El Domingo a las 5Escudos

C.D. Castellón

Castellón de la Plana es un municipio español, capital de la provincia de Castellón y de la comarca de la Plana Alta, en la Comunidad Valenciana. Rodeado por distintas sierras y el mar Mediterráneo, cuenta con una población de algo menos de doscientos mil habitantes, aunque su área metropolitana ronda los trescientos mil, lo que convierte a Castellón en la cuarta ciudad de la Comunidad Valenciana por número de habitantes.

Sobre una loma en las estribaciones de la sierra del Desert, se alza el castillo árabe del Fadrell que, junto con las alquerías de la Plana, fue el primer cobijo de los conquistadores musulmanes, fundadores de una ciudad reconquistada siglos después por Jaime I y patrocinada desde 1366 por la Virgen de Lledó, cuya imagen fue hallada por el campesino Perot de Granyana. Desde entonces, Castellón participó en la revuelta de las Germanías, en la guerra de Sucesión (fue sometida, como el resto de su reino, por Felipe V) y las guerras de Independencia y carlistas. Cuando, a finales del siglo XIX, el fútbol pisó la Península, la ciudad estaba en plena oleada industrializadora, pero no fue hasta casi medio siglo después cuando la provincia más septentrional de la Comunidad Valenciana vio nacer el club que lleva el nombre de su capital.

En cualquier caso, el fútbol comienza a practicarse en Castellón a principios del siglo XX, aunque más que partidos de fútbol como los de la actualidad, los encuentros eran reuniones de amigos donde se daban patadas a un balón, sin unas normas reglamentarias. Estos eventos se jugaban en los terrenos del Tiro de Pichón (hoy Parque del Oeste). En 1911 aparece el primer club organizado, el Deportivo, que jugaba en el campo del Hospital. Poco después se fundó el Castalia (que se convierte en el club más importante de la ciudad y disfrutó incluso de un campo propio en la carretera de Valencia, luego heredado por la Cultural Deportiva) y pronto surgió una gran rivalidad entre ambos clubes.

En 1919, con el fútbol en pleno auge, surgen nuevas entidades como el Obelisco, el Regional, el Ribalta y el Cervantes, con lo que ya se podían celebrar partidos de carácter local. El equipo de la Sociedad Deportiva Cervantes Fútbol Club puede considerarse como el verdadero precursor del futuro C.D. Castellón: estaba formado por jóvenes trabajadores, con pocas posibilidades aunque contaban con el apoyo del Centro Republicano. Vestían el uniforme tricolor de la bandera republicana y el escudo del club era una estrella. El fuerte auge de este club, provocó la progresiva disolución de todos los demás.

Para 1921, existía un deseo generalizado de contar con un club que llevase el nombre de la ciudad, tal y como ocurría en otros lugares de España, para poder representar a Castellón en competiciones de carácter nacional. El 20 de julio de 1922, en acuerdo tomado por la Junta General de la S.D.Cervantes F.C., se autorizó el cambio de nombre a Castellón Club de Fútbol y, casi de inmediato, a Club Deportivo Castellón. Los colores acordados fueron el negro para el pantalón, y las franjas horizontales verdes, naranjas y azules (por los campos, los frutos y el mar, respectivamente) para la camiseta. No obstante, las fábricas no disponían de tal variedad y las elásticas debieron ser simplemente blancas.

El primer presidente de la entidad fue Tadeo Mallach, personaje a la postre muy impopular, sobre todo tras vender un partido al Valencia. El primer entrenador del club fue Agustín Sancho, y el primer partido se disputó contra el Cette francés. El 3 de noviembre de 1923 se inaugura el campo del Sequiol en partido frente al Real Club Deportivo Español de Barcelona, con resultado de 2-3. Los definitivos colores albinegros llegan el 11 de octubre de 1925, cuando se decide cambiar las camisetas para no coincidir con el uniforme del Valencia Club de Fútbol y tratar de olvidar la venta de aquel partido de infausto recuerdo.

En la temporada 29-30, el Castellón, estando en Tercera División, elimina al Atlético de Madrid de la Copa en eliminatoria a doble partido, convirtiéndose en el primer equipo de la categoría que eliminaba a un primera. En 1933, tras unos incidentes en el campo del Sequiol en un partido contra el Real Oviedo, la federación clausura durante tres meses el campo y obliga al club a jugar sus partidos en Mestalla, algo a lo que se negaron tajantemente los directivos del Castellón. El club fue entonces excluido de la competición y obligado a desaparecer. No se recuperaría la entidad hasta el final de la Guerra Civil. El retorno a los terrenos de juego se produjo el 1 de octubre de 1939.

Poco después, en la temporada 40-41, el club asciende por primera vez a Primera División en una promoción contra el Real Zaragoza en el campo de Chamartín, dando comienzo a una de las etapas más brillantes de su historia. Fueron seis años seguidos en la máxima categoría, que dejaron para el recuerdo el hito de la temporada 42-43, en la que el Castellón estuvo cerca de ganar el título de liga tras una larga lucha con el Athletic Club. Fue una polémica derrota en la antepenúltima jornada de liga, por 5-0 frente al Celta en Balaídos, lo que hizo esfumarse el sueño del Castellón, que terminó la liga en cuarta posición. Igualmente, la mejor de la historia del club en Primera. Poco después, en 1946, se inaugura el estadio Castalia frente al Atlético Aviación (el nombre del Atlético de Madrid en aquellos años), dejando atrás el querido y añorado Sequiol que, en cualquier caso, se quedaba pequeño para la afición.

El comienzo de la segunda mitad del siglo XX trajo ascensos y descensos para el club de la capital castellonense, pero, a pesar de ello, el club celebró a lo grande sus bodas de oro en 1973: aquel año fue quinto en la liga de Primera División y finalista de Copa frente al Athletic Club, en un partido disputado en el estadio del Manzanares y que perdió por 2-0. En las filas de aquel equipo destacaban jugadores como Vicente del Bosque y Juan Bautista Planelles.

Años más tarde, el 17 de junio de 1987, se inaugura el Nou Estadi Castalia (el actual estadio del club), un viejo sueño de los aficionados orelluts (uno de los apodos del club). Tiene capacidad para 16.000 personas y, a pesar de su fecha de construcción, ya ha sufrido varias modificaciones, una de ellas la remodelación de la temporada 2004-2005, aumentó su aforo en 2.000 espectadores. Sin embargo, poco después de su estreno, en 1991, el equipo desciende a Segunda División y, desde entonces, alterna algunas temporadas en la Segunda División con otras temporadas en Segunda B y Tercera, categoría en la que milita actualmente.

Entre los aficionados del Glorioso (otro de los apodos del club, al que sus aficionados se refieren en ocasiones también como el Inmortal), el primero que destacó en las gradas fue Ultra Torre, fundado en 1978 y llamado así por su emplazamiento en el antiguo estadio del Viejo Castalia. En 1987, coincidiendo con la inauguración del nuevo campo, aparecería el grupo ultra más importante en la historia del equipo, el Frente Orellut, que destacaba por sus tifos con pirotecnia a principios de los años 90, en los que fueron los últimos años del club en Primera División. Otros grupos ultras de han sido las Brigadas Alkohólicas (1988-2000), Cruzada Albinegra (desde 2004) o Barricada Albinegra. Por otra parte, fuera del panorama ultra, Línea Albinegra (desde 2005) e Hinchas Norte (desde 2008) agrupan diversos colectivos de aficionados.

Muchos de ellos y el resto de aficionados del Castellón, siguen apoyando en este periodo complicado de su historia al equipo que, durante años, representó al fútbol de Castellón; a un club histórico que, quizá algún día, vuelva a la máxima categoría de nuestro fútbol:

Pentayus
Últimas entradas de Pentayus (ver todo)
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar