El Domingo a las 5Eternos

La Apisonadora, el Hamburgo de finales de los 70 y principios de los 80

En el extremo meridional de la Península de Jutlandia, entre la Europa continental, Escandinavia, el Mar del Norte y el Mar Báltico, el río Elba confluye con el Alster y el Bille. Allí se emplaza Hamburgo, una ciudad que desde hace siglos cuenta con un importante puerto, hoy el segundo con mayor tráfico en la UE (solamente superado por el de Rotterdam en los Países Bajos). La segunda ciudad alemana también tiene el honor de acoger a uno de los equipos que ha sido Campeón de Europa; hablamos del Hamburger, S.V. que conquistó el trono europeo en 1983. Esta es la historia del equipo conocido como La Apisonadora.

En 1960 e impulsado por los goles de Uwe Seeler, el Hamburgo, S.V., que no había ganado nada durante casi cuarenta años (exceptuando los campeonatos de la ocupación británica de 1947 y 1948), se alzó por fin con el título nacional. Tres años después se crea la Bundesliga, el campeonato de la Alemania Occidental unificado, y esa misma temporada el Hamburgo conquista la Copa de Alemania. No consiguió otro título hasta el año 1976, pero a cambio aquella temporada comenzaría la época más importante de la historia del club.

Gracias a su triunfo en la Copa, el equipo dirigido por Kuno Klötzer se clasificó para disputar la Recopa de Europa de la temporada 1976-77. Las tres primeras rondas (contra el Islandia Keflavik I.F., los escoceses del Heart of Midlothian y los húngaros del MTK Budapest) fueron pura formalidad: el Hamburgo S.V. allana su camino hacia las semifinales sin apenas resistencia. Aquí, sin embargo, el oponente fue un calibre completamente diferente: el Atlético de Madrid español. En la ida, en Madrid, los hombres de Klötzer se ven abrumados por los ibéricos, que vencen por 3-1. Dos semanas más tarde, sin embargo, ocurre un milagro: el Hamburgo vence por 3-0 y, sorprendentemente, se clasifica para la final de Amsterdam.

El 11 de mayo de 1977, el Hamburgo se enfrenta a los belgas del Anderlecht, famoso por sus excelentes puntas y por los dos pilares del equipo, los holandeses Arie Haan y Rob Rensenbrink. No obstante, el partido del Hamburgo es tácticamente perfecto y el rival belga se hunde con dos golpes mortales en la recta final del partido (goles de Volkert y Magath). El Hamburgo se proclama campeón de la Recopa de Europa de 1977.

En la temporada siguiente recala en el Hamburger, S.V. el inglés Kevin Keegan, procedente del Liverpool, F.C., uno de los pesos pesados del fútbol europeo en aquellos años. El Hamburgo, que ha pasado a ser dirigido por Branko Zebec y ha fichado al joven talento Horst Hrubesch, gana la Bundesliga. Un año más tarde, los alemanes figuran entre los favoritos de la Copa de Europa, en la que se enfrentan al Real Madrid en las semifinales. En la ida, en el Santiago Bernabéu, dos goles de Santillana ponen en clara ventaja a los Merengues, que sin embargo se ven arrollados por el 5-1 que les endosa La Apisonadora en la vuelta en el Volkparstadion.

En la final, disputada el 28 de mayo de 1980 en Madrid (de nuevo en el Santiago Bernabéu), el Hamburgo se encuentra frente al Nottingham Forest, rey de Europa en aquellos tiempos. El Hamburgo pierde por 1-0 y, en el campeonato doméstico, se queda en el segundo puesto. Ocurre lo mismo en la temporada 1980-1981, en la que el potente Bayern de Münich, F.C. se proclama campeón.

La temporada 1981-1982 será, por tanto, la temporada de la redención. Los alemanes están liderados por Hernst Happel y en sus filas militan ahora Kaltz Bastrup, Rollf, Hartwig, Von Heesen y Franz Beckenbauer (en el final de su carrera), además de los Hrubesch, Magath, etc. El Hamburgo gana por fin su quinto título nacional, pudiendo de este modo jugar nuevamente la Copa de Europa del año siguiente. Antes, La Apisonadora (Dampfwalze en alemán) llega a la final de la Copa de la UEFA, en la que sería derrotada por el IFK Göteborg del jovencísimo entrenador Sven-Göran Eriksson por un total de 4 a 0 (1-0 en la ida en Suecia, y 0-3 en la vuelta, en Hamburgo).

En la Copa de Europa 82-83, el Hamburgo se enfrenta, en las dos primeras rondas, al Dynamo de Berlín y al Olympiakos, a los que eliminan con facilidad. En el camino del Hamburgo se cruzaría entonces el temido Dinamo de Kiev de Oleg Blokhin: en la ida, disputada en la Unión Soviética, los alemanes logran una importante victoria ganando 0-3 (con triplete de Bastrup incluido); en el partido de vuelta pierden por un indoloro 1-2.

En la semifinal, el Hamburgo se enfrentó a la Real Sociedad de San Sebastián. Sobre el papel, parece una eliminatoria asequible, pero el partido de ida en Atocha termina en empate (1-1). En la vuelta, en el Volkpartstadion, la Real Sociedad pone en tensión en la defensa alemana. A un cuarto de hora del final, el Hamburgo se adelanta por medio de Jakobs, pero la Real Sociedad igualó inmediatamente con gol de Diego. A tres minutos para el final, Von Heesen da el golpe definitivo y, después de tres años, el Hamburgo, S.V. volvería a la final de la Copa de Europa.

El 25 de mayo de 1983, en el estadio Spyros Louis de Atenas, se enfrentan a la Juventus de Trapattoni, Platini y Bettega, claramente favorita e impulsada por la presencia de 40.000 tifosi bianconeri. Era la primera final en siete años sin presencia de equipos ingleses. Casi sin inmutarse, el Hamburgo da el primer golpe (que a la postre sería el definitivo): después de sólo ocho minutos disputados, Magath marca gol con una vaselina desde la frontal del área. La Juventus, enjaulada por la defensa alemana, no puede igualar el marcador en todo el partido. El Hamburgo es el segundo equipo alemán (después de los tres títulos del Bayern de Münich en los años 70) en ganar la Copa de Europa. El triunfo continental vino acompañado también por el segundo título de liga consecutivo (el sexto en total), lo que supone para el club Hanseático un doblete histórico.

Es, sin embargo, el canto del cisne para los hombres de Happel. Después de perder la Supercopa de Europa (goleado por los escoceses del Aberdeen) y la Copa Intercontinental (1-2 contra el Gremio de Porto Alegre), el Hamburgo tiene que esperar cuatro años para volver a ganar un trofeo, la Copa de Alemania de 1987. Pero ya es otro Hamburgo, La Apisonadora había terminado su edad de oro con aquel doblete de 1983:

Pentayus
Últimas entradas de Pentayus (ver todo)
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar