Pobreza bajo la bota para garantizar el business y los selfies visitantes – 28 de febrero de 2018

0

El ejército de Brasil patrulla a estas horas las favelas de Río de Janeiro. Lo hará hasta fin de año. Un general es el responsable máximo de todas las policías de Río, de los bomberos y de las cárceles. El gobierno de Temer ha conseguido que el Congreso apruebe la militarización por la vía de urgencia, sin enmiendas. La derecha brasileña, la que manda en el país, la apoya con vehemencia: dicen que hay una crisis de seguridad (seis mil setecientos treinta y un asesinatos en 2017) y que se debe hacer cumplir la Constitución. La izquierda (derribada del poder con un golpe legal) advierte de que la supuesta guerra contra el crimen es en realidad un pisotón a los pobres que acaba con las libertades.

Una de las primeras medidas que ha adoptado el general Walter Souza Braga Netto como interventor general es hacerles fotos a los habitantes de las favelas. Foto y documento de identidad. «No todos somos bandidos», se quejan los vecinos. A la prensa se lo ponen difícil: grabar el fichaje de los favelados, afirma el ejército, pone en riesgo su seguridad. El martes pasado mataron a tiros a un sargento. Pero no fue ningún periodista sino posiblemente algún integrante de las bandas que gobiernan las favelas en ausencia crónica del poder público. Con Lula de presidente, el gobierno intentó dignificar los barrios pobres de Brasil. La crisis y el golpe les han enviado al ejército.

Las favelas son hijas de la guerra, madre de tantas cosas. En la Guerra de Canudos, a finales del siglo XIX, los soldados de la República se instalaron en el morro da favela, una planta típica en Bahía. Cuando acabó la guerra y regresaron a Río, sin sueldo ni vivienda, los veteranos se instalaron en colinas parecidas a las de Canudos. Las llamaron «favelas»: memoria histórica del combatiente. Y ellos, los antiguos soldados, se convirtieron en favelados, como sus vecinos igual de pobres llegados a Río del mismo nordeste reconquistado en nombre de la ley. El ejército en la favela no es una anomalía. Es un bucle melancólico. Tristeza não tem fim.

Las visitas turísticas a las favelas cariocas están de moda. La que organiza Favela Tour promete un viaje seguro en furgoneta climatizada. Nada de jeeps ni motos, no caiga una bala perdida. La experiencia de la miseria sale a partir de cincuenta y cinco euros por persona, con precios especiales para niños. Favela Tour tiene cuatro estrellas y media en Tripadvisor. «Muy interesante», dice la usuaria Juli, encantada con las vistas desde la favela da Rocinha. Estos días, con el ejército rondando, habrá bajado el negocio, aunque no faltará quien asuma el riesgo porque bien vale unos likes. La pobreza también es un business y la favela, en su sitio bajo la bota del orden y el progreso, una cosa chic.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este tumblr.

Víctor García Guerrero
Últimas entradas de Víctor García Guerrero (ver todo)

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

Leave A Reply