La izquierda y la necesidad de una teoría política para el progreso

0

24 de octubre de 2018. La polémica sobre la venta de armas a Arabia Saudí, hoy amortizada, alcanza el Congreso de los Diputados. Las fuerzas de izquierda parecen querer afrontar algunas de sus contradicciones, pero sus conclusiones son limitadas. A grandes rasgos, abogan por proteger los empleos de la Bahía de Cádiz, pero subrayando su incomodidad moral. Las opciones que manejan se traducen en trasladar la carga de trabajo pactada con Navantia hacia las arcas del Estado o, en su defecto, cumplir lo pactado con el reino wahabita. Ninguna de las dos respuestas resultará plenamente satisfactoria para buena parte de su electorado y, además, su prudencia no evita la incomodidad de los trabajadores afectados.

En televisión, un representante sindical de la empresa, reflexiona: «si trabajamos con Venezuela, ¿por qué no vamos a trabajar con a Arabia Saudí?». La protección de su puesto de trabajo y la satisfacción de sus necesidades más inmediatas han hecho que su discurso sea indistinguible de las proclamas de sus adversarios políticos; los mismos que enviaron al paro durante dos años a sus compañeros gallegos para instalar en otras fragatas los misiles que vende un exministro de defensa. A pesar de ello, el portavoz de los trabajadores está haciendo lo que le corresponde; son quienes reclaman su voto los que le fallan.

Mientras en el Congreso algunos se afanan por emponzoñar el debate, el historiador inglés Owen Jones difunde un extracto de su última charla con el filósofo esloveno Slavoj Žižek. Aunque charla es, en esta ocasión, un eufemismo: ni siquiera el flemático historiador de Sheffield es capaz de ofrecer un claro contrapunto a la incontenible verborrea de su invitado. Jones conduce la conversación como puede y deja que Žižek llegue él solito al corazón de su propia cebolla. Lo encuentra súbitamente al reflexionar sobre la necesidad de recuperar una teoría profunda para el progreso político: «No creo en la sabiduría de la gente ordinaria», afirma ajeno a la posible repercusión de sus palabras. «La clase trabajadora está perdida», concluye. Y si la izquierda va tras ella, se perderá buscándola, cabría añadir.

Por la tarde, un vídeo de Bob Pop, colaborador habitual de Late motiv, programa de Andreu Buenafuente, se viraliza a través de las redes sociales. El bloguero se muestra convencido de que el progresismo está escogiendo bien sus causas, pero fallando a la hora de elegir sus referentes. Sus mejores ideas las encarnan «raperos baratetes», en lugar de verdaderos poetas (con o sin base musical); presentadoras más millonarias que negras que se dedican a regalar coches a los pobres.

Un par de días después, Joanna Scutts reflexionaba en un artículo publicado en Slate sobre el próximo cierre del mayor repositorio de cine clásico y de ensayo en EEUU, Filmstruck. El servicio, con tan solo cien mil suscriptores, echa el cierre ante la creciente dificultad de mantener las viejas películas de muchas productoras en su catálogo. De hecho, muchas quedarán condenadas a vagar por los bajos fondos de la red al desaparecer del sistema de pago por suscripción: los gigantes del sector afirman que les resultan más rentables los productos más recientes. Lo plantean como un juego de suma cero, reflexiona acertadamente Scutts, como si la demanda de cine fuera inflexible; como si pudiesen acceder a la veta de dólares que forman los amantes del cine haciendo desaparecer los productos que desean consumir.

Lógicamente, no es así. Las productoras y los grandes canales digitales saben perfectamente que ganarían más dinero diversificando su oferta. Simplemente, no quieren que películas como Los camaradas compitan con los Los Vengadores, una obra maestra del cine de entretenimiento sin espacio para la reflexión en torno al papel de la intelectualidad y la teoría política en la historia del movimiento obrero. Algo que quedaba claro en la cinta de Mario Monicelli, en la que Mastroianni encarnaba con maestría el paternalismo de la clase dirigente que siempre ha formado parte de la historia del progreso. Su maestro sabía enfrentarse al deber moral de liderar sin complejos a quienes siempre serían mejores que él mismo: aquellos que libran la batalla de la dignidad y se elevan gracias a su propia fuerza de trabajo por encima de unas condiciones que quieren atraparles entre dilemas imposibles de resolver.

Mientras continúa esa lucha infinita, alguien debería criticar (en el mejor sentido del término) a Owen Jones, Slavoj Žižek y Bob Pop. Alguien debe coger el testigo de FilmStruck y mantener las obras maestras de The Criterion Collection a flote, evitando que desaparezcan de nuestro acerbo cultural. Alguien debería continuar hablando del dilema que representa la venta de armas a Arabia Saudí, sin evitar la disyuntiva por el mero hecho de que molesta a una clase trabajadora que está perdida.

Víctor Muiña Fano

Víctor Muiña Fano

Twitter: @victormfano
Víctor Muiña Fano

Latest posts by Víctor Muiña Fano (see all)

About Author

Twitter: @victormfano

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies