Cinefórum

Cinefórum CCXLVIII: «Perfect Blue»

Tras Los Mitchell contra las máquinas, volvemos a apostar una semana más por el género de la animación. Echamos la mirada atrás para detenernos en la que se ha convertido, con el tiempo y por sobrados motivos, en una de las películas de culto del anime japonés: Perfect Blue.

Corría el año 1997 (en España tardaría un año más en estrenarse) cuando Satoshi Kon dio a luz este thriller psicológico basado a su vez en la novela Perfect blue. Complete Metamorphosis de Yoshikazu Takeuchi.

La trama no es desconocida: una joven y cándida cantante de un grupo pop (j-pop, para ser exactos) e incipiente actriz se ve atrapada por la presión de la fama y por el acoso, cada vez más claustrofóbico, al que se ve sometida, en una espiral de trágicos acontecimientos que harán que vea cuestionado su trabajo y su persona, llegando a dudar incluso de su propia identidad.

Si bien algunas coordenadas culturales japonesas nos resultan algo ajenas, la historia funciona perfectamente en latitudes occidentales; no en vano, son múltiples los casos reales que muestran paralelismos con la historia de Mima (desde Marilyn Monroe a otros casos todavía más recientes). Al final, la  trampa en la que va cayendo la protagonista de la cinta no es sino un reflejo de un modelo de explotación neoliberal, cruel y efímero en que la persona se convierte en producto de usar y tirar. A ello se le suma el componente sexual, el machismo, las enfermedades mentales y las entonces nacientes redes sociales. Nos encontramos con un complejo relato que, más de veinte años después, mantiene una sorprendente vigencia respecto al mundo actual.

Digno de mención es el excelente trabajo de montaje de Harutoshi Ogata, que logra que el espectador también se vaya quedando poco a poco enredado en una red de confusión entre la realidad y la alucinación, sin por ello restar interés y atención a la trama principal. La animación de Satoshi Kon, así como sus planos, denotan un estilo muy personal que busca sin complejos el impacto y la incomodidad en el espectador. Veremos influencias de la obra de Kon en películas como Réquiem por un sueño y Cisne negro, entre otras.

Por todo ello, seguramente por mucho más, Perfect Blue se ha convertido en un clásico del cine de animación japonesa, en una película que tiene merecida la etiqueta de obra de culto. En una cinta que merece la pena ser descubierta o redescubierta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba