Notas de extramurosOpinión

Estados Unidos: el voto de la decadencia – 28 de octubre

Cuando Estados Unidos elija presidente, China ya sabrá cómo serán sus próximos cinco años. Las elecciones estadounidenses se cierran entre el ruido y la furia mientras, en un hotel al oeste de Pekín, a puerta cerrada, el Comité Central del Partido Comunista chino redacta el plan quinquenal de la potencia asiática para el próximo lustro. La prioridad es la tecnología y lo que en Pekín llaman la doble circulación: ser una potencia global de producción que también nutra y enriquezca a su propia población. China planea reinar en las redes 5G, en biomedicina, en el internet de las cosas. También quiere explorar la luna.

La revista Newsweek imagina al presidente de China como un hacker al frente de un ejército oscuro de cibersoldados. Objetivo: la democracia americana. Pekín ha sustituido a Moscú como el foco del mal en ese periodismo estadounidense al que nunca han dejado de susurrar los servicios secretos. En la portada, Xi Jinping como Mr. Robot: las series son los vehículos de la propaganda contemporánea. El miedo vende: Cómo mueren las democracias, de dos profesores de Harvard, ha sido bestseller en estos años en los que América se ha hecho grande otra vez sobre cadáveres negros que no importan y el fuego del fascismo protestante que mata sin complejos ni capirote.

Mientras Estados Unidos decide si su democracia muere o agoniza, su industria sigue desmantelada: solo representa el diez por ciento de una economía sustentada en los servicios y la fe en la bolsa. Y en la máquina de hacer dinero. El dólar continúa siendo el dios de los billetes de un mundo en el que China, sin embargo, ya despliega más embajadas y consulados que Estados Unidos: doscientas setenta y seis banderas rojas en los cinco continentes, y sin disparar tomahawks. «Tenemos amigos en cada rincón del mundo», dijo Xi Jinping en su discurso de año nuevo. Recuerda Esteban Hernández que Trump, por su parte, subrayó que había que levantar un muro. Su libro se titula Así empieza todo.

En Estados Unidos están abriendo una red de hoteles Atari donde los clientes pueden sentir que están en una consola de los años ochenta. Atari son los vídeojuegos de Stranger Things, la serie revival más vista de Netflix. También las películas se hacen en serie: Star Wars, John Wick, Frozen. Oliver Stone, que es el cine de otra época, publica estos días sus fotos personales de cuando hizo la guerra en Vietnam, que es donde los intelectuales dicen que se jodió el sueño americano. Los jóvenes soldados miran a la cámara sonrientes y narcotizados, derrotados e indiferentes. Hoy su país se gasta dos mil millones de dólares al día en un ejército que siempre puede morir matando.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este Tumblr.

Víctor García Guerrero
Últimas entradas de Víctor García Guerrero (ver todo)
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar