ExtramurosOpinión

La ideología de los mapas – 28 de julio

Los mapas también hacen la guerra. Las cartografías más utilizadas en EEUU y la Europa de la OTAN para seguir el conflicto de Ucrania los publica una organización estadounidense. El Instituto para el Estudio de la Guerra facilita mapas interactivos y gratuitos con información sobre ataques, avances y retrocesos. Y añade un comentario. El último dice: ganancias marginales rusas, mientras Moscú mastica a su vecino. El Instituto para el Estudio de la Guerra se define como una organización no partidista dedicada, sin embargo, a «mejorar la capacidad de la nación para ejecutar operaciones militares». No tiene ánimo de lucro.

Al ISW, por sus siglas en inglés, se le pueden hacer donaciones: «ayúdanos a seguir al frente del pensamiento militar», dice su web. Los mayores donantes son empresas. Estas son las cuatro primeras: Kirkland y Ellis (mayor bufete de abogados del mundo por facturación); General Dynamics (gigante del armamento que fabrica cazabombarderos, tanques o misiles); y Capital Bank (un banco de Panamá). Leyes, armas y dinero. Y General Motors: «lo que es bueno para General Motors, es bueno para Estados Unidos», dejó dicho su presidente Wilson hace setenta años: el capitalismo y el imperio se resumen a sí mismos.

La BBC y la CNN usan a diario los mapas del Instituto para el Estudio de la Guerra. Son su imagen del conflicto. Rusia tiene los suyos. El portal privado Readovka publica un mapa diario que tiende a exagerar los avances rusos. Triunfa en Telegram, donde abundan las cartografías de los llamados OSINT: observadores de fuentes abiertas. Los mapas de los aficionados desafían a los oficiales de Moscú, Kiev o Washington. Si hay fake news, hay fake maps. La guerra también se gana o se pierde en el dibujo de las trincheras.

Los mapas cargan ideología porque la mano que dibuja no es inocente. El mapa más antiguo es babilónico, del siglo VI a.C.: el mundo es agua y en el centro está… Babilonia. España y Europa ocupan el centro del mapa de Juan de la Cosa, el primero que incluye a América. Lo firmó en el Puerto de Santa María: el mar, la mar, del poeta Alberti, exiliado para que el mapa patriota no le mandase a la fosa común. Las dos Españas que helaban el corazón tenían también su propio servicio de cartografía. Al territorio sin mapa lo llamaban país en sombra: unas tinieblas a la espera de retrato y derrota.


Extramuros es una columna informativa de Efecto Doppler, en Radio 3. Puedes escucharla aquí.

Efecto Doppler Extramuros

Víctor García Guerrero
Últimas entradas de Víctor García Guerrero (ver todo)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba