El Liverpool de Bill Shankly

0

Liverpool es una ciudad y municipio metropolitano del condado de Merseyside, en la región Noroeste de Inglaterra, sobre el estuario del río Mersey. Fue fundada como villa en 1207 y tuvo ese estatus hasta 1880, cuando recibió el título de ciudad. Liverpool tiene una población de aproximadamente medio millón de habitantes y, en su área metropolitana, da cobijo a más de ochocientos mil.

Históricamente, su expansión se debió en gran parte a su condición de ciudad portuaria. En el siglo XVIII, el comercio con las Indias Occidentales, con la Europa continental y el tráfico de esclavos en el Atlántico promovieron su desarrollo. A principios del siglo XIX, el cuarenta por ciento del comercio marítimo mundial pasaba por sus muelles, y todavía hoy en día es el segundo puerto de Reino Unido en volumen de exportaciones tras el de Londres.

Uno de sus míticos clubes, el Liverpool, F.C., fue fundado el 15 de marzo de 1892 por el mismísimo propietario de Anfield, John Houlding. Fue él quien decidió crear su propio equipo tras desalojar al Everton, F.C. (el otro gran equipo de la ciudad) por no cumplir con el pago del alquiler de sus terrenos. Pronto, en la temporada 1893-94, gana la segunda división del fútbol inglés tras toda una temporada como invictos, consiguiendo el ascenso a la First Division. En 1896 fue contratado para hacerse responsable del club Sir Tom Watson, con quien el Liverpool fue ganando cada vez más prestigio. Actualmente, el club lleva acumulados más de cien años en la máxima categoría del fútbol inglés (desde 1893 a 1954 y desde 1962 hasta la actualidad), por tan solo 7 temporadas en segunda (entre 1954 y 1962).

El Liverpool ha ganado 18 títulos de liga (además de 4 de la segunda división), 7 F.A. Cups, 8 Copas de la Liga de Inglaterra, 15 Charity o Community Shield y 1 Supercopa de la liga. El club es igualmente famoso por sus 5 Copas de Europa, 3 Copas de la UEFA y 3 Supercopas de Europa.

A pesar de sus muchos éxitos, hay una época dentro de la historia del Liverpool que destaca sobre las demás: es el período en que un escocés de Glenbuck, Bill Shankly, se hace cargo del banquillo de los Reds. Es el entrenador que cambió la historia del Liverpool para siempre; sin duda, la llegada de Shankly al banquillo de Anfield marcó un antes y un después en la historia de uno de los clubes más importantes del mundo.

Llegó al club en el mes de diciembre de 1959. Aquel fue el momento en el que el Liverpool y Shankly se encontraron definitivamente en el espacio y el tiempo, aunque antes de fichar por el Grimsby Town en 1951, Shankly ya estuvo a punto de fichar por los Reds. En aquella ocasión, la entrevista de trabajo no prosperó. Ocho años después, el Liverpool volvió a pensar en hacerse con los servicios de aquel tipo tan peculiar.

El Liverpool estaba en uno de sus peores momentos: en segunda división y con Anfield estaba en pésimas condiciones, incluso el campo de entrenamiento de Melwood era indigno para un gran equipo de la capital de Merseyside. Los jugadores no estaban a la altura y Shankly tenía por delante un reto de primera categoría. En cuanto llegó, hizo limpieza de vestuario: trajo jugadores nuevos, pero también se propuso cambiar la filosofía del club. Así, creó la legendaria Boot Room, una habitación en principio destinada a almacenar botas, pero que Shankly reformó y convirtió en el corazón técnico del club.

En ella, Shankly y sus ayudantes, Joe Fagan, Bob Paisley y Reuben Bennet (los dos primeros fueron después entrenadores del Liverpool), se relajaban, bebían güisqui y hablaban sobre lo humano y lo divino mientras discutían sobre los problemas tácticos del equipo. Esta Boot Room quedó como una institución hasta que el francés Gerard Houllier dejó de usarla en 1998. Shankly decidió en ella cambiar las costumbres del club. Por ejemplo, estableció concentrar a los jugadores en Anfield para ir todos juntos hacia Melwood. Tras el entreno, regresaban y comían juntos. Mientras tanto, acostumbró a sus jugadores a disputar partidillos de 5 contra 5.

En 1962, el Liverpool había subido a Primera. Contrató a buenos jugadores como los escoceses Ron Yeats e Ian Saint John y, en 1965, ya había ganado una FA Cup. Antes, en 1964, Shankly tuvo una ocurrencia: desde 1894, el Liverpool vestía con camiseta roja y pantalón blanco. En los 60, además, incorporó las medias blancas. A Shankly se le ocurrió que vestir completamente de rojo mejorar la imagen del equipo.

En 1966, el Liverpool volvía a ganar la liga inglesa. Llegó además a la final de la Recopa. Volvió, en una palabra, a codearse con la élite. En la temporada siguiente, en una eliminatoria de la Copa de Europa ante el Ajax de un jovencísimo Cruyff, Shankly dijo tener tuvo una revelación.

Habían caído eliminados, pero el escocés se había dado cuenta de que, con un tipo de juego más centrado en la posesión, en el toque, las cosas podrían ir mucho mejor. Los primeros jugadores con los que contó Shankly en el Liverpool fueron entonces sustituidos por otros como Kevin Keegan, Ray Clemence o John Benjamin Toshack. En los 70 ganaron otra liga y una Copa de la UEFA. Pero, más allá de los títulos, Bill Shankly estaba consiguiendo cambiar para siempre la cara del Liverpool.

En 1974, Bill Shankly dejó el banquillo del equipo. Dijo que quería pasar más tiempo con su familia. Con su sucesor, su colaborador Bob Paisley, llegaron los grandes títulos europeos. Hubo protestas de los aficionados, pero la decisión estaba tomada: parecía ir a acabar la primera época dorada de los Reds, pero la inercia de Shankly seguía ahí.

Su trayectoria en el club del Mersey es suprema: es el entrenador con más partidos en la historia del club, 783. Como mánager, ascendió al Liverpool a primera y ganó 3 ligas, 2 Copas de Inglaterra y 4 Community Shield.

En el club, siempre será recordado por su enconado duelo verbal con los vecinos del Everton, F.C. Dirigió al eterno rival de los Reds algunas de las citas más conocidas y curiosas de la historia del fútbol:

– «Cuando me aburro miro la parte baja de la clasificación a ver cómo va el Everton».

– «El Everton juega tan mal que si jugasen en el jardín de mi casa correría las cortinas para no verles».

– «La ciudad de Liverpool tiene dos grandes equipos: el Liverpool y los reservas del Liverpool».

Por si todo esto no fuera bastante, fue él quien hizo colocar en el túnel de vestuarios de Anfield Road una placa con la leyenda «This is Anfield» («Esto es Anfield»), la que todos los jugadores que han pasado desde entonces por el equipo tocan antes de saltar al terreno de juego para ser recibidos por el You’ll never walk alone de los hinchas. En sus propias palabras, la placa pretendía «recordar a nuestros muchachos qué camiseta defienden y a nuestros adversarios contra quién juegan». En su honor, el Liverpool colocó una estatua con su efigie en la entrada del estadio. Su leyenda reza «He made people happy».

Pentayus

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera
Pentayus

About Author

Editor-redactor del Blog El domingo a las cinco y editor-tertuliano del Podcast Lleno hasta la bandera

Leave A Reply