El Derbi Eterno de Belgrado

0

Las pasiones propias de cualquier derbi que se precie son desbocadas e incontrolables. Pero, si además el derbi se juega en la Península de los Balcanes, y más concretamente en la tierra de los serbios, todo ello crece de manera exponencial.

A pesar de ser uno de los partidos con más intensidad y rivalidad de toda la vieja Europa, es casi un desconocido para el gran público; sin embargo, nos parece adecuado situar la mirada en el Derbi Eterno de Belgrado como punto de partida de esta sección. Este enfrentamiento simboliza a la perfección nuestra idea de lo que supone un derbi en el deporte del balompié.

En la capital de Serbia, Belgrado, existen diferentes equipos en las distintas categorías nacionales. Sin embargo, el partido de máxima rivalidad, el choque con mayúsculas, es el que enfrenta al Estrella Roja y al Partizán. Los dos grandes clubes serbios, desde su fundación, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial (unos meses antes de constituirse la República Federal Popular de Yugoslavia del Mariscal Tito, 1946 – 1963), son el Estrella Roja (fundado en 1945), cuyo nombre proviene del símbolo histórico del Ejército de la Unión Soviética; y el Partizán (fundado también en 1945), cuyo nombre proviene de los partisanos (guerrilleros antifascistas que lucharon contra las tropas del Eje durante la guerra). Es evidente que los miembros fundadores de ambos conjuntos tenían clara la idiosincrasia de la que querían impregnar a cada uno de los dos clubes: la del socialismo comunista.

Con el paso de los años, y ya dentro de la República Federal Socialista de Yugoslavia (1963-1992), las cosas fueron cambiando y la hinchada del Estrella Roja empezó a destacar por su nacionalismo serbio, el cual no era permitido. Ni ese, ni ningún otro, en seguimiento del dogma de la Yugoslavia de Tito, «hermandad y unidad». A pesar de que los hinchas del Partizán siguieron siendo cercanos a la policía y el régimen, a partir de la década de los 80, ambas aficiones fueron convergiendo, empezando a mostrar sin ningún tipo de tapujos símbolos nacionalistas serbios. De hecho, en las Guerras de Independencia Yugoslavas (1991-1995) muchos de los miembros de los grupos ultras se enrolaron en milicias paramilitares serbias.

Este fenómeno se dio sobre todo entre los miembros de Delije, los ultras del Estrella Roja, que de la mano de Zeljko Raznatovic, Arkan, crearon la Guardia Voluntaria Serbia (más conocidos como los Tigres de Arkan). A día de hoy, ambas hinchadas destacan por su nacionalismo serbio, no existiendo diferencias entre ambas aficiones en este sentido. Pervive, en cualquier caso, su rivalidad deportiva.

En lo estrictamente futbolístico, la primera vez que se enfrentaron ambos equipos fue el 5 de enero de 1947, con victoria del Estrella Roja. Desde entonces, el Derbi Eterno de Belgrado se ha disputado de manera ininterrumpida hasta nuestros días. El balance del enfrentamiento entre ambos equipos es claramente favorable al Estrella Roja: de un total de 177 derbis, los crveno-beli (rojiblancos) han resultado victoriosos en 78 ocasiones, por 52 de los Parni valjak (la Apisonadora).

Sin embargo, el Partizán tiene el honor de contar con el máximo goleador de todos los derbis, Marko Valok (jugó en el Partizán entre 1947 y 1959), con 13 goles; y de tener también al jugador que más derbis ha disputado.  (jugó en el Partizán desde 1968 a 1978 y de 1979 a 1984) acumuló 25 presencias en el Derbi Eterno de Belgrado.

En lo que a títulos se refiere, nuevamente es el Estrella Roja el equipo que lleva la delantera con 19 ligas de la Yugoslavia socialista, 5 ligas de las disputadas únicamente entre clubes de Serbia y Montenegro y 1 Liga Serbia, para un total de 25 títulos. El club acumula también 24 copas. El palmarés del Partizán, aunque parejo, es sensiblemente inferior. También atesora 25 ligas, las mismas que el Estrella Roja, pero acompañadas por 14 copas, diez menos que su gran rival.

En cuanto a los trofeos internacionales, el Partizán se alzó con una Copa Mitropa (1978) y fue subcampeón de la Copa de Europa de 1966, perdiendo la final 2-1 contra el R. Madrid (lo que a la postre significó la sexta Copa de Europa del equipo blanco). El Estrella Roja, sin embargo, siempre será recordado por ser el segundo Campeón de Europa de Europa del Este (el primero fue el Steaua de Bucarest) en 1991, en el estadio de San Nicola de Bari. Resultó vencedor en la tanda de penaltis (tras el 0-0 de la prórroga) ante el Olympique de Marsella de Papin y Abédi Pelé. Aquel Estrella Roja del año 91 pasaría a la historia del fútbol por tener una serie de jugadores que serían protagonistas a lo largo de la década de los 90 en los grandes clubes europeos. Eran los inolvidables Belodedici, Jugovic, Mihajlovic, Savicevic, Pancev y Prosinecki.

En cuanto al número de aficionados de ambos conjuntos, siempre se ha dicho que el equipo con más seguidores es el Estrella Roja, aunque seguido muy de cerca por el Partizán. Cabe destacar, también, que la rivalidad entre ambos conjuntos no es solo futbolística, sino que se extiende también a otros deportes como el baloncesto, el balonmano, el voleibol, etc.

Para cualquier amante de los clásicos del fútbol, visitar el Stadion Partizana o el Stadion Crvena Zvezda una vez en la vida y presenciar uno de los Derbis Eternos de Belgrado debería ser una obligación. No existe una atmósfera balompédica más espectacular que en un partido entre el Estrella Roja y el Partizán. Delije contra Grobari.

(Para que se vayan haciendo una idea)

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply