El príncipe Salman de Arabia Saudí viaja a EEUU: armas, relaciones públicas y cine para el reino de los cielos – 4 de abril de 2018

1

El príncipe Mohammed bin Salman, futuro rey de Arabia Saudí, está de gira por Estados Unidos. Es su gran presentación en el país que más petróleo le compra. Ha estado con Trump, con políticos, empresarios y periodistas: ha dado entrevistas donde ha dicho que el líder de Irán es peor que Hitler. Y ha afirmado que Israel tiene derecho a existir. El reino de los cielos ya no disputa Jerusalén, la capital que era todo y nada en tiempos de las cruzadas, según definía Saladino en la película de Ridley Scott. Ahora lo cede al compañero de negocios, Israel, con carta blanca para matar a esos palestinos parias por no tener nada que ofrecer al Dios verdadero. Gaza no le borra la sonrisa al príncipe.

Salman ha hecho escala en Seattle. Allí ha visitado la fábrica donde Boeing produce aviones de guerra como el F35, el nuevo bombardero de las ciudades del diablo. Salman también se ha encontrado con Jeff Bezos, el dueño de Amazon. Más business: para que Amazon monte su negocio en el reino y los ricos saudíes dejen de comprarle vía terceros. La cosa va bien. De ahí las sonrisas en la foto. Nada grunge. El grunge de Seattle lleva muerto un par de décadas prodigiosas. Las camisas de leñador ya están en el museo de viejas novedades y en Seattle el mago de Oz recibe al príncipe del petróleo. La nube y el fósil. Dos fenómenos naturales.

La apariencia es importante para el rey del porvenir y por eso se ha encontrado, también, con Oprah Winfrey, absolutamente #MeToo pero encantada de ofrecerle servicios de asesoría de imagen al príncipe de uno de los países del mundo donde ser mujer es, legalmente, una categoría inferior. Pero los spin-doctors pagados por Salman en nuestra prensa libre dicen ahora que los infraseres femeninos saudíes pueden ser optimistas, porque en breve podrán sacarse el carné de conducir. Faltan todos los detalles, que deberán ajustarse a la sharia, la ley islámica que rige todo. Incluido el cine, prohibido. Pero Salman ha estado en Hollywood para asegurar que eso también va a cambiar.

Porque este año van a reabrir los cines en Arabia Saudí. Llevan cerrados casi cuatro décadas, las que han pasado desde que allí manda el wahabismo, la misma versión del Islam que comparte el terrorismo de mártires y Youtube. Las películas tendrán que ajustarse a la ley de dios. Cuidado cineastas con la risa, esa cosa del demonio. Que tengan también precaución con la historia, el sexo y el amor. En La Meca no entrará la carne homoerótica de Peter O’Toole. Temía Lawrence liberando Arabia quedarse solo y que los vientos del poder se llevasen su alma. Lo escribió hace un siglo, tiempo suficiente para que por fin sea una urna vacía cubierta de polvo y sonrisas hipócritas.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este tumblr.

Víctor García Guerrero

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

1 comentario

  1. No hay cambios relevantes. Eeuu sigue buscando un doble suelo y propiciar cortes al alza y Europa y el resto de bolsas que ya lo hicierin o incluso un triple suelo pues ya rebotan y como eeuu no acompaña lo hacen a tirones. Ayer eeuu cayo con muy poco volumen. Hay un desajuste de tiempos entre eeuu que esta vez va por detras y el resto de bolsas.El rebote esta seguro, de hecho en Europa yo creo que ya se hizo suelo que el mismo no sea comandado por Eeuu dice mycho de la debilidad de las bolsas con independencia de a donde nos lleve el precio ese rebote.

Leave A Reply