Cinefórum

Cinefórum CCLVIII: «The Father»

Cual cuchillo en mantequilla, la comedia se abre camino en nuestro longevo ciclo de cine. Si la semana pasada veíamos S.O.B. (Sois hOnrados Bandidos en español), en nuestra parada número 158 visitamos por primera vez la poco conocida filmografía búlgara para disfrutar de Bashtata (The father).

Dirigida por Kristina Grozeva y Petar Valchanov en 2019, The father nos cuenta en forma de comedia dramática la relación que, tras la muerte de Valentina, se forma entre su marido Vasil y su hijo Pavel, a raíz de un último mensaje que el padre no llegó a recibir.

Padre e hijo son la cara y la cruz de esta cinta. Ivan Savov representa al padre y encarna la parte más dramática de la historia, un hombre tozudo de fuerte carácter, que se resiste a aceptar la muerte de su esposa y a reconocer su propia vulnerabilidad. Ivan Barnev interpreta al hijo, el reverso cómico de la cinta: un hombre de mediana edad, a punto de tener un hijo y que se ve desbordado por la serie de acontecimientos que harán temblar su obsesión por tenerlo todo controlado.

Parte del éxito de esta película radica en la proyección casi universal que puede tener una historia como esta: un hijo que, tarde o temprano, tiene que hacer frente al envejecimiento de sus progenitores; aceptar la vulnerabilidad con la que el tiempo los golpea lentamente y reconocer que él mismo ya no es el niño de un tiempo pasado. Aquel en el que sus padres estaban siempre para cuidarlo. Ese cambio de roles es la principal neurosis de Pavel que, mientras aparta el duelo por el fallecimiento de su madre, trata de velar por su frágil padre e intenta no disgustar a su mujer, que vive un embarazo de riesgo.

Esa neurosis fruto del intento por tenerlo todo bajo control constituye el motor de una actuación a pesar de todo humorística, apoyada en una serie de situaciones incómodas, en la torpeza y el fracaso constante. Un clásico que funciona, aunque da lugar a algunas secuencias algo forzadas.

The FatherPor otro lado, el costumbrismo, mezclado con un humor negro y desdramatizador, se revela como otro ingrediente eficaz de una cinta que busca un ritmo ágil, dentro de un carácter general sobrio tanto en la realización como en sus diálogos.

Premiada en la Seminci de Valladolid y en la sección oficial del festival de Karlovy Vary (República Checa), sería de justicia que The father tuviera más proyección exterior. Es una película que posee la virtud de la empatía y que, desde las sombras de nuestras vivencias, es capaz de arrancarnos una sonrisa. Una buena excusa, en cualquier caso, para conocer un poquito más el cine que viene de Bulgaria.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba