es la que hace que sus películas no sean simple cine de acción, sino que se conviertan en algo más.

El seriéfilo

El seriéfilo

Desde hace mucho, mucho tiempo, en un sofá muy lejano, vive enterrado bajo una montaña de DVDs un ermitaño que se alimenta de todas las series que caen en sus manos: americanas, inglesas, buenas, malas… Nada es suficiente para saciar su hambre voraz de ficción televisiva. Es el Seriéfilo, y través de La Soga se comunicará con el mundo.
El seriéfilo

Latest posts by El seriéfilo (see all)

About Author

Desde hace mucho, mucho tiempo, en un sofá muy lejano, vive enterrado bajo una montaña de DVDs un ermitaño que se alimenta de todas las series que caen en sus manos: americanas, inglesas, buenas, malas… Nada es suficiente para saciar su hambre voraz de ficción televisiva. Es el Seriéfilo, y través de La Soga se comunicará con el mundo.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies