Cinefórum CLXXVII: Hard Candy

0

La venganza es un cuadro que el cine ha pintado (y pintará) en innumerables ocasiones. Unas veces  el retrato es ingenioso y burlón como en El golpe; otras, despiadado y de pincelada rápida como la magistral Sin perdón; algunas otras, posee tintes épicos dignos de una lucha en el Coliseo entre un emperador y un gladiador; y también, en ocasiones, el lienzo se convierte en una espiral obsesiva como la de la anterior película del ciclo que nos ocupa, I saw the devil.

Para esta edición el color elegido ha sido el rojo, rojo piruleta, rojo caperucita, rojo sangriento, rojo engañoso. Todas esas tonalidades están presentes en la película de David Slade Hard Candy, un thriller psicológico en el que el espectador es víctima del engaño y la manipulación (no en vano Slade dirigiría tiempo después Bandersnatch, el capítulo interactivo de la afamada Black Mirror).

Ellen Page y Patrick Wilson protagonizan de forma sublime esta historia en la que una bisoña adolescente y un fotógrafo de modelos se conocen a través de Internet y conciertan una cita que irá por derroteros poco esperados.

A pesar de lo limitado del guion y del espacio físico en que transcurre la película, esta se sostiene con holgura no solo gracias al dúo interpretativo de Wilson y Page, sino también a la dirección de Slade y el montaje de Art Jones, que dotan a la cinta de un ritmo y unas perspectivas que acentúan las bondades de las interpretaciones y atenúa las carencias de la trama.

Pasados quince años desde su estreno, queda patente, por otra parte, que una virtud de esta película es la vigencia de sus temas de fondo: los riesgos de Internet, los abusos sexuales, la violencia de género o, de una manera más profunda y filosófica, la perversión del sentido de justicia que conlleva la venganza y la verdadera eficiencia del ojo por ojo.

A pesar de poder parecer, a priori, una película un tanto montonera, Hard Candy se yergue como una cinta muy agradecida, aunque el espectador se sienta en numerosas ocasiones un juguete en manos del director.

Latest posts by Iván Fernández Prieto (see all)

Leave A Reply