Le derby du Languedoc: Nîmes – Montpellier

0

Nîmes tiene más de 2.500 años de historia. Aunque ya existió como asentamiento galo, los primeros en dejar huella en la antigua Nemausus fueron los romanos, que ocuparon la ciudad desde el año 28 a.C. hasta el 473 d.C. De aquella época de esplendor en la que Nîmes era parada de referencia de la Vía domitia, la principal entre Italia e Hispania, datan la mayoría de sus monumentos.

Su historia posterior no es muy diferente a la de cualquier otra ciudad de Europa, con numerosas invasiones, guerras y epidemias salpicadas de algunos periodos de bonanza. Cabe destacar su importante papel durante la Reforma como feudo de los Hugonotes, los protestantes calvinistas. El paso de los siglos reafirmó su importancia como núcleo urbano del Languedoc, lo que le ha llevado a tener en torno a ciento cincuenta mil habitantes.

No muy lejos se encuentra la ciudad de Montpellier. Es mencionada por primera vez en el año 985, en una época en la que los piratas acosaban con frecuencia la costera localidad de Magalona (actual Mauguio) y se hizo necesario establecer un asentamiento tierra adentro para evitarlos. Nacía Montpellier, que sería gobernada por la dinastía de los Guillermo hasta 1204. Aquel mismo año pasó a formar parte del Reino de Aragón, siendo el famoso Jaime I, El conquistador su rey más ilustre. En 1349, el Señorío de Montpellier fue vendido al reino de Francia y la etapa de influencia española tocó a su fin.

Tras siglos de enorme crecimiento en los que se se consolidó su universidad (fundada en 1289) y se consagró su catedral (en el 1536), Montpellier sufrió el asedio de la corona francesa durante la Reforma, al haberse convertido en otro importante feudo protestante. Con el correr de los siglos Montpellier se convirtió en un importante centro industrial, lo cual propició un enorme aumento de población con la llegada de inmigrantes provenientes de Argelia tras la independencia del país en 1962. Hoy es la octava ciudad francesa por número de habitantes, con más de doscientos cincuenta mil.

Ambas ciudades forman parte del Languedoc, una región francesa famosa por sus ciudades repletas de historia y arquitectura románica. La actividad industrial tiene hoy poco peso específico, siendo un área en el que predomina la agricultura, la viticultura y, sobre todo, la ganadería. Más de la mitad de las uvas cultivadas en Francia proceden de los departamentos de Gard, Aude y Hérault, todos en Languedoc, y famosos por vinos como el corbières y el fitou. Muy populares son también la ciudadela medieval de Carcasona, perfectamente restaurada, y la ciudad amurallada de Aigües-Mortes.

Montpellier es el principal centro administrativo y cultural de Languedoc, cuyo territorio abarcaba gran parte del sur de Francia. La ocupación romana, que se prolongó desde el siglo I hasta el IV, facilitó su desarrollo como centro cultural e intelectual, creando las bases del carácter propio de la región. En este sentido, cabe señalar que Languedoc tenía su propio lenguaje, del que proviene su nombre (langue d’Oc); también destacan las formas propias de sus cultos, como los cátaros que fueron derrotados por el rey de Francia y los Estados Pontificios para incorporar el territorio a Francia en 1271. No obstante, en la actualidad, Languedoc está administrativamente unido a otros territorios, conformando desde el 1 de enero de 2016 una nueva región  que provisionalmente se había llamado Languedoc-Rosellón-Mediodía-Pirineos, pero posteriormente recuperó la nomenclatura histórica de Occitania.

El Nîmes Olympique es el principal club de fútbol de su ciudad de Nîmes. Fue fundado el 10 de abril de 1937 a raíz de la desaparición del Sporting Club Nîmes, antiguo club profesional de la ciudad que había sido fundado en 1901.

Solo una década después de profesionalizarse, el Nîmes Olympique ganó su primer título, el campeonato de la segunda división francesa, ascendiendo de esta forma por primera vez en su historia a la primera división.

Los nimois, a continuación, se establecieron definitivamente en la élite, terminando en tres ocasiones como subcampeones de liga por detrás del mítico Stade de Reims de los años 50 y llegando a disputar dos finales de la Copa de Francia a finales de la década de los 60.

Después de experimentar un descenso a segunda a finales de los años 70, la siguiente década estuvo marcada por la primera clasificación del club para Europa. También por otro logro que supo de nuevo a poco: un segundo puesto en la máxima categoría, en 1972, tras acabar por detrás del Olympique de Marsella.

Llegamos así a los infortunios de los últimos veinticino años, en los que el equipo se ha caracterizado por cosechar ascensos y descensos continuados. El desastre llegaría con la primera participación del club en la tercera categoría del fútbol francés a mediados de la década de los 90. No obstante y a pesar de este período oscuro, el club participó en una nueva final de la Copa de Francia en 1996.

Por desgracia para el club, tras regresar a segunda división a finales de los años 90, el Nîmes bajó de nuevo tercera. Afortunadamente, a finales de la primera década del nuevo siglo el club se reencontró con el profesionalismo, convirtiéndose desde entonces en un miembro regular del campeonato de la Ligue 2 y logrando el ascenso a la Ligue 1, la máxima cateogría del fútbol francés, la pasada temporada.

El equipo es conocido con el sobrenombre de Les Crocodilesen referencia a la historia y el emblema de la ciudad. El cocodrilo está presente también en el escudo del club que presidió durante años el Parc des Sports, renombrado como Stade Jean-Bouin en 1931, el feudo del equipo hasta los años 80. Desde 1989, el club juega en el Stade des Costières, con capacidad para casi 20.000 espectadores.

El Montpellier Hérault Sport Club se convirtió en el gran club de su ciudad tras la fusión de otras entidades en 1974 y ha jugado habitualmente en la actual Ligue 1. El club original fue fundado en 1919 bajo el nombre de Le Stade Olympique de Montpellier. Más tarde se cambiaría el nombre por el de Sports Olympique, siendo uno de los más tradicionales clubes del fútbol francés.

Después de llevarse la Copa de Francia en 1929, participó en la primera edición del campeonato francés en compañía de otros diecinueve clubes pioneros del certamen. El club histórico alternó temporadas en primera y segunda durante treinta y siete años antes de disolverse al principio de los años 70. Su desaparición dio paso al actual Montpellier Hérault Sport Club que, desde la temporada 2009, cuando logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol francés, se ha convertido en un gran animador de la Ligue1, llegando a ganarla en la temporada 2011-12 por primera vez en su historia. Su estadio es el Stade de la Mosson, inaugurado en 1972 y con capacidad para 33.000 espectadores.

Centrándonos en el mundo de las gradas, el ambiente que se crea en los partidos del Derby du Languedoc es muy pasional, a pesar de que durante años no fue frecuente que ambos equipos coincidieran en la misma categoría. Como es habitual, los colectivos ultras, representantes de los dos clubes, son los que llevan la batuta de la animación en ambas escuadras.

Los ultras del Nîmes se engloban bajo los símbolos de su grupo principal, Gladiators, un colectivo fundado en 1991. Por su parte, los ultras del Montpellier se dividen en dos grupos principales, los Butte Paillade y los Armata Ultras, que comparten el mismo fondo de su estadio, la Tribune Populaire 1974). Esta es la pasión que hacen vivir a su ciudad el día del partido de la máxima rivalidad contra su gran adversario, el Nîmes:

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply