El Aston Villa, F.C. campeón de Europa en 1982

0

La sede del Aston Villa Football Club (también conocido como The Villa o The Villans), está situada en el barrio de Aston, en la ciudad de Birmingham (condado de West Midlands). Fue fundado en marzo de 1874 y, desde 1897, juega como local en el estadio Villa Park. Como equipo de una de las principales ciudades británicas, el Aston Villa fue miembro fundador de la Football League en 1888 y de la Premier League en 1992.

Es también uno de los equipos más antiguos y laureados de Inglaterra, habiendo ganado 7 veces la First Division Championship (la máxima categoría del fútbol inglés hasta 1992) y otras 7 la F.A. Cup (la Copa de Inglaterra). También ganó en 1982 la Copa de Europa, siendo uno de los cinco equipos ingleses en haberlo logrado. Todo esto hace que sea considerado como el cuarto equipo inglés por número de trofeos, por detrás del Liverpool, F.C., el Manchester United, F.C. y el Arsenal, F.C. Sin lugar a dudas, el título de Copa de Europa del 82, es el mayor hito de la historia del club. Esta es la historia de aquel sorprendente equipo.

Tras casi medio siglo sin lograr quedar entre los tres primeros de la First Division, los villanos dieron la sorpresa y se coronaron campeones de la edición de 1980-1981, su séptimo y último título liguero y primero desde el año 1910. La clave estuvo en el rendimiento que Saunders había logrado extraer de una plantilla sin ninguna estrella reconocida hasta aquella fecha, pero llena de jugadores aplicados en la defensa y el centro del campo (todos ellos, además, llevaban como mínimo tres años jugando juntos) y una delantera efectiva, formada por Gary Shaw, Tony Morley y Peter Withe.

Con estas armas, y tras compartir su primera Charity Shield (la Supercopa de Inglaterra) con el Tottenham (hasta 1993 los partidos que terminaban en tablas no se desempataban), el Aston Villa debutó en Copa de Europa junto a otro equipo inglés, el Liverpool, que competía como vigente campeón del torneo. El primer rival de los villanos fue el flojo Valur islandés, eliminado por un global de 7-0 (con Shaw y Withe haciendo un doblete en el global, y Morley estrenando su cuenta goleadora).

El siguiente rival no fue para nada un paseo: el Dinamo de Berlín, por entonces clasificado de la Alemania Oriental, había comenzado una etapa de dominio en su campeonato (en aquel momento había encadenado tres trofeos), que le llevaría a conquistar hasta diez títulos de liga entre finales de los años 70 y la siguiente década. La ida, disputada en territorio germano, terminó con un fantástico 1-2 para los británicos gracias a dos tantos de Morley, mientras en la vuelta tocaría sufrir, ya que los de la RDA se adelantaron en el minuto 15, situándose a un tanto de la victoria. No pudieron conseguirlo, y los hombres de Saunders pasaron de este modo a cuartos de final gracias al valor doble de los goles a domicilio.

Pese a su buen hacer europeo, el equipo naufragaba en la First Division, situado en la mitad de la clasificación. Para acabar de enrarecer la situación, Saunders rescindió su contrato a principios de febrero debido a desacuerdos contractuales con la Junta del club, por lo que el segundo entrenador, Tony Barton, se tuvo que hacer cargo de la plantilla. En marzo, pues, y con una situación muy inestable, llegó el cruce de cuartos, en el que el Villa se encontraría a un asequible Dinamo de Kiev, escapando de equipos como Anderlecht, Liverpool y Bayern de Munich. El primer partido terminó en empate a cero y, en la vuelta disputada en el Villa Park, los villanos resolvieron el encuentro con dos goles en la primera mitad.

En semifinales tocó superar al Anderlecht. Por aquel entonces, que contaban con los holandeses Arie Haan y Wim Hofkens, así como el veterano Ludo Coeck y con Franky Vercauteren y el danés Morten Olsen. La ida se jugó en Inglaterra, con el Anderlecht encerrado atrás, pero un gol de Morley a los 27 minutos de partido permitió a los ingleses visitar el Constant Vanden Stock con una mínima renta a favor. El encuentro disputado en Bélgica, que terminó con empate a cero, fue más noticia por los incidentes en las gradas y el salto al campo de un hincha inglés por el que el Aston Villa fue sancionado con la disputa de un partido como local a puerta cerrada, así como por el amago de invasión del terreno de juego de los supporters belgas.

Así pues, el Villa seguía su trayectoria errática en liga (terminaría undécimo, ganando los mismos partidos que perdió, quince, de un total de cuarenta y dos), pero había logrado plantarse en la final de Copa de Europa que se disputaría en Rotterdam. Allí se enfrentaría a un Bayern de Munich que, pese no tener el potencial arrollador de mediados de los años 70, seguía siendo muy poderoso, con Rummenigge y Hoeness en gran estado de forma (fueron los máximos goleadores del campeonato con 7 y 6 goles, respectivamente), y con un veterano Breitner (que fue tercero, con 5 tantos) que se retiraría esa temporada.

La final no pudo empezar peor para los británicos, ya que Rimmer, su guardameta, se lesionó en el hombro en el minuto 9, y tuvo que ser sustituido por el inexperto (sólo había disputado un partido con el equipo) Nigel Spink, que, sin embargo, se lució deteniendo el monólogo alemán durante los 81 minutos restantes. El reserva fue capaz de repeler muchas de las constantes ocasiones de gol del Bayern, e incluso el defensa Kenny Swain sacó bajo palos un balón que iba a perforar la portería inglesa. En el minuto 67, sin embargo, Peter Withe lograba el definitivo 1-0 tras rematar a bocajarro un centro raso de Morley al corazón del área, tras una fantástica jugada individual en la que dribló con maestría al central Hans Weiner.

A tres minutos del final, se anuló legalmente un gol a Hoeness; tampoco subió al marcador otro de marcado por Gordon Cowans en el descuento para los villanos. Con el pitido final, el Aston Villa conseguía su primera Copa de Europa (y el sexto trofeo consecutivo del máximo torneo continental para un equipo inglés).

Tras semejante éxito, se decidió confiar en Tony Barton como técnico principal para la siguiente temporada. Se hizo un esfuerzo, también, por mantener en la disciplina del club a todo el once titular. A mitad de campaña, el equipo conquistó la Supercopa de Europa ante el F.C. Barcelona (1-0 en el Camp Nou, y 3-0 en el Villa Park, tras jugar una prórroga), pero perdió la extinta Copa Intercontinental por 2-0 ante el Peñarol de Montevideo, en partido disputado en Tokio.

En la First Division, consiguieron clasificarse para disputar la Copa de la UEFA al quedar sextos, mientras que en la Copa de Europa cayeron sin opciones en los cuartos de final ante la superior Juventus de los Platini, Zoff, Rossi, Scirea, etc., que ganó al Aston Villa los dos encuentros de la eliminatoria. Desde entonces, el club no ha ganado más títulos internacionales, ni ha vuelto a jugar la Copa de Europa. Pero para el recuerdo quedará su triunfo en la final de 1982, en la que los villanos entrarían en las páginas de oro de la historia del fútbol europeo:

Pentayus

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

Latest posts by Pentayus (see all)

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply