Mantova, F.C.

0

Situada en el sudeste de Lombardía, casi en la frontera con la Emilia Romaña y el Véneto, Mantua (Mantova en italiano) es la capital de su provincia homónima, tiene cerca de cincuenta mil habitantes y es un centro agrícola y turístico. También tiene fábricas que producen maquinaria agrícola, fertilizantes, muebles, calzado y juguetes, y es famosa por ser escenario de la ópera Rigoletto.

La historia de la ciudad está profundamente ligada a la nobleza de la familia Gonzaga que, entre 1328 y 1707, construyeron una ciudad-corte de enorme esplendor. Mantua se extiende como una pequeña península con tres lagunas artificiales creadas originalmente para la defensa de la ciudad, con agua obtenida de los meandros del río Mincio: el lago Superior, el lago Medio y el lago Inferior. Esta particularidad la convierte en la única ciudad lombarda que parece nacer del agua como una nueva Venecia, en el interior del territorio italiano.

En 1627, la línea directa de la familia Gonzaga se unió a Vincenzo II y la ciudad poco a poco declinó bajo la dirección de nuevos gobernantes, los Gonzaga-Nevers, rama francesa menor de la familia. Estalló entonces la Guerra de Sucesión de Mantua y en 1630 un ejército imperial de más de treinta mil lansquenetes mercenarios asediaron la ciudad, trayendo con ellos la peste. Mantua nunca se recuperó del desastre.

Más adelante, Mantua fue gobernada por Austria desde 1708 hasta 1866, excepto durante un breve periodo en la época napoleónica. Bajo el gobierno austriaco,la ciudad disfrutó de un cierto renacimiento y, durante este período, se crearon la Real Academia de Ciencias, Letras y Artes, el teatro Científico y numerosos palacios. El 4 de junio de 1796, durante las Guerras Napoleónicas, Mantua fue asediada por Napoleón y gobernada por los franceses desde febrero de 1797, aunque dos años después fue reconquistada por los austriacos. Tras otro breve periodo de control napoleónico, Mantua volvió a manos austriacas en 1814, convirtiéndose en una de las ciudades fortaleza en el norte de Italia, y en 1866 fue definitivamente incorporada a la Italia unificada por el rey de Cerdeña.

El Mantova, F.C., fue el club de fútbol de la ciudad. Actualmente se ha refundado como Mantova 1911 Società Sportiva Dilettantistica s.r.l. y juega en la Serie D, todavía con sus colores blanco y rojo. El equipo disputó doce campeonatos italianos de la máxima categoría, siendo su mejor resultado el noveno puesto alcanzado en la temporada 61-62. Disputa sus partidos de local en el Stadio Danilo Martelli con capacidad para 15.000 espectadores.

El fútbol aterrizó en Mantua cerca del Mincio a través de dos pioneros: Ardiccio Modena y Guglielmo Reggiani. El primero, de regreso de Liverpool, donde había vivido durante algún tiempo, contagió a su amigo: juntos compraron un balón y fundaron, en 1906, el Mantua Football Club.

La sociedad, que estaba jugando en la plaza Virgiliana, fue de corta duración (desaparece el año de su fundación), pero es recordado por ser el primer club de fútbol en la provincia de Mantova. La experiencia no se perdió: Ardiccio Modena fundó el Vis et Virtus y Reggiani, el Gruppo di Calcio. Años después, en 1911, ambos volverían a fusionarse bajo el nombre de Associazione Calcio Mantova (A.C. Mantova, el nombre del club hasta su refundación en 2011 como Mantova, F.C.).

Los mejores años en la historia del club sucedieron en la década de los 60 del pasado siglo, cuando consiguieron el ascenso por primera vez a la Serie A y tuvieron, a lo largo de dicha década, varios ascensos a la máxima categoría del fútbol italiano. Es en la temporada 60-61, cuando sólo el Venezia queda por delante de los biancorossi (uno de los apodos del Mantova), tras una disputada victoria de los veneziani por 3-2, en la segunda división. El ascenso matemático a la Serie llega en casa ante el Brescia (2-0), en la antepenúltima jornada. En cuatro años, el Mantova pasaría de la cuarta división al Olimpo del fútbol italiano, la Serie A.

El club, presidido por Peppe Nuvolari, abre la puerta a la llegada de extranjeros. Del Santos llegaría Angelo Sormani, Tony Allemann de Suiza; más tarde llegaría otro brasileño, Nelsinho, que no triunfa a pesar de sus capacidades técnicas. El debut en Serie A es en Turín, ante la Juventus, y el Mantova consigue un empata a 1 con goles de John Charles para la Juve y de Allemann para los virgiliani (otro de los apodos del Mantova). A la conclusión del campeonato el Mantova noveno con 32 puntos, el mejor resultado de su historia. Al año siguiente, el equipo logra salvarse gracias a los goles del alemán Karl Heinz Schnellinger y a las paradas de un jovencísimo Dino Zoff.

Al siguiente año, el Mantova cae de nuevo hasta la Serie B, mientras sucede algo importante en la directiva. Aunque el presidente es Sergio Previdi es presidente, el centro de atención ya estaba puesto en un opositor de Milán, el industrial Andrea Zenesini. Este último finalmente se hace con la presidencia del club e inicia su mandato con la contratación del entrenador Giancarlo Cadè, para la temporada 65-66. El Mantova acabaría tercero y subiría de nuevo a la Serie A.

Llegamos así a la temporada 66-67. El 1 de junio de 1967, en el último partido en el Martelli de aquel campeonato, el Mantova recibe al Inter de Milán, una semana después de la derrota que sufrió el equipo neroazzurri en la final de la Copa de Europa en Lisboa ante el Celtic. También caería derrotado en Mantua, perdiendo el título de Liga. lo vieron 25.000 espectadores, récord absoluto en las gradas mantovanas. El Scudetto va gracias a su victoria a las vitrinas de la Juventus y los biancorossi se sitúan en el centro de la tabla al final del campeonato.

En la temporada 67-68, el Mantova descendería nuevamente a la Serie B. El entrenador Gustavo Giagnoni, conocido como Giagno, deja el equipo en cuarta posición a un punto del ascenso. El retorno a la máxima categoría se pospondría hasta la siguiente temporada: en la 70-71 ganó el campeonato de Serie B y conseguirían el retorno a la Serie A. Como señalábamos, en total el equipo lombardo del Mantova ha disputado 12 temporadas en la Serie A en su historia.

Centrándonos en el mundo de las gradas de Mantua, el movimiento ultra mantovano nace en 1968 con los Arditi, seguidos poco después por los Ultras, los Commandos y los Panthers. A finales de los años 70 nacerían también las Brigate Biancorosse y el corazón de la fiebre tifoidea se trasladó a la histórica Curva Te, la ubicación tradicional de los ultras mantovanos.

En 1982, se produce un punto de inflexión: todos los grupos ultras existentes se unieron bajo el nombre de CUCT (Commando Ultrà Curva Te). La experiencia duró hasta 1986, cuando tras el descenso a la Serie C2 del equipo mantovano, el CUCT se disolvió. Así nacerían nuevos grupos; el Virgilian Kaos y la Vecchia Guardia (el grupo nacido de las cenizas de los tres grupos históricos; Ultras, Commandos y Arditi), el cual tomaría las riendas de la Curva Te.

Desde el barrio de Lunetta, nacerían en 1993 los Sconvolts, que, junto con los Virgilian Kaos y la Vecchia Guardia guiarán la Curva por casi veinte años. En esos años nacerían otros subgrupos como Sezione, Psyco, Banda Lambrusco, Tranquil Group, Skegge Gonzaga, Viking Asola, Alcoolica Bagnolo, Alcoolica Bozzolo, Nord-Kapp Casaloldo, Legionari, Demoni y Bad Manners.

En 2006 se decidió avanzar en un nuevo intento de unificar a todos los ultras bajo el nombre de Ultras Mantova, pero el experimento no duró mucho. Unos años después, en 2009, debido a la crisis del movimiento ultra italiano en general, entre prohibiciones y represiones, los directivos de la Curva Te decidieron disolver el grupo por razones internas.

Con la desaparición del equipo y una de sus posteriores refundaciones en 201, nacieron nuevos grupos dentro de la Curva (Psyco, Pensiero Fisso y Gioventù Bruciata), que se englobarían bajo la pancarta de Ultras Mantova 1975. Poco después se les unirían también los viejos Virgilian Kaos, así como antiguos miembros de los Sconvolts, para acabar formando un solo grupo.

Los miembros del pequeño grupo Sezione, en protesta por la tessera del tifoso y junto con algunos exmiembros del grupo Ultras Mantova 1975, deciden abandonar la Curva Te y pasar a ocupar un lateral del Stadio Martelli. A lo largo de todo este proceso, en los grupos ultras de Mantova prevaleció, y aún prevalece, un estilo de animación típico italiano, aunque en este caso manteniendo una proyección claramente apolítica. La hinchada mantovana ha logrado de este modo estar bien radicada en toda la provincia, existiendo un buen número de grupos ultras que son de fuera de la ciudad. Esto pone de relieve la gran unión entre el equipo y los ciudadanos de toda la provincia de Mantova.

Los ultras del Mantova están hermanados desde los años 80 con los del Brescia, además de mantener muy buenas relaciones con los ultras del Cesena y los del Prato. Sus eternos enemigos son los ultras del Verona, los de la Cremonese y los ultras del Atalanta. Esta es su animación a su equipo, otro histórico del fútbol italiano:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies