La soledad: el gigante malvado de nuestra época – 24 de enero de 2018

1

En el Reino Unido han creado un ministerio de la Soledad. Theresa May ha puesto al frente a su responsable de deportes después de recibir un informe del Parlamento que dice que nueve millones de británicos se sienten solos. Uno de cada cinco. La soledad es el gigante malvado de nuestra época, una «epidemia», asegura el informe, centrado en trabajadores, viejos, refugiados y dependientes. Clase baja, por lo general. Dicen los investigadores que los solitarios están mal de salud. Que les va peor que si fuesen obesos o se fumasen un paquete al día. Y que todo afecta a las cuentas públicas: treinta y dos mil millones de libras en costes sanitarios al año. La gente sola sale muy cara.

Al equipo anti-soledad del gobierno británico no le han dado fondos ni programa. Sólo el encargo vago de que hagan algo. La ministra encargada confía en los voluntarios, en la sociedad civil, ese concepto que se puso de moda de este lado del telón de acero cuando se trataba de desprestigiar al Estado socialista. Los conservadores del Reino Unido estaban en primera línea de batalla, con Margaret Thatcher al frente del pelotón. «No hay tal cosa como la sociedad», decía la dama de hierro. «Hay individuos, hombres y mujeres. Familias. Es nuestro deber cuidar de nosotros mismos». Para Thatcher la gente estaba sola y era pobre porque quería. Que se ayuden ellos.

La sociedad no existe pero sí los individuos eventualmente solidarios. Piadosos. El neoliberalismo de Thatcher empezó a desmontar el Estado porque creía en la religión del dinero y en que las almas buenas serían prósperas por sí mismas. A algunas sí les ha ido bien. Cinco familias británicas acaparan más riqueza que doce millones de compatriotas. Lo calcula Oxfam, que subraya que la acumulación de capital se ha multiplicado en los últimos veinte años, justo los que van del funeral de la sociedad oficiado por Thatcher a la epidemia de soledad de estos tiempos salvajes. Los ricos también pueden ser solitarios, pero al menos tienen para pagarse el viaje y huir de sí mismos.

La soledad es una dulce costumbre para la mitad de la población británica en algún momento de su vida. El joven corredor de fondo de Allan Sillitoe decía que nunca se sentía tan libre como cuando corría solo, porque todo a su alrededor estaba muerto, «muerto antes de cobrar vida siquiera». Vivía en un reformatorio para chavales problemáticos, allí donde el establishment conservador y clasista ha encerrado siempre a la parte de esa sociedad que dictan que no existe. O sea, a los pobres, a la clase baja de fuego en el alma e infierno en vida a la que, por caridad, se le reserva una sombra fiel hasta su último día.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este tumblr.

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

1 comentario

  1. Margaret Hater on

    Margaret Thatcher:

    there’s no such thing as society. There are individual men and women and there are families. And no government can do anything except through people, and people must look after themselves first. It is our duty to look after ourselves and then, also, to look after our neighbours.

Leave A Reply