Curva Nord Gabriele Sandri, Ultras Lazio

0

Club: S.S. LAZIO

Ciudad: ROMA (Roma) (2.796.102 habitantes).

Provincia: ROMA (Roma) (4.197.209 habitantes).

Región: LAZIO (Lacio) (5.757.022 habitantes).

Tradicionalmente, la mayoría de los hinchas de la S.S. Lazio proceden de las cinco provincias que conforman la región del Lacio (Viterbo, Rieti, Roma, Latina y Frosinone), que superan en número a los seguidores laciales de la capital. Los miembros más conocidos de la hinchada biancoceleste son los grupos ultras que pueblan la Curva Nord del Olímpico de Roma. Esta es la historia del movimiento ultra de la Lazio.

La Curva Nord de la Lazio se puede considerar, de pleno derecho, como una de las más importantes dentro del panorama del tifo italiano (y por tanto mundial). Compacta, sólida, incansable en el apoyo al equipo, siempre está lista para salir a la calle acompañando a la Lazio y trasladar su lazialità por toda Italia. Siempre está presente, independientemente de la situación del equipo: desde la Serie B, hasta la Copa de Europa.

El apoyo al equipo y la calidad del mismo, están siempre presentes en la Curva como uno de sus objetivos irrenunciables. Su historia arrancó en 1973, año en el que comienza la organización de los tifosi de la Lazio. Coincide con el milagro de Tommaso Maestrelli (el entrenador que consiguió el primer Scudetto de la historia del equipo biancoceleste, en la temporada 73-74), con una Lazio que fue capaz de restaurar el orgullo de unos tifosi más acostumbrados a las derrotas que a las victorias. Los Chianaglia, Re Cecconi, Wilson, Pulici, D’Amico y el resto de la plantilla, enamoraron a todos los seguidores del club y contribuyeron decisivamente a llenar el estadio todos los domingos. Pronto, para los tifosi los partidos como locales no fueron suficiente, y surgieron las primeras trasferte en masa, los primeros cánticos organizados y la multiplicación de las banderas en la Curva.

A finales del año 1974, aparecen los primeros grupos laziali que podemos definir claramente como ultras: fueron los Commandos Monteverde y el grupo Ultras. Cientos de jóvenes, organizados y dispuestos a hacerse ver y oír para apoyar a una Lazio atractiva y convincente. Su curva fue la Sud, y todos los domingos luchaban con otros tifosi laziali para ganarse una posición central dentro de la curva donde se situaban.

El fenómeno de los tifosi ultras organizados había comenzado y fue imparable en su crecimiento. Mientras tanto, la fuerza de la Lazio se desvanecía, lo cual hizo que la asistencia al estadio se resintiera. Justo en el momento en el que aumentaba el número de ultras biancoblù (blanquiazules) y se seguían creando nuevos grupos. Los más importantes de esta nueva hornada fueron las Brigate S.Giovanni, la Folgore, los Golden Boys, el Nucleo Armato Biancazzurro, los Vigilantes, los Commandos Aquile S.Basilio Talenti, los Tupamaros, los Marines, los Leopard, o los Boys. Algunos de ellos, como por ejemplo los Vigilantes, se situaban ya en la Curva Nord, que a la postre acabaría siendo el hogar de todos los ultras laciales.

El siguiente paso fue natural: reunir a todos estos grupos en uno solo para hacerlo más fuerte, numeroso y organizado. Así, nació una asociación llamada G.A.B.A. (Gruppi Associati Bianco Azzurri), aunque muchos preferían autodenominarse Gruppi Armati Bianco Azzurri. Los capos de los G.A.B.A., con la colaboración de Tonino Di Vizio (directivo de los clubes de tifosi laziali), fueron capaces de actuar conjuntamente de cara a la fundación de Eagles Supporters, uno de los grupos ultras históricos laciales, cuyo nombre hace referencia al águila que sirve de símbolo del equipo.

En un Lazio-Juventus de 1977, aparece en la Curva Sud una primera pancarta de más de cincuenta metros (las más larga de su tiempo), que se mostró durante más de diez años en la cortinilla de uno de los programas de fútbol más famosos de la televisión pública italiana, el recordado 90º Minuto (un Estudio Estadio a la transalpina).

El trabajo, sin embargo, todavía no estaba completo: ahora se necesitaba una ubicación con la que identificarse, y para ello era necesario no compartir una misma Curva con otros grupos (y La Curva Sud era la romanista). La decisión, en principio, fue rechazada; pero al final, el 9 de diciembre de 1979, durante un Lazio-Udinese, los Eagles se movieron a la Curva Nord, convirtiéndola a partir de aquel momento en el hogar de los ultras laciales.

Los ultras de los Eagles marcaron una época: cuando las detenciones derivadas del primer escándalo por apuestas deportivas de los años 70 y 80 diezmaron al equipo, reunieron en torno a su liderazgo al equipo. D’Amico, Lovati, un grupo de jóvenes de la Primavera y algunos de los Eagles fueron entonces capaces de salvar a la Lazio, al menos en el campo. Cánticos continuos, decenas de tambores, grandes banderones, humo, viajes y escenas míticas de la escena ultra, son el resumen de aquellos tiempos espectaculares. Los ultras de los Eagles resistieron junto a una Lazio mediocre, y fueron capaces de enraizar el sentimiento lacial en su región mientras se consolidaban como uno de los grupos más importantes de Italia.

Los Eagles también destacaron por las numerosas secciones que tenían en otras ciudades italianas como Reggio Emilia, Vicenza, Trapani, Potenza, Cosenza, Padova y otras. Con los años, alrededor de los Eagles fueron surgiendo otros grupos ultras laziali, algunos muy importantes, como el C.M.L ’74 o los Viking.

Al igual que todos los fenómenos de masas, el mundo ultra tiene su propia evolución. Es así como se explica la configuración de un nuevo grupo, compuesto en su mayoría por antiguos Eagles, y que se distingue de los demás grupos ultras en la forma de tifare (más a la inglesa, con más estandartes y sin tambores): es el 18 de octubre de 1987, en un Lazio-Padova, cuando en la Curva Nord un centenar de ultras se sitúan sobre una de las bocagradas y cuelgan una nueva pancarta, en la que puede verse su nombre. Irriducibili.

El nuevo grupo se muestra desde el principio muy unido y fiero: su primera misión parecía ser la recuperación de la mentalidad ultra, que últimamente parecía haber abandonado incluso a los miembros de los Eagles, grupo cuya propuesta estaba para Irriducibili pasada de moda. En poco tiempo, el camino tomado por este nuevo grupo triunfó.

Irriducibili hizo entonces un llamamiento a todos los jóvenes laziali. En poco tiempo, el grupo pasó de integrar a unos pocos centenares a contar con varios miles de miembros, arrebatando la dirección de la curva a los Eagles.

En este punto, surgieron las diferencias entre los dos grupos; pero la vitalidad y frescura de los Irriducibili siguieron atrayendo cada vez más a los jóvenes biancazzurri. En un Lazio-Sampdoria de la temporada 92-93, los dos grupos chocan después de una serie de insultos. Un poco más tarde, los Eagles deciden disolverse: desaparecía así un histórico grupo ultra lacial de la Curva Nord.

Compromiso, independencia, apoyo sin fisuras a la Lazio, pero también una mentalidad ultra extrema: son las características que han hecho labrado la reputación de Irriducibili, excelentemente considerados dentro del movimiento ultra. El grupo se puso rápidamente de moda, y alguna de sus iniciativas (por ejemplo, la forma de tifare a la inglesa) a menudo fueron copiadas por otros grupos. Magistrales son sus tifos en el Derbi romano; la cantidad de pancartas y mensajes desplegadas en la Curva Nord, espectacular.

Los Irriducibili tuvieron un papel clave en el año del segundo campeonato italiano que ganó la Lazio en su historia, en la temporada 99-00; pero también durante los años posteriores a la era Cragnotti (expresidente de la Lazio en la época más derrochadora del club, a finales del siglo XX y principios del XXI), cuando la Lazio vivía bajo una seria amenaza de desaparecer, engullida por su descontrolada deuda. El protagonismo de los Irriducibili en las manifestaciones convocadas en las plazas romanas, convocando a decenas de miles de tifosi laziali, favorecieron la salvación definitiva del club biancoceleste.

El 11 de noviembre de 2007, no obstante, se produjo un hecho que convulsionaría la Curva: un agente de policía mata a un ultra lacial, Gabriele Sandri, al que un tiempo después se le dedica el nombre de la Curva Nord. Como homenaje, la imagen de Gabriele Sandri aparece también en una pancarta colocada en la parte baja del fondo en todos los partidos. Poco después, se produjo un momento singular: en los prolegómenos de un Derbi Romano, representantes de Irriducibili de la Nord lazial, de sus eternos enemigos, los ultras de la Sud romanista, y los dos capitanes de la A.S. Roma (Totti) y de la S.S. Lazio (Rocchi), rindieron tributo al ultra lacial fallecido. Se produjo, en ese momento, una de esas imágenes que el movimiento ultra italiano es capaz de producir cuando sus protagonistas sienten que es necesario: una imagen de unidad entre grupos ultras enemistados entre sí, contra los que consideran sus enemigos exteriores comunes.

En marzo de 2010, los Irriducibili dejan el liderazgo de la Curva Nord lazial después de 23 años, trasladando la gestión de la Curva a antiguos miembros de otros grupos ultras laciales que se habían ido formando en los últimos años. Es el caso de Banda Noantri o In Basso a Destra. Estos grupos se disolvieron formalmente por las numerosas diffide (advertencias de la policía) que recibieron, pero muchos de sus integrantes siguen presentes bajo otras pancartas, con otros nombres.

Se crea entonces una alianza entre todos los grupos históricos de la Nord respecto a las decisiones y la gestión de la Curva. Todos los grupos deciden reunirse bajo el nombre de Ultras Lazio Curva Nord, con el apoyo de otro grupo importante, la Associazione Sodalizio (situada en la Tribuna Tevere del Olímpico de Roma, lugar históricamente utilizado por otro el grupo lacial de los Veterani). Actualmente, esta continúa siendo la situación de la Curva Nord Gabriele Sandri.

Históricamente, los tifosi de la Lazio en general y sus ultras en particular, se han adscrito (y siguen haciéndolo) a la derecha política. De hecho, en Italia muchos reconocen a los hinchas laciales como partidarios de la llamada destra sociale, un hecho que refuerza su cercanía con los tifosi del Inter de Milán y sus ultras de la Curva Nord Milano. El suyo es uno de los hermanamientos más famosos y antiguos del país.

Esta es la historia de la Curva Nord del Olímpico de Roma, una de las curvas más conocidas de Italia y de todo el mundo ultra:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies