NELINTRE
ExtramurosOpinión

Escuelas en ruinas en el país de Oxford – 7 de septiembre

Miles de estudiantes británicos no pueden volver a clase porque sus colegios están a punto de desmoronarse. 156 escuelas públicas del Reino Unido se están revisando después de que un cole empezase a caerse a pedazos en pleno verano. Los colegios cerrados fueron todos construidos con RAAC: acrónimo en inglés para Hormigón Celular Reforzado en Autoclave, utilizado entres los años sesenta y noventa del siglo XX. Tenía una validez de tres décadas. La instrucción pública británica se construyó con un material con fecha de caducidad.

Los laboristas acusan a los conservadores de dejar caer a la educación pública. Los tories han gobernado el Reino Unido durante los últimos trece años. El primer ministro Sunak apunta a que puede haber 2000 colegios afectados, pero que hay 20.000 que están bien. Sunak no fue a ninguna de esas escuelas, sino al privado Stroud School: un caserón de ladrillo en la campiña de Hampshire. Lo que se derrumba en el Reino Unido es la escuela gratuita y universal, conquista de las clases trabajadoras en el siglo XX en el mundo libre.

La educación es una de las grandes industrias del Reino Unido: la universitaria genera al año unos 35.000 millones de euros solo con estudiantes extranjeros. Son cifras pre-Brexit, cuando los alumnos de la Unión Europea pagaban menos matrícula que los de overseas. Pero ese dinero no acaba en escuelas o institutos. Es cash para las universidades, que están al margen del sistema nacional de educación: Oxford y Cambridge, como las universidades medievales españolas, existen siglos antes de la educación universal. No hay élite sin exclusión.

Antes del derrumbe, el elitismo británico se ejercía en el acento y la disciplina. La izquierda artística lo sabía. Another brick in the wall termina con la destrucción de pupitres y aulas. Es una fantasía. En la imaginación de Pink, los alumnos, hartos de ser ladrillos en el muro y carne para la máquina, le prenden fuego a su escuela de oscuro sarcasmo. El Free cinema de Lindsay Anderson había ido mucho más allá: Malcolm McDowell y sus colegas disparan con armas de guerra contra todos. Para el poder clasista y corrupto de colegios en castillos reservaban una bala en la cabeza.


Extramuros es una columna informativa de Efecto Doppler, en Radio 3.

Efecto Doppler Extramuros

Víctor García Guerrero

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba