¿A qué huele el fascismo? – 20 de marzo

0

La ministra de Justicia de Israel se rocía con un perfume llamado fascismo en un anuncio electoral. ¿A qué huele el fascismo? A Ayelet Shaked le huele a democracia. Lo que «no va a gustar demasiado a los izquierdistas», concluye el spot: derecha bella, aromatizada; frente a izquierda fea y sucia de arrabal. La ministra se ha grabado posando divina para seducir con su plan de intervención de la justicia. «La constitución israelí da una ventaja a la democracia que debe ser equilibrada para darle poder al judaísmo», ha dicho Shaked: guapa, rica y sin complejos, esa forma cursi de llamar al fascismo que ya no se esconde para ir a las elecciones.

Shaked lleva cuatro años de ministra de Netanyahu, que va a las urnas en abril. Las encuestas avanzan que ganará la coalición de ultraderechistas y sionistas que ahora gobierna «la única democracia de Oriente Medio». Así le gusta promocionarse a Israel, convertido con Netanyahu en un «Estado Judío», eso de lo que habla su responsable de Justicia: «debemos mantener una mayoría judía en Israel aunque el precio sea la violación de derechos», ha dicho la ministra perfume. Israel tiene muro para los palestinos y verjas para los africanos en el Sinai. Lo que sea para evitar una «conquista progresiva de África». La democracia cree en Dios y en la piel blanca.

Israel y Estados Unidos comparten pasión por los muros y el Viejo Testamento. Su alianza tiene raíces pero con Trump y Netanyahu se ha afianzado hasta lo carnal. Tiene tradición militar. Armas: 30.000 millones en armamento USA en los últimos diez años. Y algo más: Israel es, desde hace treinta años MMA, acrónimo en inglés para «Aliado importante no-OTAN». Eso significa protección y proyección de intereses. No hace falta estar en el Atlántico Norte para ser de la OTAN. Colombia ya es MMA. Y lo será pronto el Brasil de Bolsonaro, que antes de ayer balbuceaba en Washington su alegría por compartir con Trump «familia y Dios», y una agresiva agenda de privatizaciones.

Los gobiernos de Brasil y Colombia, y también una cierta derecha en Venezuela, son devotos del Israel que están construyendo Ayelet Shaked y Benyamin Netanyahu: de oro y martillo, dinero y uniformes. Ahora que estamos en el «crepúsculo del socialismo», ha dicho Trump, es la hora de líderes «temerosos de Dios», como Bolsonaro. O como la ministra de perfume fascista de Israel. «El formateo se reanudará después de este vídeo», bromea el clip de Joe Crepúsculo. Cate Blanchett dice sí a todo y estalla la bomba atómica. La música para adultos que se toca en todas las riberas del gran Atlántico tiene una belleza siniestra que votamos.


Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este Tumblr.

Víctor García Guerrero

Actividad fraccional

@VictorGGuerrero
Víctor García Guerrero

About Author

Actividad fraccional @VictorGGuerrero

Leave A Reply