ExtramurosOpinión

El humor no tiene fronteras – 27 de septiembre de 2017

El expresidente de México, Vicente Fox, se ha convertido en comediante profesional. En un canal de youtube de vídeos pretendidamente graciosos, Fox se interpreta a sí mismo como un supuesto aspirante a ocupar la Casa Blanca en 2020. «Trump, México no va a pagar el puto muro», dice en el más visto: dos millones y medio de visitas. El expresidente habla desde una mesa presidencial, con bandera de México a su espalda, y hace chistes contra Trump para defender a su país. Pero el canal es estadounidense y los vídeos se graban en Los Ángeles. Fox cobra en dólares, esto se une a su salario de exjefe de Estado. Nueve mil euros. Con la patria también se puede hacer dinero.

Vicente Fox detesta a Trump y recurre a Internet, que no tiene pasaporte, para hacerlo saber. Trump llegó a la presidencia llenándose la boca de patria desde un plató de televisión, que es otra forma etérea de estar en el mundo. Sin pisar la calle. O sus fronteras. Pero algo debía sospechar Trump que temían los electores porque su gran promesa fue precisamente construir el muro con México: la frontera es lo que define los límites de la tierra y del Estado, esa entidad amenazada por Internet, otros Estados y ese alimento de cualquier nacionalismo que es el extranjero. Trump no hizo muchas bromas. Y si las hizo se las tomaron en serio como para hacerlo presidente.

Alternativa Para Alemania ha metido los votos de la ultraderecha en el Bundestag y una parte de Europa se encomienda a Merkel frente a esa otra parte incómoda de la soberanía nacional. Mejor la égida alemana de banca y comercio que de camisas pardas. En eso hay poco que discutir. Pero se olvida que la derecha convencional también cultiva las flores del nacionalismo. También construye un mundo de propios y extraños. De vagos y laboriosos. Es el abono para quienes rechazan un continente de extranjeros, y de griegos, portugueses y catalanes que piden dinero prestado. Los nuevos nazis quieren marcos y fronteras, para disfrutar ellos solos del botín de la Europa alemana.

Catón el Viejo proclamó que la patria es la tierra: porque «en ella nacemos y en ella yaceremos». Y lo decía él, un patriota de la lengua de Roma en tiempos en los que el latín competía con el griego. Luego Roma se hizo Imperio, y la patria fue el Estado y la tierra enmarcada por sus fronteras. A los que vivían allí, en el limes, los llamaban limitaneus. Hablaban mal latín y decían en Roma que no distinguían entre barbarie y civilización, entre el bien y el mal. Hoy serían equidistantes. Siglos más tarde, el británico Doctor Thompson exclamó desde otro imperio que el patriotismo es un refugio de canallas. Hoy aprendemos con Vicente Fox que también puede ser una comedia bien pagada.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este tumblr.

Víctor García Guerrero
Últimas entradas de Víctor García Guerrero (ver todo)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba