Curva Stefano Furlan, Ultras Triestina

0

Club: U.S. TRIESTINA

Ciudad: TRIESTE (Trieste) (201.261 habitantes).

Provincia: TRIESTE (Trieste) (240.000 habitantes).

Región: FRIULI-VENEZIA GIULIA (Friuli-Venecia Julia) (1.234.679 habitantes).

Al norte de Italia, a orillas del mar Adriático, se encuentra la ciudad de Trieste, capital de la provincia del mismo nombre, en la región de Friuli-Venecia Julia. En la historia de la ciudad destacan los vínculos constantes con el vecino reino de Austria, primero entre 1202 y 1382, cuando se convirtió en posesión austriaca bajo la corona de los Habsburgo y, posteriormente, después del periodo napoleónico, cuando la ciudad pasó a ser dominada nuevamente por los Habsburgo hasta convertirse en una de las poblaciones más importantes de todo el litoral adriático. Dado que era la única ciudad con actividad portuaria del Imperio Austrohúngaro, a lo largo de toda esta época Trieste mantuvo relaciones comerciales constantes con Italia y, también, fuertes vínculos culturales con las regiones italianas vecinas, principalmente con Venecia. Además, también era constante la comunicación con las poblaciones italianas de la Península de Istria (actualmente perteneciente a Eslovenia y Croacia) y la región de Dalmacia. Muchas poblaciones de la zona como Fiume, Sebenico, Spalato, Zara, Ragusa, etc., tienen como vemos su denominación italiana.

Después de la Primera Guerra Mundial, esta relación cultural y el sentimiento de pertenencia transalpino llevaron a los habitantes de la región a luchar contra la dominación austriaca. Sería en 1921 cuando Trieste quedaría de nuevo anexionada a Italia. Ahora bien, su historia de tensiones políticas constantes no acabó aquí: en el marco de la Segunda Guerra Mundial, Trieste fue ocupada por los alemanes y, al final de la guerra, quedó dividida en dos zonas (la zona A y la zona B), que pasaron a ser administradas por las fuerzas anglo-americanas y por el Ejército Nacional Yugoslavo respectivamente. En 1954, finalmente, se otorgó a Italia el gobierno provisional de la zona, pero no sería hasta 1975 cuando se resolvería la situación con la aplicación del Tratado de Osimo, que dividía definitivamente el llamado Territorio Libre de Trieste entre Italia y Yugoslavia.

Por supuesto, la ciudad de Trieste y toda su cultura reflejan esta serie de acontecimientos históricos y cada uno de sus rincones cuenta lo que allí se vivió. Fue en la Piazza dell’Unità, centro actual de la vida urbana, donde se celebró la anexión a Italia en 1954. Es el impresionante castillo de Miramar, a siete kilómetros de la ciudad, el que explica al visitante que allí residieron los Habsburgo, o la Risiera de San Sabba, donde se pueden ver los restos de un campo de concentración alemán de la Segunda Guerra Mundial, la que relata la presencia nazi. Recorrer las calles de Trieste es visitar la historia de Italia y, en especial, del movimiento irredentista, muy activo desde finales del siglo XIX a raíz de la unificación de la Península.

Muchos de los habitantes triestinos conservan aún hoy parte de ese espíritu y anhelan la recuperación de las tierras con pasado italiano y veneciano que hasta hace unos años pertenecieron a Yugoslavia, y que hoy día están repartidas entre Eslovenia y Croacia. Muchos de ellos descienden de la población italiana de Istria y Dalmacia y sus antepasados fueron obligados a dejar sus pueblos y ciudades después de la Segunda Guerra Mundial. Otros son descendientes de baresi (nacidos en Bari, Puglia), trasladados en tiempos de Mussolini para trabajar en las industrias que se habían creado junto al importante puerto del mar Adriático. Por supuesto, la historia de la ciudad de Trieste es fundamental para comprender la ideología y la idiosincrasia de la tifosería de la U. S. Triestina, un equipo que estuvo 28 temporadas en la Serie A.

Los ultras alabardati son famosos en toda Italia por su fuerte nacionalismo y por su adscripción al movimiento irredentista. Su ubicación en el Stadio Nereo Rocco es la Curva Stefano Furlan. La hinchada de la alabarda (el símbolo de la ciudad y del club) se ha extendido siempre por toda la provincia de Trieste, aunque el equipo también tiene seguidores en otras localidades de fuera de la provincia como Monfalcone o Gorizia.

Obviamente, el equipo ha sido seguido con cariño por muchos emigrantes giuliani por el resto del mundo. Entre los aficionados ilustres de la Alabarda se encontró el poeta Umberto Saba, que incluyó en su obra algunos poemas dedicados al fútbol, inspirados en sus visitas al Stadio Giuseppe Grezar de Trieste, el estadio de la Triestina desde 1932, hasta 1992.

El primer grupo organizado de tifosi fue el Centro di Coordinamento dei Triestina Club, que fue fundado en 1974 y que actualmente todavía agrupa a treinta y cinco clubes alabardarti. Publica un periódico llamado Il Tifone Rossoalabardato, que se distribuye gratuitamente en el Stadio Nereo Rocco (el nuevo estadio, desde 1992) en todos los partidos de casa del equipo.

El primer grupo ultra de la Triestina fue Ultras Trieste, nacido en 1976. Comenzaba así el fenómeno ultra en la ciudad giuliana. El grupo fue disuelto en 2008 debido, entre otros motivos, a que la Curva Stefano Furlan, el corazón de la tifosería alabardata, no tiene una organización piramidal. En cualquier caso, la orientación política de la Curva es, como en casi toda la ciudad, conservadora y fuertemente nacionalista.

Los grupos ultras más históricos de la Curva triestina, además de los propios Ultras Trieste 1976, fueron Vecchia Guardia, Brigate Giuliane y Nucleo. La historia de Ultras Trieste comienza en 1976 en el mítico Stadio Giuseppe Grezar, cuando nacieron para dar más color y calor a los partidos de su equipo en un período en el que se forman los primeros grupos ultras en Italia. Un restaurante muy conocido del centro de la ciudad se convirtió en la sede de estos chicos, en su mayoría de dieciséis y diecisiete años de edad.
Los Ultras Trieste, en su primer año de vida, ocuparon la Gradinata del viejo Stadio Giuseppe Grezar; a continuación, en 1977, se mudaron a la Curva Nord. Mantuvieron esta ubicación hasta que el equipo se mudó al Stadio Nereo Rocco, lo cual se produjo en la temporada 1992-1993. Desde entonces, ocupan la Curva Furlan, aunque de forma individual, ya sin el paraguas del grupo disuelto en 2008.

El mejor momento de los Ultras Trieste es la década de los años 80, tanto a nivel de militantes como en los desplazamientos a otros campos y en la calidad de su animación. En esos años, tuvo lugar un suceso que cambiaría la historia del movimiento ultra triestino para siempre: la muerte de uno de sus miembros.
Al final de un derbi ante el Udinese, en un enfrentamiento con la policía antidisturbios, los ultras de Trieste fueron golpeados con porras. Entre ellos se encontraba Stefano Furlan, uno de los seguidores más emblemáticos y conocidos de la Curva, que fallecería debido a los golpes recibidos. Actualmente la Curva giuliana lleva su nombre en su honor.

La década de los años 90 comenzó con grandes esperanzas que pronto tornaron en decepción: la quiebra económica del club provocó el descenso del equipo a las categorías regionales. Este golpe no empañó la pasión de los Ultras Trieste, que permanecieron unidos animando a sus colores. En los años siguientes, vinieron los ascensos a Serie C1 y a la B.

El equipo y los Ultras Trieste estaban de vuelta a las categorías profesionales italianas: numerosos y compactos como siempre, volvían a hacer frente a los viejos enemigos con los que hacía años que no se veían las caras.

En aquellos años, la Curva estaba todos los domingos llena a rebosar y se realizaban en casi todos los partidos en casa diversas coreografías. En esa época, Trieste parecía más cercana a su equipo que nunca, y la implicación del Nereo Rocco y los ultras era notable.

No se puede decir lo mismo de las trasferte, que han sido siempre ha sido el talón de aquiles de la Curva Furlan, exceptuando los primeros años 80. Los ultras triestinos, quizás debido a la lejanía de Trieste del resto de ciudades del centro y el noroeste italianos, nunca han movilizado muchos miembros para sus desplazamientos. Solo las ciudades más cercanas como Udine, Venezia-Mestre, Padova, Treviso, Verona o Vicenza han visto una presencia verdaderamente importante de ultras de la Triestina.

Los hermanamientos y amistades de los ultras triestinos se han visto lógicamente influenciados por su ideología. Gracias a su coincidencia con los ultras veronesi, con los que a menudo se desplazan conjuntamente para presenciar los partidos de la selección italiana, ambas aficiones han establecido un profundo lazo común. En ocasiones, participaron juntos en incidentes muy graves como los que tuvieron lugar durante el amistoso disputado en Trieste entre Italia y Eslovenia. También mantienen una importante amistad con los ultras de la ciudad toscana de Massa y con algunos grupos ultras de la Nord lazial. Por último, en el pasado también mantuvieron buenas relaciones con los ultras del Monza.

Entre las rivalidades de los ultras triestinos, sin duda destaca la que mantienen con la ciudad de Udine y los ultras del Udinese: es esta una rivalidad que excede lo futbolístico, siendo la región del Friuli-Venezia Giulia, cuya capital es Trieste, la unión de dos regiones históricas como son el Friuli (cuya capital es Udine) por un lado, y la Venezia Giulia (con capital en Trieste), por otro. La competencia entre ambas ciudades, unidas después de la integración de Trieste en Italia, debido a que la región recuperada era demasiado pequeña como para tener una entidad administrativa propia, ha creado una de las grandes enemistades futbolísticas del país transalpino.

Otros adversarios de los triestinos son los ultras del Padova y los del Vicenza (estos últimos enemigos históricos de los aliados ultras del Verona), por ser ciudades de la región vecina del Véneto. También tienen una fuerte aversión, en este caso por motivos políticos, hacia los ultras del Livorno y los del Modena.

Toda la historia de los Ultras Trieste, desde su fundación en 1976, hasta su disolución en 2008 e incluso a partir de entonces, está marcada, como su ciudad, por un convulso pasado:

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply