El Seriéfilo

El seriéfilo: resumen del 2020

Parecía que este año no iba a acabar nunca y aquí estamos, con un nuevo resumen anual de las series que más me han gustado en este 2020. A pesar de las turbulencias, los confinamientos y las mascarillas, el mundo seriéfilo ha capeado muy bien el temporal y nos ha dejado un año plagado de buenas series. Destaca en este sentido la buena añada de las producciones patrias, que dan un golpe en la mesa y meten varias de sus producciones entre lo mejorcito del año.

Por desgracia, en diciembre se han agolpado unos cuantos estrenos que me va ser imposible meter en esta apretada lista. Tendremos que dejarlos para el próximo año. La ausencia más importante será la de la española 30 monedas (HBO), la última creación de Alex de la Iglesia. La serie me está encantado, pero no me parecía justo valorarla antes de que llegue a su fin.

Pero dejemos de llorar por los que no están y recibamos con alegría a las que han estado presentes y han llenado las horas de este año interminable. Con todos ustedes, las mejores series de 2020. ¡Vamos allá!

series de televisión resumen 2020

Miniseries

  1. Upright
  2. Antidisturbios
  3. Patria
  4. Mrs. America
  5. Normal People
  6. Gambito de dama
  7. Defending Jacob
  8. Desplazados
  9. Veneno
  10. I May Destroy You

Si hay una categoría que ha destacado este año, es sin lugar a dudas la de las miniseries. Ha sido tanta la producción y tan grande su calidad que he tenido que aumentar a diez las elegidas y, aún así, se me han quedado en el tintero joyas como la israelí Valley of Tears (HBO), La Unidad (Movistar+) o la primera serie plenamente pandémica, la original comedia protagonizada por Michael Sheen y David Tennant, Staged (BBC1).

A pesar de todo, siempre hay alguna serie que logra ir un poco más allá: entre toda esta calidad, la producción que más me ha cautivado es la pequeña gran obra de Sky Atlantic Upright. Esta serie australiana al más puro estilo road movie (y el cóctel de emociones que se desparrama a su alrededor) es merecedora de la medalla de oro de la categoría. El podio lo completan dos títulos españoles que, sin duda, han estado entre los mejores del año en todas las categorías: la frenética Antidisturbios (Movistar+) de Rodrigo Sorogoyen y la mucho más pausada, pero igualmente demoledora, Patria (HBO) de Aitor Gabilondo. Un poco más abajo en la lista tampoco pierde comba la genial Veneno (Atresmedia) de los Javis.

Comedia

  1. Ted Lasso
  2. After Life
  3. Lo que hacemos en las sombras
  4. Ramy
  5. Brassic

La comedia siempre nos da muchas alegrías y, aunque entre las cinco mejores vuelven a aparecer series consolidadas como After Life (Netflix), Ramy (Hulu) o Lo que hacemos en las sombras (FX), también han llegado nuevas propuestas, con un humor diferente y que encandila. Es el caso de Ted Lasso (Apple TV+), con un estilo buenrollista y empalagoso que no debería gustarme; pero ahí está, encabezando la lista. Completan el top 5 las gamberradas de la inglesa Brassic (Sky One), que podemos ver en Filmin, y se queda fuera, por muy poco, Mythic Quest: Banquete de cuervos (Apple TV+). La descacharrante historia del equipo de desarrollo de un videojuego MMO merece un visionado y tiene la virtud de acercar el mundo del videojuego a la televisión.

Sci-Fi / Fantasía

  1. El Mandaloriano
  2. Raised by Wolves
  3. Kingdom
  4. Devs
  5. Historias del bucle

Llegamos a una categoría que cada año crece en importancia y notoriedad, convirtiéndose en la gran apuesta de muchísimas productoras que han acabado por trascender el nicho friki al que originalmente se dirigían.

El año pasado nos maravillamos con la llegada por sorpresa de El Mandaloriano (Apple TV+), pero no podíamos ni imaginar lo que Dave Filoni y Jon Favreau nos tenían preparado para esta segunda temporada. Más guiños a los fans, más personajes icónicos, más acción, más Baby Yoda… Más todo. Es una de las series del año, así, en general.

Bastante alejada de la fantasía repleta de acción y sables láser está la sobria ciencia ficción de Ridley Scott y Raised by Wolves (HBO), una sorprendente historia que nos presenta un universo nuevo, sugerente y cautivador. Un puesto por debajo en la lista encontramos a la surcoreana Kingdom (Netflix), cuya primera temporada ya apuntaba maneras reinventando completamente el género zombi; pero ha sido este año cuando la serie ha explotado definitivamente: una ambientación histórica muy original, su acción frenética y una producción cuidada consiguen que disfrutemos cada minuto de esta nueva temporada.

Cierran esta categoría la genial Devs (Hulu), un thriller tecnológico que plantea dilemas universales como los límites de la tecnología o el libre albedrío, pero de una manera muy entretenida; y la todavía más pausada y lírica Historias del bucle (Prime Video), que me ha sorprendido muy positivamente.

Decepciones

  1. Fargo
  2. Penny Dreadful: City of Angels
  3. Westworld
  4. Killing Eve
  5. Altered Carbon

Puede que este año me haya ilusionado por encima de mis posibilidades, porque os aseguro que he tenido problemas para escoger solo cinco series. Al tratarse de una categoría sensible y correr el riesgo de destilar demasiado odio, prefiero no hacer referencia a las que se han quedado a las puertas de entra.

Altered Carbon (Netflix) no era perfecta, ni mucho menos, pero al menos presentaba un universo cyberpunk muy sugerente, escenas de acción muy logradas y tenía un personaje protagonista carismático. Era más que suficiente para esperar con ganas una nueva temporada, pero, lamentablemente, el presupuesto del proyecto se desinfló como un globo y lo que nos quedó fue una funda de mala calidad que no llegaba ni a la suela de los zapatos a la original.

Tampoco la última temporada de Killing Eve (BBC America) dio la talla. Pareció estar hecha con desgana, sin ideas, con el único propósito de estirar el éxito de la serie. Su deslavazado guion hizo que solo la presencia de Villanelle en pantalla levantara un poco el show, pero llegó un momento en el que ni siquiera ella fue suficiente.

Por otra parte, el giro de Westworld (HBO) hacia la ciencia ficción de acción más convencional, no funciona a pesar de los altos valores de producción. La trama de esta tercera temporada es inconsistente y, aunque se intenta enmascarar con varios giros de guion, la serie no engancha. La elección de Aaron Paul como protagonista parece más un reclamo publicitario para dar empaque al proyecto con un actor de renombre dentro del mundo seriéfilo. El problema es que el actor protagonista en ningún momento se hace con el personaje y no resulta creíble. En fin, dejémoslo aquí porque, han hecho tantas cosas mal con esta temporada que no acabaría nunca.

Tampoco ha funcionado el cambio de ambientación histórica de Penny Dreadful: City of Angels (Showtime). El principio fue el fin, porque todos los valores que destacaban en la serie original fueron destruidos en el trasladado desde el Londres victoriano hacia la ciudad de Los Ángeles de los años treinta. El componente sobrenatural ahora resulta ridículo, es un pegote molesto que nunca encaja con la historia; el enfoque teatral de la serie original, aquí parece una mala parodia. Lástima de una serie que la gran Eva Green dejó en los altares del género y que, con esta última reinvención, ha descendido a los infiernos.

Pero si había una serie que esperaba con ganas e ilusión este año, esa era Fargo (FX). Es cierto que nunca se había vuelto a igualar aquella magnífica primera temporada, pero el espíritu siempre había estado ahí. Ni la segunda ni la tercera temporada me parecen malas. Esta vez, en cambio, la franquicia ha caído muy bajo: la historia no tiene interés, el casting es horroroso y los personajes se pasan de extravagantes hasta convertirse en caricaturas, dando al traste con las esperanzas que habíamos puesto en esta nueva entrega. Una pena.

Series nóveles

  1. Gangs of London
  2. El visitante
  3. Desde otro lugar
  4. Perry Mason
  5. The Great
  6. Hunters
  7. Evil
  8. Alice in Borderland
  9. Lovecraft Country
  10. P-valley

En lo peor del confinamiento, Gareth Evans tuvo a bien sacarnos del sopor de nuestro encierro para brindarnos una cinta de acción sin nada que envidiar a las de la gran pantalla. Gangs of London (Sky Atlantic) da un golpe encima de la mesa y reivindica la acción como genero de calidad.

También mucha adrenalina, pero esta vez mucho más contenida, es la que nos ofrece la enésima adaptación de una obra de Stephen King que, además, cada día tienen más nivel. Si hace un par de años hablábamos de Castle Rock (Hulu) como la mejor serie elaborada sobre un material del prolífico escritor, El visitante (HBO) es aún mejor. Que siga la racha.

En tercera posición, una debilidad personal: todos tenemos una serie que, quizá no es alabada por la crítica, pero nos toca el corazoncito. Ese guilty pleasure que poca gente entiende. En mi caso, este año ese lugar lo ha ocupado Desde otro lugar (AMC), una yincana enorme llena de colorido y buen rollo. Claro que, al hacer mención a esta serie, también me veo en la obligación moral de hablar de su némesis oscura y decadente, la japonesa Alice in Borderland (Netflix): una idea similar, pero planteada de una forma más retorcida, aunque igual de entretenida.

También he tenido tiempo para el mejor noir, que encuentra su hueco con la reinvención del famoso detective Perry Mason (HBO), y para intrigas palaciegas de época que incorporan una buena dosis de humor salvaje con The Great (Hulu). He hecho oídos sordos a las críticas recibidas por los cazadores de nazis de Hunters (Prime Video), que no solo tenían una historia interesante que contar, si no que, sobre todo, la cuenta a través de una maravillosa estética. He entrado en el mundo paranormal de la mano del matrimonio King con Evil (CBS), que mantiene el enfoque de la pareja pero se aleja del drama político legal para crear una atmosfera muy original. Y todavía he podido disfrutar de dos series noveles que, aun siendo un tanto irregulares en cuanto a su planteamiento e historia, desprenden un potencial que aventura un buen desarrollo a poco que realicen unos retoques concretos: Lovecraft Country (HBO) y P-Valley (Starz) pueden (y deben) crecer para convertirse en series sobresalientes. Veremos lo que depara el futuro pero, como veis, las novedades del año han dejado una excelente cosecha.

Series veteranas

  1. The Boys
  2. Better Call Saul
  3. Ozark
  4. Fauda
  5. The Umbrella Academy
  6. Warrior
  7. Narcos México
  8. The Handmaids Tale
  9. The Last Kingdom
  10. Dark

Tras su primera temporada, no cabida duda que The Boys (Prime Video) había venido para quedarse: con más acción, más cinismo y una historia que continúa de forma orgánica lo visto anteriormente, la serie continúa cotizando al alza. Lo mismo ocurre con Better Call Saul (AMC), aunque en este caso el mérito es incluso mayor, porque el proyecto se va superando año a año hasta lo que parece que va a ser la traca final de una sexta y última temporada. No cabe duda que ya está a la altura de su hermana mayor, con la que conforma uno de los ecosistemas más importantes del panorama seriéfilo de la última década.

La tercera temporada de Ozark (Netflix) vuelve a auparse al tercer puesto, camino de convertirse en una de esas series sólidas y potentes que pueden aguantar muchos años en este ranquin. La urgencia, el estrés y el agobio de los protagonistas, que se sigue transmitiendo de forma creíble a pesar del paso de las temporadas, es algo muy difícil de conseguir. Me recuerda a los mejores momentos de Vick Mackey en la mítica serie The Shield (FX), palabras mayores.

Continuando con el repaso de la lista, parece evidente que la acción más frenética domina el año que menos nos hemos movido de casa. ¿Coincidencia? No lo sé, pero tanto Fauda (Netflix) como Warrior (Cinemax), cada una en su estilo, han pulido la violencia para llevarla a otro nivel de disfrute. Tampoco se queda atrás en este sentido Narcos: México (Netflix), que necesitó una primera temporada para asentarse, introducir nuevos personajes e ir huyendo, poco a poco, de lo que parecía una historia fotocopiada de la de Pablo Escobar. Toda la desconfianza acumulada el pasado año ha quedado olvidada en esta segunda entrega: por fin la historia ofrece todo su potencial y el verdadero meollo de la trama: la venganza por la muerte del agente de la DEA Kiki Camarena tiene el protagonismo que merece.

También es meritoria la nueva temporada de The Umbrella Academy (Netflix) que, aunque probablemente podría haber dado más de sí, ha decidido no arriesgar. Parece que los guionistas han puesto el piloto automático, pero el carisma de los personajes y la efectividad de sus conflictos son suficientes para mantener el magnetismo que nos hace devorar esta serie casi de una sola sentada.

Y con esto llegamos al final. Poco más que añadir a este resumen seriéfilo del año más extraño de nuestras vidas… De momento. Por suerte, las series siempre están ahí para hacérnoslo todo un poco más ameno.  Y eso, este año, ha tenido un valor incalculable.

Disfruten de las vacaciones. Nos veremos pronto, con la llegada del año nuevo, repasando las series más perezosas que han decidido esperar a las vacaciones navideñas para su estreno. ¡Felices fiestas!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba