Jorge Edwards: El Proust chileno

0

El chileno Jorge Edwards (1931) es uno de los escritores latinoamericanos más importantes de la actualidad, tanto por sus novelas como por su mítica Persona non grata (1973), donde expresó su discrepancia con el castrismo. Otro de sus títulos célebres, Adiós, poeta (1990), nos aporta una visión muy personal de Pablo Neruda, el clásico más internacional de su país. Ahora, en La última hermana (Acantilado, 2016), toma como inspiración a una pariente lejana, María Edwards Mac-Clure (1893-1972), una mujer aristocrática, habituada a las fiestas de la alta sociedad en el París de Entreguerras. Su marido, el millonario Guillermo Errázuriz, la había dejado viuda y con una hija después de suicidarse por el rechazo de una actriz estadounidense. Su mujer era sin duda mucho más interesante, pero a él le debió parecer que era una friqui, siempre rodeada de unos locos llamados, por otro nombre, poetas.

Madame Errazuriz - William Orpen, 1915La rutina frívola y fácil de María iba a cambiar con la ocupación alemana. Fue entonces cuando dijo adiós a un tiempo de bridge y champagne, en el que no tenía más preocupación que gastar su fortuna con estilo, para comprometerse con la Resistencia francesa. Al principio, quizá como un juego emocionante. Descubre entonces la pasión de hacer algo por los demás, acostumbrada a que fueran los demás quienes hicieran algo por ella. Pese a los riesgos, consiguió evitar que varios niños, separados de sus padres, acabaran en campos de concentración. En la vida real, en reconocimiento a su coraje, Israel la incluiría entre los Justos entre las Naciones.

Edwards, con una prosa muy elegante, como el gran maestro de la narración prisas, pero sin aburrir al lector, que es, capta con finura su drama interior. Ella sabe que se juega la vida, pero no está dispuesta a rendirse a la barbarie del nazismo. Por suerte, la protege el jefe de los espías alemanes, Wilhelm Canaris, que había servido en Chile durante la Primera Guerra Mundial. Incluso le advierte para que no se exponga tanto. Porque su carácter, tal como refleja el libro, es el de un personaje refinado con poco que ver con los instintos primarios de los nazis. Su problema es que vive al filo de la navaja, en medio de una contradicción insoluble: sirve al Tercer Reich, pero desprecia a Hitler. Edwards, con poderosa penetración psicológica, nos ofrece un magistral retrato de un hombre más allá de las nociones convencionales del bien y del mal.

Ernst JuengerMientras tanto, María se siente atraída por un oficial alemán que es escritor. Descubriremos que se trata de Ernst Jünger, el autor de una amplia y reconocida obra autobiográfica, capaz de inventarse el personaje de Niébolo para volcar en él sus críticas contra Hitler. No sin ingenuidad, nuestra heroína preguntará por el referente real de esta criatura maléfica. El autor le responderá con un expresivo «¡Quién va a ser!». A su vez, María mantiene una buena amistad con una de las grandes escritoras francesas de la época, Colette.

Otro personaje real es Vicente Huidobro, el gran poeta que había visitado la España republicana, en plena Guerra Civil, y que afirmaba con la mayor convicción ser descendiente del Cid. Seguramente porque su ego era desmesurado. Del tamaño de una catedral, según dice Edwards en la novela. O porque su cordura era inversamente proporcional a su genio.

La ultima hermana - Jorge EdwardsLa última hermana es un canto a la vida y al valor en tiempos oscuros, en los que cada pequeña victoria contra la barbarie cuenta, en medio de la incertidumbre permanente y de momentos espeluznantes como la tortura de María a manos de la Gestapo; pero es también una declaración de amor a la cultura francesa. No en vano, uno de sus escritores preferidos es Marcel Proust y su madre fue, según cuenta en Los círculos morados (Lumen, 2013), su libro de memorias, «una afrancesada deliberada, consciente, sin la menor conciencia culpable, sin el más mínimo complejo». Ella le habló, por ejemplo, de su admiración por Víctor Hugo o Anatole France. Además, el colegio de su infancia, La Maisonnette, «era el reino de lo francés en todo su esplendor». No hay que olvidar, por otra parte, que Edwards fue embajador de Chile en París, donde tal vez experimentó, como su protagonista, el contraste entre la amplitud cultural de la ciudad del Sena y el corsé de prejuicios de Santiago de Chile.

Después de la guerra, María evocará su experiencia como un tiempo trágico en el que aprendió muchas cosas, en el que conquista su propia libertad. No llega a decirlo explícitamente, pero intuimos que, por más que la ocupación fuera una etapa oscura, nunca llegó a ser más feliz. En La gran evasión, le sucede lo mismo al personaje de Richard Attenborough. Porque también encontró en la rebelión contra la barbarie un sentido no solamente para sobrevivir, sino para vivir.

Latest posts by Francisco Martínez Hoyos (see all)

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies