El Domingo a las 5Feudos

El Templo, Buenos Aires

El barrio de Caballito se encuentra en el centro geográfico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital argentina, y tiene una población de casi doscientos mil habitantes. Caballito es uno de los barrios más populosos de la ciudad y el segundo más densamente poblado, solo por detrás de la Recoleta. A medida que Buenos Aires comenzó a expandirse desde el casco fundacional hacia el oeste, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, la zona que era conocida como la Pulpería (nombre con el que se conocía a los bares en aquella época) del Caballito fue poblándose y urbanizándose; el gran impulso para la zona llegó, no obstante, tras la construcción del Ferrocarril del Oeste, la primera vía tendida en la capital en 1857 y que pronto conectaría Caballito con el interior de la provincia.

Por aquel entonces, las clases altas porteñas tenían sus fincas de descanso en esta zona aún suburbana, y utilizaban este ferrocarril para trasladarse desde sus casonas en el centro muchos fines de semana. En la primera mitad del siglo XX, sin embargo, Caballito se convirtió en un barrio de clase media y media-alta, con excepcionales mansiones pertenecientes a la burguesía comercial que había con la inmigración europea. Allí, al comienzo de la centuria (el 28 de julio de 1904), nació Ferro Carril Oeste. El fútbol profesional es, desde su fundación, la disciplina más relevante de todas las que se practican en el seno del club, que ha logrado conquistar 2 títulos de la primera división argentina, así como 3 subcampeonatos Oficiales y 6 campeonatos de segunda, entre la época amateur y profesional.

Ferro Carril Oeste compite actualmente en la Primera B Nacional, categoría de plata del fútbol argentino. Es uno de los clubes históricos argentinos, con presencia en las ligas nacionales desde el periodo no profesional e incluso participó como fundador en la liga moderna, en el año 1931. Su presencia en la máxima categoría del fútbol argentino fue casi permanente hasta el comienzo del siglo XXI y ha disputado más de dos mil partidos en primera, entre ellos muchos de los más de 150 clásicos del oeste, frente a Vélez Sarsfield.

El estadio de Ferro Carril Oeste es el Arquitecto Ricardo Etcheverri. En pleno barrio de Caballito, el nombre del estadio recuerda desde 1995 al que fuera vicepresidente del club durante más de treinta años. Además, al ser hasta hace poco tiempo uno de los escasos estadios con tribunas de madera que todavía seguían en pie en Argentina, también es conocido como el templo de madera o, simplemente, el Templo, probablemente el apodo más utilizado por la hinchada del verdolaga, uno de los apelativos de Ferro Carril Oeste.

El Templo fue construido en un terreno cedido por el gerente de la entonces compañía Ferro Carril Oeste (actual Ferrocarril Domingo Faustino Sarmiento) en 1905, y en un principio sólo tenía un baño, una caseta y alambrado, pero ese mismo año la institución (por entonces dependiente y administrada por el propio Ferro Carril Oeste) reunió el dinero suficiente para construir la primera tribuna, de madera y zinc. En el año 1931 un incendio destruyó completamente esta tribuna que debió ser reconstruida, pero en pleno amateurismo el club se vio obligado a cambiar algunos de sus jugadores por materiales para la obra. Así, Federici fue transferido al Club Atlético Huracán a cambio de algunas chapas de zinc y Arcadio López (integrante de la selección argentina) fue cedido en 1938 a Boca Juniors a cambio de la tribuna que actualmente se emplaza sobre la calle Martín de Gainza (el traspaso del jugador se tasó en 25.000 pesos). A día de hoy, el Arquitecto Ricardo Etcheverri es el estadio más antiguo de Argentina de todos los clubes asociados a la AFA.

En 1971 se planteó la remodelación del estadio, con un nueva tribuna de cemento en la cabecera Sur y un techado parabólico curvo. Debajo, se construyó el estadio-gimnasio Héctor Etchart, lugar de práctica de diversas actividades deportivas, sobre todo el baloncesto y el voleibol.

En todo este tiempo, hubo varios intentos de construir un nuevo estadio para Ferro. No obstante y pese a la complicada situación financiera del club, el estadio nunca fue vendido y, frente a la posibilidad del traslado, finalmente se optó por la remodelación del campo. A comienzos de 2013 dieron comienzo los trabajos que pretendían sustituir la madera por cemento y ubicar a todos los espectadores en gradas reglamentarias, tal y como establecen las reglas de la FIFA.

El aforo de las tribunas y los fondos quedó limitado durante la primera fase de la remodelación del recinto, pero al término de los trabajos se prevé que la capacidad total del estadio alcance los 28.000 espectadores. Cuando el proyecto concluya, el templo seguirá hirviendo con Ferro Carril como lo hizo en la década de los 80, en los tiempos del inolvidable Ferro de Carlos Timoteo Griguol. La barra de la Banda 100% Caballito, siempre lista en el Sector Cacho Saccardi del estadio del Oeste, seguirá animando a su equipo como siempre lo ha hecho. Primero sobre madera y, ahora, sobre cemento:

Pentayus
Últimas entradas de Pentayus (ver todo)
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar