Everton F.C.

0

En el condado de Merseyside, en la región Noroeste de Inglaterra, junto al estuario del río Mersey, se encuentra la ciudad de Liverpool, urbe que respira fútbol por sus cuatro costados. Ese lugar que a principios del siglo XIX aglutinaba el 40% del comercio marítimo mundial, es sede de uno de los equipos más históricos del fútbol inglés, el Everton F.C., que lleva más de 60 años seguidos en la máxima categoría de su país.

El Everton se fundó con el nombre de St Domingo’s (Santo Domingo) en 1878, para que la gente de la parroquia de Santo Domingo del distrito de Everton (un área interior de la ciudad que se encuentra al norte del centro de Liverpool), pudiera practicar un deporte durante el otoño y el invierno. La temporada de verano quedaba reservada para el críquet.

Un año después de dicha fundación, el club pasó a llamarse Everton Football Club debido a que la nueva oferta deportiva tuvo una gran acogida entre la población. El Everton fue uno de los miembros fundadores de la Football League en la temporada 1888-1889, ganando su primer título de Liga en la campaña 1890-1891, y su primera Copa Inglesa (F.A. Cup) en 1906. Repitió resultado en el campeonato de la Liga en la temporada 1914 -1915. Con un excelente plantel, el club esperaba muchos éxitos más, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 interrumpió la competición dejando al equipo en una situación delicada.

Hasta 1927, Liverpool no volvió a disfrutar con los éxitos del Everton. En 1925, el club había formado a Dixie Dean, del Tranmere Rovers, que en la temporada 1927-1928 estableció el récord de goles en una sola temporada con 60 dianas en 39 partidos de Liga (una marca que sigue en pie hoy en día). Dean ayudó al Everton a lograr su tercer título de liga.

A pesar de este título, el club quedó relegado a la Segunda División dos años después. No obstante, la estancia en la categoría de plata fue muy corta, ya que tras una temporada aciaga el equipo retomó su buen juego y volvió a la Primera División, estableciendo de paso un nuevo récord goleador. En su regreso a la máxima categoría, para la temporada 1931-1932, el Everton no perdió el tiempo y ganó su cuarto título de Liga; además, se consiguió su segunda Copa Inglesa en 1933. Esta gloriosa etapa concluyó en 1939, cuando el equipo sumó su quinto título de la Liga.

De nuevo interrumpida por una Guerra Mundial, la práctica del fútbol no pudo reanudarse de manera oficial hasta 1946. Por desgracia para el Everton, su equipo no podía compararse con el de antes de la guerra y, en la temporada 1950-1951, el club volvió a descender. No regresó a primera hasta la campaña 1953-1954, tras terminar como subcampeón de la Segunda División. Nunca más volvería a ella.

La segunda gran época del club comenzó cuando Harry Catterick tomó las riendas del equipo en 1961. En la temporada 1962-1963, su segunda temporada al mando, el Everton ganó el título de la Liga y tres años después, en 1966, se llevó la Copa de Inglaterra, volviendo a alcanzar la final en 1968. Dos temporadas más tarde, en la 1969-1970, volvió a ganar el Campeonato de Liga. Estos logros convirtieron al Everton en el primer club Inglés en disputar durante cinco años consecutivos competiciones europeas (desde la temporada 1961-1962 hasta la 1966-1967). Décadas después, el equipo volvió a ganar la Copa de Inglaterra en 1984 y 2 títulos de Liga más en las campañas 84-85 y 86-87. También se alzó con la extinta Recopa de Europa en 1985, en lo que ha sido su mayor logro internacional.

Después de haber ganado la Liga y la Recopa en 1985, el Everton estuvo muy cerca de conseguir un triplete, pero perdió la final de la Copa de Inglaterra ante el Manchester United. En la temporada siguiente, la 85-86, el club fue finalista de la Copa Inglesa jugando contra el Liverpool, F.C. (el eterno rival), pero los Reds salieron vencedores. El Everton recuperó el título de Liga en la siguiente campaña, pero, desde entonces, el único triunfo obtenido por The Toffees ha sido la Copa de Inglaterra de 1995.

El club ha jugado de local en el estadio de Goodison Park desde 1892. The Toffees jugaron originalmente en la esquina sureste de Stanley Park (que curiosamente es el sitio elegido para el futuro proyecto del nuevo estadio del Liverpool, F.C.), en donde había un campo de juego en el que disputaron su primer partido oficial en 1879. En 1882, un hombre llamado J. Cruitt donó un terreno en Priory Road, que se convirtió en el hogar del club antes de que se mudaran a Anfield, feudo del Everton hasta 1892.

En ese momento, una disputa relacionada con la propiedad del club surgió con el propietario del campo de Anfield, que a su vez era el presidente del Everton, F.C. (John Houlding). Una disputa entre Houlding y el resto del órgano directivo del club sobre cómo debía funcionar el Everton, llevó al presidente a tratar de obtener el control total del equipo mediante el registro de la sociedad, los colores, la plaza en la liga y el nombre de Everton, F.C.. En respuesta, el Everton abandonó el campo de Anfield para trasladarse a un nuevo campo (Goodison Park), donde el club ha jugado desde entonces. Esta historia es determinante en la historia del fútbol de la ciudad, ya que Houlding, después de su intento de asumir el control total de todos los activos del club y tras el rechazo de la Asociación de Fútbol Inglesa, decidió formar un nuevo club, el Liverpool, F.C.

El apodo más ampliamente reconocido de los supporters (hinchas) del Everton es The Toffees o Los Toffeemen, apelativos que se empezaron a utilizar después de que el Everton, F.C. se mudara a Goodison Park. Hay varias explicaciones sobre cómo llegó a ser adoptado este nombre: la más conocida es que había un negocio en el barrio de Everton, entre Everton Brow y Brow Side, llamado Mother Noblett’s, en el que se vendían caramelos. Asimismo, la tienda se encontraba situada enfrente de la Prince Rupert’s Tower (una lock-up o torre pequeña, típicamente inglesa, que se encuentra en Everton Brow), lo cual explica que esta aparezca en el escudo del club.

Otra de las posibles explicaciones al apodo de los hinchas del Everton es la leyenda de The Toffee Lady (La señorita del caramelo), que cuenta que una chica se paseaba por el perímetro del terreno de juego antes del comienzo de cada partido lanzando Everton Mint (unos caramelos de menta) a la multitud que asistía al estadio. Por última, otra posible razón es que había una casa llamada Ye Anciente Everton Toffee House en una calle cercana a la antigua aldea de Everton; dicha casa del caramelo se encuentra cerca del hotel Queen’s Head, lugar en donde las primeras reuniones del club tuvieron lugar.

No obstante, el Everton F.C. ha tenido muchos otros apodos a lo largo de los años. Cuando el equipo empleó un uniforme de color negro, el club fue apodado The Black Watch en honor a un regimiento del ejército del mismo nombre. Por otra parte, dado que su color es el llamado azul real (royal blue, en Inglaterra) desde 1901, siempre se les ha conocido también como The Blues. También, y debido al atractivo estilo de juego del Everton de la época de Steve Bloomer (en 1928), se conoció al Everton como The School of Science (La escuela de la ciencia), una expresión que actualmente aún se usa a veces para referirse al equipo. Otro de los apelativos que se han empleado para referirse al club es el de Dogs of War (Los perros de la Guerra) por la fiereza con que disputan sus partidos.

Pero el fútbol, en Inglaterra, sigue conectado con la historia. De hecho, otro de los motes del equipo se debe a David Moyes, entrenador del Everton en su etapa previa al Manchester United, que proclamó al Everton El club del pueblo, un apodo que ha sido adoptado de forma semioficial por la entidad a lo largo de los últimos años.

Y es que el Everton F.C., representa como pocos la historia del fútbol inglés:

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply