S.S.D. Jesina C.

0

Iesi (en italiano Jesi) es una localidad de la provincia de Ancona, región de Las Marcas, en el centro-este de Italia. Está situada en el valle del río Esino y es la sede del Obispado de Iesi. Actualmente tiene una población de 40.410 habitantes.

Sus orígenes se remontan a la antigua Aesis romana (247 a. C.) que tuvo categoría de municipium. En el año 756 el rey franco Pipino el Breve ayudó al papa Esteban II para defenderse del ataque de los lombardos, en respuesta a la alianza que había llevado al primero a coronarse monarca. Tras su victoria donó a la Iglesia los territorios conquistados con el fin de que Roma tuviera una zona más amplia para defenderse. Así, la conocida como Capitular de Quierzy dio origen a los Estados Pontificios que abarcaron parte de las actuales regiones de Umbría, Emilia-Romaña y Las Marcas.

En 1194 nació en Iesi Federico II Hohenstaufen, quien más tarde se proclamaría emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, rey de Chipre, Jerusalén y Sicilia. Federico II luchó contra la Iglesia por el control de Italia. De 1798 a 1808 Iesi estuvo bajo el poder de Napoleón y a partir de 1808 fue anexionada al Reino de Nápoles. En 1860 tras la batalla de Castelfidardo, pasó a formar parte del naciente Reino de Italia.

La Società Sportiva Dilettantistica Jesina Calcio (más conocida como la Jesina) es el equipo de fútbol de Iesi. La Jesina nació el 15 de marzo de 1927. El primer campeonato oficial, correspondiente al torneo de la III Divisione, similar a la actual Eccellenza, ve el debut de la Jesina con un inusual 6-6 en el campo de la ciudad de Fano. Pasados treinta años, la Jesina llegará a jugar el torneo de la I Divisione, más o menos la actual Lega Pro, y cumple ante equipos con más nombre e historia como Venecia, Vicenza, Udinese, Padova, Treviso o Mantova.

Tras siete años consecutivos en la I Divisione llegará la primera gran decepción: la temporada 1939-40 termina con una pronta retirada de la liga tras el revés en casa ante el Arezzo por 0-4, (17 de marzo de 1940). Una semana más tarde el equipo intentará resarcirse ante el San Giovanni Valdarno, pero en vano y renuncia a hacer el desplazamiento dando por perdido el campeonato. Italia estará en guerra menos de tres meses después.

Después de la Segunda Guerra Mundial la Jesina renace de sus propias cenizas y la vuelta a la recién constituida Serie C es inmediata. Después de dos temporadas buenas, acabará descendiendo a la Eccellenza, para volver a la cuarta categoría del fútbol italiano. Estará presente durante veintidos años consecutivos entre las Series C y D.

Al final de la temporada 1975-76 los biancorossi se hundirán en los campeonatos regionales italianos. Se pasará tres años consecutivos en Promozione para ver el cielo de nuevo. Nace una nueva sociedad, que se fortalecerá año tras año, y la Jesina vuelve a Serie D al final de la temporada 1978-79. Después de dos años llegará el retorno a la C2 ganando en la prórroga de la repesca contra el Riccione el 7 de junio de 1981, en el campo neutral de Arezzo. En la temporada 1983-84 consigue el ansiado ascenso a C1 .

Los siguientes veinte años estarán llenos de altibajos. Unos pocos años en C2 en el anonimato son la antesala del fracaso de 1991: se vuelve a las categorías regionales. Después de tres años en el infierno de la Eccellenza la Jesina consigue el ascenso en la temporada 1993-94 a la Serie D.

En 2004, a un paso de la quiebra, la familia Bocchini se hizo cargo de la propiedad. Actualmente el equipo compite en la Serie D. Su estadio es el Pacifico Carotti con capacidad para 5.000 espectadores.

Centrándonos en el mundo de las gradas, el movimiento ultra comienza a tomar forma a mediados de los años ochenta, tras el histórico ascenso a la Serie C1. Es en ese momento cuando nacen diferentes grupos entre los cuales destacan Irriducibili Jesi y Ultras Jesi. La Jesina siempre ha tenido una tifosería muy caliente pero no muy numerosa, con una ciudad que se divide entre los que tienen pasión por el fútbol y los que la tienen por el baloncesto.

En el apartado de amistades, señalar que los ultras biancorossi mantienen un hermanamiento histórico (desde 1986) con los del Fano. En cuanto a las rivalidades, la más sentida es, sin duda, la que mantienen con los ultras del Ancona: tan solo 33 kilómetros separan a ambas ciudades. La segunda rivalidad más importante es con los ultras de la Civitanovese que, dada la falta del derbi con el Ancona desde hace mucho tiempo, se ha ido convirtiendo en el enfrentamiento por excelencia, especialmente para la generación más joven. Otras rivalidades fuertes son las mantenidas con los ultras de la Sambenedettese, Maceratese y Vigor Senigallia (ambas ciudades están separadas por 27 kilómetros), Rimini, Vis Pesaro, Gubbio, Teramo y Giulianova.

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply