Stadio Giuseppe Grezar, Trieste

0

En la ciudad de Trieste, enclave marítimo situado a orillas del Mar Adriático, capital de la región de Friuli-Venecia Julia, cuentan con un equipo histórico, la U.S. Triestina. Desgraciadamente refundada en 2012, estuvo 28 temporadas en la Serie A. Lamentablemente para los seguidores alabardati, su última temporada en la división de honor transalpina fue la 1958-1959. Es decir, el equipo lleva la friolera de 57 años sin estar en la élite.

Actualmente, y desde 1992, la Triestina actúa de equipo local en el estadio Nereo Rocco, el cual debe su nombre al exjugador y exentrenador triestino que introdujo el catenaccio en Italia (la táctica netamente defensiva que fue ideada en los años 30 en Suiza). El estadio Nereo Rocco tiene una capacidad de aproximadamente de 28.500 espectadores (todos sentados). Para desgracia de los giuliani en este nuevo estadio la Triestina solo ha llegado a jugar en Serie B.

Sin embargo, el estadio que siempre permanecerá en la memoria de los tifosi triestinos es el Giuseppe Grezar. Ese fue el estadio en el que la squadra de la Unione disfrutó de sus mejores años, los de su época dorada en Serie A. El Giuseppe Grezar era un estadio multiusos inaugurado en 1932 (con el nombre de Stadio del Littorio). Dentro de su larga historia, cabe destacar que en él se disputaron encuentros del Mundial de Italia 1934, torneo en el cual resultó campeona la selección azzurra por primera vez en su historia.

Entre 1943 y 1967, el estadio se llamó Stadio di Valmaura (por el barrio donde se ubicaba). En 1967, se le puso el nombre definitivo de Giuseppe Grezar en honor al jugador, triestino de nacimiento, seleccionado con Italia en varias ocasiones y que formaba parte del equipo más importante de la historia que ha tenido el Torino, F.C. (y quizás uno de los más importantes de la historia de la liga italiana), el denominado Grande Torino. El equipo granata que dominó el fútbol italiano (5 títulos consecutivos) y que acabó truncando su legendaria trayectoria en la tristemente recordada tragedia de la basílica de Superga en Turín; aquel accidente aéreo en el que murieron 31 personas, incluyendo 18 jugadores de aquel legendario equipo.

Otro episodio grabado en la memoria de los alabardati es el que tiene que ver con la muerte del joven seguidor Stefano Furlan. Episodio que sucedió en 1984, después de un derbi contra el Udinese en Copa de Italia, durante unos incidentes al término del partido. En los exteriores del Stadio Giuseppe Grezar hay una placa en memoria del joven aficionado triestino.

Actualmente, este vetusto estadio sigue en pie, ya que después de unos años sin ningún uso, fue remodelado para la práctica del atletismo. Como curiosidad, reseñar también que en el estadio actual de la Triestina, el fondo ocupado por los ultras alabardati se denomina Curva Furlan en honor al joven  fallecido hace ya 33 años. Esta curva ha sido la casa de uno de los grupos ultras más conocidos en Italia por su politización hacia la derecha. Hermanados con la Curva Sud Verona, los Ultras Trieste fueron fundados en 1976 y disueltos en 2008.

Desgraciadamente para los triestinos, cuando el estadio Grezar fue descartado para la práctica del fútbol en 1992, la Triestina vivía los peores años de su historia. En aquella época el equipo deambulaba por la Serie C2 italiana (equivalente a la Tercera española).

Ojalá dentro de unos años el equipo de la alabarda vuelva a la categoría que disfrutó desde 1929 hasta 1959, la Serie A. Su fiel hinchada se merece volver a disfrutar de su equipo igual que lo hizo en los ya lejanos años del Stadio Giuseppe Grezar.

(Vídeo con imágenes del viejo Stadio Giuseppe Grezar de un partido entre la U.S. Triestina y la SPAL de Ferrara del año 1992, en donde al final del partido hubo incidentes sobre el terreno de juego entre los ultras locales y los ultras de la SPAL)

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply