Notas de extramurosOpinión

Trabajar y morir en la convivencia imposible – 15 de abril

Tenaris, Brembo, ABB, Persico. Así se llaman algunas de las empresas que no quisieron cerrar en Bérgamo, cuando Lombardía ya se asfixiaba de peste. Tenaris, Brembo, ABB, Persico: dos, tres sílabas, un acrónimo: el dinero usa nombres para el olvido. Los cuatro mil ochocientos muertos de Bérgamo se llamaban Enrica, Saverio, Sandro o Liliana: la prensa local habla de ellos y les recuerda con fotos. L’Eco di Bergamo hizo récord en marzo: diez páginas de necrológicas al día durante una semana. El director del periódico dice que todavía no sabe si la pandemia creció a lomos de la política, la economía o la falta de sentido común.

Bérgamo, la capital de la pandemia en Italia y en Europa, nunca bajó la persiana. Recuerda la periodista Alba Sidera las presiones de la patronal, Confindustria, y la complicidad de los políticos al frente de la región. Empezando por el gobernador. Se llama Attilio Fontana, y es de La Liga, tan patriota que dejó que las empresas siguiesen metiendo a sus trabajadores en las fábricas como si fuesen mataderos. «Primero, los italianos», se le hincha el pecho a la Liga de Salvini. Más bien: los euros italianos. «Bérgamo no se detiene»: otro eslogan, este del alcalde, del Partido Demócrata, ni siquiera un rescoldo del PCI, muerto y enterrado, que en Bérgamo tenía capital.

De Bérgamo ahora queda la imagen de los camiones del ejército llevándose a los muertos que ya no cabían en el cementerio. La muerte en caravana es más memorable que un hashtag. #YesWeWork, sí trabajamos, decía el de la patronal italiana mientras los camiones fúnebres calentaban motores. El dinero no pide perdón. El dinero hace pruebas. Tests: «menos impuestos, más testeo», leo a las nietas de Videla en Argentina. El dinero global no quiere que la máquina se pare, como demuestran sus capitanes Johnson y Trump: a uno lo paralizó la UCI y al otro ni siquiera la muerte de sus amigos. «America, first»: sí, también en la lista de difuntos.

En muchos países, el primer gran foco de contagio fue en un funeral. Ahora se entierra sin sepelio por culpa de la peste: un drama en lugares como España, capital europea de las despedidas fúnebres, en gasto por habitante. El síndrome de abstinencia lleva a los más adictos a la muerte a colocar un crespón negro en las banderas de su balcón. O a llevar mascarillas de combate. Negra sombra que me asombras. Novios de la muerte globalizada. En todo el mundo hay quien llora más por su país que por su gente: es bandera, empresa, una nación al servicio del balance contable. No una patria curada sino con los muertos a cuestas: haciendo dinero para pagar el funeral.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este Tumblr.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba