Curva Sud Reggio Emilia, Ultras Reggiana

0

Club: A.C. REGGIANA 1919

Ciudad: REGGIO EMILIA (Regio de Emilia) (167.678 habitantes).

Provincia: REGGIO EMILIA (Regio de Emilia) (454.798 habitantes).

Región: EMILIA-ROMAGNA (Emilia-Romaña) (4.379.348 habitantes).

Reggio Emilia (en latín Regium Lepidi), oficialmente llamada Reggio nell’Emilia, es una ciudad de algo más de ciento cincuenta mil habitantes, situada a lo largo de la vía Emilia, en el noroeste de Italia. Es además capital de una provincia homónima. El origen de la ciudad se remonta a época romana: el núcleo nace en el siglo II a. C. y se convierte pronto en un centro urbano que permanecerá activo hasta la llegada de las invasiones bárbaras. En el siglo IX, en el territorio reggiano nace el condado de Matilde de Canossa, famosa por haber facilitado, en el año 1077, la absolución que el Papa Gregorio VII otorgó a Enrique IV.

Después del periodo feudal, Reggio fue uno de los primeros llamados municipios libres hasta el siglo XV, cuando pasó bajo al dominio de la familia de los Estenses. Los siglos XVII y XVIII se caracterizaron por las numerosas guerras y saqueos aunque, en época de paz, el pueblo reggiano expresó su laboriosidad edificando importantes palacios y edificios religiosos.

En enero de 1797, Reggio vio nacer la República Cispadana y la Tricolore, la bandera que más tarde sería usada como oficial en Italia. Durante los veinte años de fascismo, Reggio fue un lugar de oposición a dicho régimen y acabaría siendo reconocida con la medalla de oro al mérito militar en por su llamada «lucha por la liberación».

Pero en la histórica ciudad de Reggio Emilia también existió un equipo de fútbol que cuenta con bastantes simpatías dentro del calcio italiano; un equipo histórico que ha sido, entre otras cosas, el disparadero de grandes nombres del fútbol transalpino, como por ejemplo el de Carlo Ancelotti, que consiguió sus primeros éxitos como técnico en esta escuadra.

El Associazione Calcio Reggiana 1919 fue el club de fútbol que representa a Reggio Emilia. Fue fundado en 1919 y excluido del sistema oficial de ligas hace tan solo un año, cuando se refundó como Reggio Audace Football Club. El equipo tuvo otros nombres a lo largo de su historia: fue fundado en 1919 como Associazione Calcio Reggiana; posteriormente, en 2005, fue refundado con el nombre Reggio Emilia Football Club, para poco después pasar a llamarse Associazione Calcio Reggiana 1919.

Su última participación en la Serie A data de 1997, y en total ha disputado tres temporadas en la máxima categoría italiana. Los granata (uno de los apodos del club) pasan por ser un equipo con bastantes simpatías por parte de los grandes amantes del balompié italiano; no en vano, en esta modesta entidad militaron futbolistas de la talla de Paulo Futre, Claudio Taffarel, Angelo Di Livio, Stefano Torrisi o Cristiano Zanetti, todos ellos en la década de los años 90. Hasta ese momento, los Teste quadre (otro de los sobrenombres del equipo) habían tenido un papel secundario en el fútbol italiano, a pesar de haber sido uno de los animadores del balompié transalpino en la década de los años 20.

En la temporada 92-93, la Reggiana logró el hito histórico de ascender a la Serie A, en la que compitió durante dos temporadas, finalizando en el decimotercera posición en la 93-94 y perdiendo la categoría en la 94-95, tras una mala temporada en la que finalizó en el penúltimo lugar con tan solo 18 puntos y a 22 de la salvación.

No obstante, la temporada 95-96 fue especial para la Reggiana. Aquel año, Carlo Ancelotti se hizo cargo del equipo con el objetivo de ascenderlo a la máxima categoría del fútbol italiano. Y la empresa no iba a ser fácil, debido a la presencia en aquella Serie B de varios equipos de la talla del Hellas Verona, Brescia o Genoa, que contaban con un pasado en la Serie A y un potencial económico lo suficientemente grande como para estar peleando por ascender a la máxima categoría del fútbol italiano.

A pesar de ello, el entrenador transalpino firmó una notable temporada y su equipo consiguió recuperar su lugar en la Serie A, tras finalizar en la cuarta plaza de la clasificación justo por detrás de Bolonia, Hellas Verona y Perugia y por delante de la Salernitana, que se quedó a las puertas. Su buen hacer al frente del equipo granata hizo que Ancelotti recibiera una importante oferta del, en aquel momento, poderoso Parma; el técnico aceptó el encargo y la Reggiana tuvo que cambiar su proyecto de forma drástica.

Su último periplo por la élite apenas duró una temporada. Sus 19 puntos (con solo dos victorias en toda la temporada y ambas a domicilio) le condenaron al último puesto de la tabla clasificatoria y, por ende, al retorno a la Serie B. A partir de ahí, todo se complicó para la escuadra. Aparecieron los proyectos sustentados en aire, los delirios de grandeza y el club entró en una bancarrota que motivó sucesivas refundaciones.

Desde entonces los Teste quadre han tenido que conformarse con militar en las categorías inferiores del fútbol italiano, buscando sentar las bases para construir un proyecto que vuelva a llevar al equipo a la máxima categoría del fútbol italiano. Quizá algún día sus aficionados puedan volver a disfrutar de aquellas tardes de gloria de la década de los años 90.

Actualmente, y ya desde hace unos años, la hinchada de la Reggiana está envuelta en una lucha por recuperar para la ciudad la propiedad de su estadio, que fue vendido por el ayuntamiento de la localidad a una empresa privada que, a su vez, es la propietaria del Sassuolo, equipo de la ciudad del mismo nombre de la provincia de Módena. La Reggiana se vio desde entonces obligada a compartir su estadio con un equipo que además ha logrado militar últimamente en la Serie A, a raíz de una operación económica que poco tiene que ver con el fútbol.

Es habitual que los tifosi granatas realicen concentraciones de protesta en contra de la venta de su estadio, clamando por un cambio de propiedad. En la lucha por la identidad del club y la ciudad, el protagonismo lo han tenido sobre todo los ultras de la Reggiana.

La hinchada de la Reggiana ha permanecido fiel a sus colores como demuestra el hecho de que en la actualidad se encuentran dispersos entre las provincias de Reggio Emilia y de Módena más de treinta clubes granatas (las peñas en España) afiliados al Centro Coordinador de todos ellos. En la Curva Sud del estadio Città del Tricolore el principal grupo ultra a día de hoy son los Teste Quadre. Esta es la historia de los ultras de la Reggiana.

El movimiento del tifo organizado en la ciudad de Reggio Emilia, como en muchas otras ciudades de Italia, nació en la década de los años 70. Los primeros clubes organizados surgieron en la segunda mitad de la década de los 60, mientras que los primeros grupos ultras vieron la luz en el medio de la década siguiente.

En 1977 nace el grupo Ultras Ghetto, el colectivo que durante unos veinte años tiraría de las riendas del tifo en la Curva Sud del antiguo Stadio Mirabello, siendo uno de los grupos ultras transalpinos más recordados a pesar de su disolución hace ya varios años.

Más tarde también se formarían grupos más pequeños, procedentes principalmente de la provincia de Reggio Emilia, como Fedelissimi, Front, Armata Granata, Mods, Inferno Granata, South Commandos, Scomodi Granata, Gruppo Alcolico, Le Bestie y Vecchia Guardia. En 1995, Ultras Ghetto fue disuelto y poco a poco los otros grupos fueron desapareciendo. Más tarde, algunos de los supervivientes de Ultras Ghetto, Fedelissimi y Front, deciden unirse en 1999: nace el grupo Teste Quadre, que ocupa la Curva Sud del recién construido Stadio Città del Tricolore.

Otro grupo ultra importante, aunque no se ubicaba en la Sud, sino en el Distinti Centrali (una de las tribunas), es el Gruppo Vandelli. Nacido como un pequeño subgrupo dentro de Ultras Ghetto, después de la disolución del grupo histórico, el Gruppo Vandelli se convirtió en uno de los colectivos ultras más importantes de la Reggiana.

Los orígenes del Gruppo Vandelli se sitúan a mediados de la década de los años 80, cuando la Reggiana militaba en la Serie B. En esa época el equipo fue comprado por el joven empresario Giovanni Vandelli. A pesar de sus buenas intenciones y de las iniciativas que realizó en favor de los ultras, las cosechas de su gestión no fueron las deseadas y provocó la caída de la Reggiana a la Serie C.

El gran amor demostrado hacia la camiseta, la hinchada y la ciudad por Giovanni Vandelli, acabó formando un vínculo muy fuerte entre presidente y tifosi a pesar de los malos resultados. El idilio alcanzó su máxima expresión con la creación de un grupo ultra que recibió su nombre.

Los ultras reggiani han protagonizado importantes desplazamientos lo largo de su historia, especialmente durante la temporada 1993-94, en su primer año de la Serie A.

Más de seis mil granatas estuvieron en Milán el día del debut en la máxima categoría contra el Inter; cuatro mil fuero a Turín contra la Juventus y diez mil en el último partido decisivo, disputado en el Meazza ante el Milan, que vio como la Reggiana conseguía la victoria y la salvación.

Centrándonos en el capítulo de amistades y enemistades, los ultras de la Reggiana han estado históricamente hermanados con los ultras del Vicenza y con los de la Cremonese, mientras que recientemente han establecido una relación de amistad con los ultras del Genoa.

Las rivalidades más profundas e históricas de los ultras de la Reggiana son con los ultras del Parma (con su equipo disputa la Reggiana il Derby dell’Enza) y con los ultras del Modena, dos rivalidades históricas no solo a nivel deportivo, sino relacionadas con el llamado campanilismo italiano, que suele enfrentar a las ciudades vecinas.

Otras rivalidades notables son las que mantienen con los ultras del Piacenza, los ultras del Cesena, los de La Spezia, los ultras del Lucchese, los del Mantova y los ultras de la SPAL, esta última como resultado de un hermanamiento anterior, ya desaparecido.

Un caso similar, pero con diferentes implicaciones, es la relación con los ultras del Pisa: en este caso, en el pasado hubo un hermanamiento que duró desde 1982 hasta 2007, cuando, debido a las diferentes opiniones acerca de la nueva ley de los estadios (Decreto Amato), el lazo se rompió. No obstante, a día de hoy, entre las dos partes hay una simple relación de respeto mutuo. Por último, en el verano de 2015, tras la decisión de la Curva Sud Reggio Emilia de unirse a la Tessera del Tifoso, se detuvo el hermanamiento histórico que los ultras granatas mantenían con los ultras de la Carrarese.

Estos son ultras de la Reggiana que, como los de muchos otros equipos italianos, permanecen al lado del equipo de su ciudad a través de sucesivas refundaciones, apoyándolo siempre y en los peores momentos:

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply