Sueños y monstruos de la democracia en Brasil – 22 de enero

0

Brasil está en los Óscar de este año con un documental. Lo dirige una mujer y se titula Democracia em vertigem: «al filo de la democracia», según Netflix. Cuenta lo que ha pasado en Brasil en los últimos años: impeachment a Dilma, cárcel de Lula, Bolsonaro en el poder. Las primeras imágenes muestran a Lula justo antes de entrar en la cárcel. «Nada de lloros, joder», dice el expresidente. La directora, Petra Costa, tiene tantos años como la democracia brasileña: un «sueño efímero», describe la narradora. La vida como sueño está en Calderón y en Platón. Y en Brasil, donde también es frenesí.

Bolsonaro define la película como una «obra de ficción». Y una «porquería». Aunque no la ha visto, porque, según él, no tiene tiempo para «alimentos para buitres». Los buitres comen carroña, que es lo que sobra de la carne muerta y corrupta. Bolsonaro no puede entenderse sin el sistema corrompido que le llevó al poder sacando a golpes de la escena a Dilma Rousseff y a Lula da Silva. Tampoco se comprende a Bolsonaro sin la desigualdad brutal y el esclavismo de base en un país sin orden ni progreso para la mayoría. Esa verdad no gusta a los políticos de verdades reveladas.

Jair Messias Bolsonaro cumple año de presidente y ha destituido a su secretario de Cultura. Un tal Alvim, que se grabó en vídeo traduciendo a Goebbels y con Wagner de fondo: «el arte brasileño de la próxima década será heroico y nacional». Frases nazis, música favorita de nazis y look fascista, con bandera y cruz enmarcando. Demasiado evidente hasta para Bolsonaro. Las redes crucifican y defienden al presidente. El perfil MamaeFalei critica el documental anti-golpe: la voz de la narradora es llorosa, se queja el youtuber. En el Brasil de los cruzados, la emoción femenina es un pecado.

Los padres de la directora de Democracia em Vertigem le pusieron Petra como homenaje a Pedro Pomar, un comunista asesinado por la dictadura brasileña, que a los disidentes los llamaba «terroristas» y subversivos. A veces eran artistas, como Glauber Rocha, el director de lo que en aquellos tiempos era Cinema Novo. Bolsonaro, tan pío, no soportaría la divinidad de su película Dios y el Diablo en la Tierra del Sol. Y tiraría como alimento a los urubús Terra em trance: está llena de populistas, de golpistas, esas cosas tan años sesenta, tan vintage, y tan reales como el sueño que produce monstruos.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este Tumblr.

Víctor García Guerrero
Últimas entradas de Víctor García Guerrero (ver todo)

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

Leave A Reply