Notas de extramurosOpinión

Frugales contra el Sur – 10 de junio

Holandeses laboriosos, europeos del sur vagos y vividores: «ni un céntimo más para el Sur de Europa», titula el semanario Elsevier, uno de los más influyentes de Holanda. Argumento: Italia o España tienen suficientes recursos para salir por su cuenta de la crisis, y si no los tienen es por su propia culpa y nadie más debe pagar su molicie. Son las mismas razones de aquel camionero que le pedía al primer ministro: «no le dé dinero a italianos y españoles». Elsevier suele hablar en nombre de los dueños del capital, pero aquí también se dirige a esa working class que imagina un Mediterráneo en eterno verano: el capitalismo respira ética protestante y estética de la fábula.
La Europa de Calvino y Lutero se alía estas semanas en una nueva Liga Hanseática. Holanda, Austria, Dinamarca… Se hacen llamar los frugales. Frugal: parco en comer y beber, dice la Academia. Como si en España o Italia se consumiese sin rigor: exceso de aceite, jamón y mozzarella, traducido en euros. Los pobres no mueren de hambre sino de empacho, en la lógica de los mercaderes del siglo XXI. Al hombre no le des pescado: enséñale a pescar; más metáforas. Como en la Biblia. Como si la riqueza no fuese también una cuestión de fuerza y poder: no hay comercio sin cañones.
La pólvora de los frugales es, por ahora, una portada y una imagen. Propaganda. Una empresa holandesa promociona estas semanas una manera de relacionarse con los viejos: en cabinas de cristal. Al principio, cuenta el empresario, los familiares reaccionan con pena, pero luego se alegran de verse. La felicidad del vis a vis es de exportación. La gerontofobia, no tanto: «no traigan a viejos y débiles al hospital», decía la jefa del departamento de geriatría de Gante, Bélgica flamenca. En Flandes culpan a la cultura latina y católica de saturar los hospitales con casos desesperados. Gasto inútil. Sin rigor. Mejor la buena muerte.
El dinero también es mito. A las ciudades hanseáticas les gustaba acuñar monedas con grifos: cabeza, alas y garras de águila; cuerpo y patas de león. Presumían de tolerancia religiosa. En Amsterdam, poco después, se refugió la familia ibérica y judía de Benito Espinosa. Pero el joven filósofo no creía en los textos sagrados y fue expulsado de la sinagoga por denunciar las mentiras reveladas y a sus doctores. Luego Espinosa talló lentes y escribió un tratado con el que escandalizó a Europa por promover la separación de Iglesia y Estado. Su mayor obra, Ética, se publicó después de muerto: Espinosa dejó un cadáver sabio y ateo, en apacible soledad holandesa.

Notas de Extramuros es una columna informativa de Siglo 21, en Radio 3. Puedes escucharla en el siguiente audio y acceder al programa pulsando aquí. También puedes revisar todas las Notas de Extramuros en este Tumblr.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar